Ayuso sale ilesa a la defensiva ante el embate de una izquierda coordinada que lideró Mónica García

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, logró en la noche de este miércoles su objetivo al salir casi indemne del único debate de los seis candidatos a presidir la Comunidad de Madrid en Telemadrid. La candidata del PP logró resistir al embate de una izquierda coordinada que lideró la candidata de Más Madrid, Mónica García, en un debate en el que Edmundo Bal de Ciudadanos desaprovechó su oportunidad de dar la vuelta a todas las encuestas que pronostican su desaparición de la Asamblea de Madrid el próximo 4-M y con un Pablo Iglesias muy desdibujado y lejos que aquel líder que aspiró hace dos años a la Presidencia del Gobierno. La gestión de la pandemia, las colas del hambre, los menas y las posibles alianzas tras la cita electoral centraron gran parte de un debate en el que la gran sorpresa la dio el socialista Ángel Gabilondo al abrirse a pactar con Iglesias, cuando hasta ahora durante la campaña había rechazado hacerlo por su "planteamiento extremista y radical".

La candidata de Más Madrid, Mónica García, ha cargado contra la presidenta regional por aludir a que las personas que acuden a las colas del hambre son "mantenidos" o "subvencionados", mientras que sus homólogos en Unidas Podemos, Pablo Iglesias, y en el PSOE, Ángel Gabilondo, han tildado de "indecente" y "vergonzosa" su actitud. Por su parte, Ayuso ha replicado que a la izquierda le "encanta utilizar la pobreza para ponerle lupa y llevarla a la pancarta" y que ella centra sus políticas en todos los madrileños, tanto en estas personas como en los comerciantes o autónomos.

Durante el debate electoral entre los seis candidatos, la presidenta de la Comunidad de Madrid ha insistido en que las colas del hambre no representan a la región, pero existen y las personas que requieren esta ayuda "merecen respeto y atención". Eso sí, ha dicho que su proyecto es reactivar la economía y oponerse a medidas que sigan "arruinando" a las personas, que no necesitan subvenciones sino "recuperar sus vidas".

Mientas, Iglesias ha aludido a la necesidad de establecer una nueva política de vivienda, dado que las dificultades de acceso llegan a niveles "dramáticos", y ha planteado a Gabilondo la necesidad de articular una ley que regule el mercado del alquiler. A continuación, se ha sentido "muy ofendido" por las referencias de Ayuso a las colas del hambre y ha lanzado que "no hay derecho" a que se les defina como "mantenidos o "subvencionados. "Usted no puede decir eso", ha ahondado.

Y es que Iglesias ha aludido que "lo indecente" es que Ayuso llame "mantenidos", cuando en esa definición corresponde, a su juicio, al lider de Vox, Santiago Abascal, al que la expresidenta Esperanza Aguirre le creó un "chiringuito".

Gabilondo ha recalcado que le "avergüenza" que Ayuso tenga esa concepción de esta situación de personas que padecen pobreza, cuando para combatirla se requiere más recursos en educación y en servicios sociales. "La desigualdad es de tal calibre que ignorarla es pensar que hay ciudadanos que tienen ventajas especiales. Hay que llegar al acuerdo, porque es una prioridad", ha zanjado.

Mientras, García ha cuestionado a Ayuso que si tanto le preocupa las colas del hambre por qué no les ayuda y que en Madrid hay un problema de desigualdad, como revelan los niños de la Cañada Real o que haya 16,5% más de personas en riesgo de pobreza antes de la pandemia.

Propaganda filonazi

Por otro, Iglesias ha atacado a la candidata de Vox, Rocío Monasterio, por sus afirmaciones sobre los menores extranjeros no acompañados y ha asegurado que estas valoraciones "no tienen cabida en democracia". El líder de Unidas Podemos ha añadido que Vox se encarga de distribuir "propaganda filonazi" y ha amenazado con deportar a uno de los miembros de su candidatura por "ser negro". Asimismo, ha asegurado que en Vox han defendido que "la dictadura franquista era preferible al actual Gobierno de coalición".

Monasterio ha aludido a su cartelería en la estación de Renfe de Sol y ha asegurado que se trata de "desigualdad" y ha insistido en que son datos sacados de los acuerdos del Consejo de Gobierno. "Esta es la gran desigualdad en Madrid", ha defendido la candidata de Vox, que ha expresado que en España se considera "delito de odio decir la verdad". "El delito de odio es sacar el listado de todos los acuerdos de Gobierno donde ustedes han pagado sistemáticamente las plazas de menas y quieren negar lo evidente".

Por su parte, Gabilondo ha criticado también a Monasterio porque asegura que no son "de recibo" estas afirmaciones y que demuestra que "no hay valores ni sensibilidad humana". A ello también ha aludido Díaz Ayuso, que ha puntualizado que la Comunidad de Madrid está "obligada" a integrar a estos menores. "Quien diga que puede acabar con este problema está mintiendo, es una competencia estatal", ha apuntado y ha añadido que las cifras que da Vox "no son ciertas".

