El probiótico 'Lactobacillus acidophilus' se muestra prometedor para tratar la enfermedad inflamatoria intestinal

Una nueva investigación realizada por investigadores estadounidenses muestra que la cepa probiótica 'Lactobacillus acidophilus' (L.acidophilus ) conocida como LA1 puede generar una mejora rápida y sostenida de esta barrera intestinal defectuosa y tratar eficazmente la inflamación intestinal al preservar y restaurar la barrera intestinal.

Las uniones estrechas del epitelio intestinal (TJ) actúan como una barrera funcional y estructural contra los antígenos dañinos que promueven la inflamación intestinal en la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) y otras afecciones inflamatorias del intestino. Una barrera TJ intestinal defectuosa, a veces conocida como "intestino permeable", juega un papel importante en la exacerbación y prolongación de la inflamación intestinal.

El estudio, publicado en 'The American Journal of Pathology', fue realizado por miembros de la Facultad de Medicina de Penn State, en Pensilvania, del Departamento de Medicina del Penn State College of Medicine, en Penn State, con la colaboración del Departamento de Medicina Interna de Facultad de Medicina de la Universidad de Nuevo México es Albuquerque.

El uso de probióticos ha surgido como una terapia para una serie de trastornos intestinales, como la EII y la enterocolitis necrotizante; sin embargo, es necesario identificar bacterias probióticas específicas con verdaderos efectos beneficiosos sobre las enfermedades intestinales. En este estudio, los investigadores utilizaron un cribado de alto rendimiento para evaluar más de 20 bacterias probióticas a fin de determinar su capacidad para aumentar la función de barrera intestinal, utilizando tanto un modelo de cultivo celular del revestimiento epitelial intestinal como ratones vivos.

La especie bacteriana probiótica 'L. acidophilus', específicamente la cepa LA1, produjo un aumento rápido y marcado en la barrera intestinal TJ; otras cepas de 'L.acidophilus' no tuvieron ningún efecto. Los investigadores encontraron que esta cepa en particular interactuaba con las células intestinales de una manera única para activar las vías que endurecían la barrera intestinal, tratando la inflamación intestinal. Se adhiere a la superficie de la membrana epitelial intestinal al interactuar directamente con el complejo receptor-2 tipo toll, que alerta al intestino para que desencadene una respuesta inmunitaria.

Los investigadores también realizaron estudios de prueba de concepto 'in vivo' en ratones vivos para investigar el efecto de LA1 y otra cepa, LA3, en la mejora de la barrera intestinal del ratón y la eficacia terapéutica de LA1 para mantener la barrera intestinal y proteger contra la colitis inducida. Descubrieron que LA1, pero no LA3, causaba una mejora rápida y marcada de la barrera epitelial del intestino delgado y el colon en ratones. Los estudios de tratamiento después del inicio de la colitis encontraron que LA1 también fue eficaz en la curación de la barrera intestinal y la colitis.

"Nuestros datos indican que LA1 puede prevenir la formación de inflamación colónica y promover la curación de la colitis. Las implicaciones de los presentes hallazgos son que esta cepa bacteriana se puede utilizar en una amplia variedad de trastornos de la permeabilidad intestinal, como la EII, la enfermedad celíaca, la enfermedad hepática alcohólica, la enfermedad del hígado graso no alcohólico y la enterocolitis necrotizante, para tratar la inflamación asociada con el intestino permeable", ha señalado el investigador principal Thomas Ma, del Penn State College of Medicine en Hershey Medical Center.