BBVA plantea el despido de 3.800 empleados en España y el cierre de 530 oficinas

La compañía plantea el recorte "en aras de ganar rentabilidad y eficiencia"

El BBVA ha planteado este jueves a los sindicatos el despido de 3.800 empleados en España, el 16,3 % de una plantilla de unos 23.300 trabajadores, además del cierre de 530 oficinas, el 21,3 % de su red, en aras de ganar rentabilidad y eficiencia, según han informado a Efe fuentes de la negociación.

De esos 3.800 despidos, 3.000 trabajadores saldrían de la red de oficinas, más de un 21 % de las personas que actualmente trabajan en ella, y las 800 restantes de los servicios centrales del banco, el 5 % del total actual, detalla CCOO en un comunicado.

La dirección del banco y los sindicatos se han reunido este jueves para negociar un despido colectivo que el BBVA defiende por la enorme competencia en el sector, los bajos tipos de interés, la adopción acelerada de los canales digitales por parte de los clientes y la entrada de nuevos actores digitales.

A cierre de 2020, el BBVA contaba en España con 29.330 empleados, sin embargo, si se excluyen los trabajadores de distintas sociedades que no se verán afectados por los ajustes, la cifra queda en unos 23.300, de ahí que las 3.800 salidas planteadas supongan el 16,3 %.

Las 530 oficinas que el BBVA propone cerrar representan el 21,3 % de las 2.482 que el banco tenía en España a cierre de 2020 que se distribuirían por las distintas direcciones territoriales.

Según los datos facilitados también por CCOO, Cataluña sería la región más afectada, con la clausura de 204 sucursales, seguida de lejos por los 101 cierres de la territorial "Centro", que corresponden a Madrid y Castilla-La Mancha, o los 76 de la territorial "Sur" -Andalucía, Extremadura, Ceuta y Melilla-.

A continuación estaría la territorial "Noroeste", Galicia, Asturias y Castilla y León, con el cierre de 59 sucursales; la "Norte", Euskadi, Cantabria, Navarra, La Rioja y Aragón, donde se cerrarían 41 oficinas del BBVA y la "Este" -Comunidad Valenciana, Baleares y Murcia- donde echarían la persiana 35 sucursales.

Canarias sería la región menos afectada, aunque el BBVA cerraría en las islas 14 oficinas.

CCOO considera que se trata de unas cifras y un planteamiento de salida "insostenible y escandaloso", que se aleja de todo aquello que el banco ha querido hacer creer a la plantilla.

El sindicato recuerda que detrás de estos números "hay personas y sus familias, que se van a quedar sin fuente de ingresos mientras la alta dirección mantiene e incrementa unos sueldos millonarios", lo que ya denunció públicamente en la última junta de accionistas.

"Este planteamiento por parte del BBVA nos lleva al camino de la movilización", avisa CCOO.

Leer más noticias sobre