Edmundo Bal ha destacado la función de Ciudadanos al frente a las carteras de políticas sociales en el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid y ha pedido a los madrileños que "elijan" si quieren que las políticas sociales "las lleve Vox que dicen que las personas LGTBI tienen que pasar por terapias de conversión". Además, ha criticado a Vox por querer "adoctrinar" a los niños en las escuelas también sobre los menores extranjeros no acompañados.

Iglesias y Ayuso se echan los muertos a la cara

Iglesias ha atacado a la presidenta regional por las cifras de fallecidos en Madrid y ella le espeta que él es "un personaje de todo menos creíble". Iglesias se ha dirigido directamente a la dirigente autonómica para preguntarle cuántos fallecidos ha habido en la Comunidad. Rápidamente, con una sonrisa, la 'popular' ha contestado que 20.000 y le ha pedido que respondiese él que cuántos ha habido en España.

El líder de Podemos le ha pedido que no sonriera y le ha vuelto a exigir que declarase si había alguna comunidad autónoma con más fallecidos que la Comunidad de Madrid. "¿No verdad? ¿Y usted dice que esto es por el aeropuerto de Barajas? Cree que esto es serio? No sonría. Estamos hablando de fallecidos", ha lanzado. En este punto, ha cuestionado que Ayuso dijese que los datos de Madrid son "envidiables" porque considera que no es decente "tomarle el pelo a la ciudadanía" cuando se habla de personas han perdido la vida.

Iglesias ha puesto el foco en que él, mientras era vicepresidente segundo del Gobierno, ha llegado a acuerdos "para revertir los recortes en dependencia" con comunidades del PP y con la patronal pero no con el Gobierno de Madrid. "Ustedes no se preocupaban de los ciudadanos de la comunidad sino de hacer caer al Gobierno", ha declarado.

Por su parte, Ayuso, quien ha defendido la gestión de su Ejecutivo ante la pandemia y ha recalcado que las muertes "son de todos", le ha respondido que su sonrisa se debía a que Iglesias es para ella "un persona de todo menos creíble, una persona muy poco querida en Madrid". Así, le ha trasladado que si él fuera por los barrios más humildes de Madrid la gente le diría claramente lo que piensa de su política.

"Usted ha venido hoy en un taxi, una persona que va siempre con una corte que le ha faltado un coche para la niñera. Le pido respeto del mismo modo que yo se lo he dado a usted. Yo sonrío porque usted solamente da vergüenza ajena. Están utilizando el dolor de las familias", se ha defendido la 'popular'.

La presidenta defendido que ella ha estado al frente de la Comunidad de Madrid en los momentos "más difíciles" mientras que los demás no han hecho nada. "El señor Iglesias ni se paso por una residencia, ni se pasó por un hospital, ni tiene empatía, ni es creíble. Es usted una pantomima que ha venido a rescatar un proyecto para ni siquiera recoger el escaño. Es lo más mezquino que hay política española", ha manifestado.

Además, Díaz Ayuso ha acusado a Mónica García,de usar el hospital en el que trabaja, el 12 de Octubre, para "promocionarse" y le ha reprochado hacer "campaña" contra "un hospital público", en referencia al Enfermera Isabel Zendal. "Mi equipo es mejor técnico que usted", le ha espetado durante el bloque de Sanidad  después de que García acusase a Ayudo de "no haber ido a un centro de salud" más allá "de ir a ver un maniquí" y de "no estar orgullosa de la Sanidad Pública". Así, Ayuso ha insistido que el Ejecutivo regional "no ha dejado morir a la gente" y que "los geriatras" sabían que cuando entraba el COVID en las residencias era desastroso.

García ha sido especialmente crítica con las residencias al definir como "traición a los mayores" el trato a este servicio público, mientras que la presidenta ha defendido que hicieron "una lucha pro la vida" y que no dejaron "morir a la gente".

También el de Ciudadanos, Edmundo Bal, que ha dicho que el exconsejero de Políticas Sociales Alberto Reyero, de la formación naranja, hizo "bien" en denunciar "un protocolo que el consejero de Sanidad había establecido” en relación con las residencias.

Por su parte, Gabilondo, ha insistido en que “los datos son malos, no hay que darle más vueltas”. "Yo no traje el virus, no lo inventé yo", les ha replicado Ayuso.

El turno de intervención lo ha abierto Monasterio, quien ha incidido en que se está viviendo la peor crisis económica sanitaria y social en décadas y haya candidatos que tienen "la desfachatez, gobernando en la Nación", de haber llevado a España "a las peores cifras de muertos" y luego "dar lecciones".

"Tenían la desfachatez, además, de decir que estaban en su chalé de Galapagar dedicados a ver películas o series de Netflix al ritmo de 30 muertos por capítulo. Esto es el señor Pablo Iglesias que está aquí y que pretende venir a arruinar Madrid y este es el partido del señor Gabilondo. Estos eran los que venían a ser lo de los cuidados, los que abandonaron a los mayores en las residencias; los del escudero social; los que no se atreven a pasearse por las colas porque se darán cuenta que tenían trabajo y ahora ya nadie les cogía el teléfono", ha dicho, al tiempo que ha reclamado que es partidaria de "quitar todas las restricciones".

Vox acusa a Cs de "traicionar a sus votantes"

Por otro lado, la candidata de Vox ha acusado a Ciudadanos de haber puesto "en riesgo" al Gobierno regional y de haber "traicionado" a sus votantes "al querer pactar con la izquierda" en Murcia con una moción de censura. En el cuarto bloque del debate, que ha versado sobre economía, Bal le ha reprochado a la candidata de Vox su programa electoral en esta materia frente a las 150 medidas que se recogieron en el programa de gobierno de Cs junto con PP.

"Proponga cosas que no sean reducir el número de parlamentarios", ha lanzado, a lo que Monasterio ha criticado que "no le guste acabar con el despilfarro" y se hayan negado a "dar más compensaciones a los hosteleros y a la industria". Así, Monasterio ha insistido en que su partido estaba dispuesto a reducir cargos y gasto político, mientras la formación 'naranja' "no quería perder una consejería" y "con tal de no perderla son capaces de pactar con la izquierda".

"Se hacen automociones de censura a su propio gobierno. Ustedes han puesto en riesgo al Gobierno de la Comunidad. Han traicionado a sus votantes", ha lanzado Monasterio, algo que el candidato 'naranja' le ha reprendido y le ha pedido que no le vuelva a "llamar traidor" porque ella "nunca ha trabajado para lo público" y él ha sido "abogado del Estado".

Gabilondo tiende la mano a Igleisas: "Tenemos 12 días"

En el minuto de oro al final del debate, Gabilondo ha reconocido que estaría dispuesto a pactar con Unidas Podemos si eso consigue "frenar, cerrar al paso al Gobierno de Colón" en la región madrileña. "Pablo, tenemos 12 días para ganar las elecciones", se ha dirigido a Iglesias. Se trata de la primera vez en campaña que Gabilondo pide al líder de Unidas Podemos su apoyo directo si la izquierda consigue los escaños suficientes para poder gobernar. Hasta ahora había apostado por "huir de extremismos" al haber manifestado que "con este Pablo no".

También es favorable a conformar Gobierno con Más Madrid. A Mónica García le ha indicado que él cree en un "Gobierno progresista" y cree que podrían "gobernar". Por contra, ha aseverado que "ni con Vox, ni con PP" el pacto sería posible.

Por su parte, Edmundo Bal, ha vuelto a echar mano de las encuestas, que "dicen que Gabilondo e Iglesias no van a sumar" y que por ende "no se va a reeditar en Madrid la fotocopia del Gobierno de España, que es un desastre". Así, ha planteado la disyuntiva entre Ciudadanos y Vox para conformar gobierno con el PP. "El dilema es si los madrileños quieren que la imagen de Madrid sea con la señora Monasterio, que es antieuropea, o con la sensatez de Cs. Que elijan entre un partido que promueve la ciencia u otro que no cree en vacunas", ha lanzado.

Iglesias, por su parte, ha lanzado a Bal que "el hecho de que no haya dimitido en el Congreso revela que es consciente de que su partido no va a tener representación". "A mí me dijeron que jamás habría un Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos, y que jamás sería vicepresidente. Si firmamos un programa de gobierno de izquierdas, aportamos firmeza. Eso se cumple", ha expresado a renglón seguido.

Mónica García ha pedido a Bal que "deje de dar oxígeno a la ultraderecha", y ha manifestado que su formación apuesta por "un modelo como el pacto del botánico", que hay en la Comunidad Valencia, porque la región necesita "oxígeno" en las instituciones. "Estamos abiertos a hablar con todo aquel que quiera un gobierno decente", ha subrayado.

Al tomar la palabra, la candidata de Vox ha dejado claro que los votos de su formación "serán clave para frenar la izquierda en Madrid". "Si ganamos aceptaremos los votos de aquellos que frenen a la izquierda", ha añadido.

Como viene siendo habitual en sus intervenciones de campaña, Díaz Ayuso ha reiterado que su voluntad es gobernar en solitario, y ha destacado que ha decidido "que sean los ciudadanos los que elijan en las urnas". Ha destacado que ella cuenta con "las recetas para la recuperación económica, con gestores", y apuesta por "un gobierno austero, reducido" y que luchará contra aquellos que quieren "romper España".

RELACIONADO