Montero, a un diputado de Vox: "Hay que tener cuajo para hablar de corrupción siendo sobrino de Rato"

La mención desató las protestas de Vox, cuyo portavoz, Espinosa de los Monteros, trató de intervenir pero se topó con la negativa del vicepresidente del Congreso: "Siéntase y conténgase. Le llamo al orden por primera vez, por insulto grave a la Presidencia"

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha espetado en el Congreso al diputado de Vox José María Figaredo que "hay que tener cuajo" para "hablar de cuestiones que tienen que ver con la corrupción" siendo sobrino del exministro, expresidente de Bankia y ex director gerente del FMI, Rodrigo Rato.

"No se pongan nerviosos, tiene ustedes la mandíbula de cristal después de las barbaridades que plantean", ha dicho Montero, tras las protestas proferidas desde la bancada de Vox, durante la interpelación dirigida a la ministra a cuenta de cómo bajar los impuestos ante la actual situación de crisis.

La mención al parentesco con el exvicepresidente del Gobierno de José María Aznar desató las protestas de Vox, cuyo portavoz, Iván Espinosa de los Monteros, trató de intervenir pero se topó con la negativa del vicepresidente del Congreso, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis: "Siéntase y conténgase. Le llamo al orden por primera vez, por insulto grave a la Presidencia", zanjó.

En su respuesta, Figaredo ha calificado de "innecesaria" esa mención a su familia y ha subrayado que resulta incoherente hacerle pagar por los "errores" de su tío y en cambio querer que el Estado se apropie de parte de la herencia de sus padres con el impuesto de sucesiones. "Quiere que pague por la herencia de mis padres y también por los errores de mis antepasados", ha asegurado.

Discurso "extraordinariamente peligroso"

La titular de Hacienda ha calificado de "extraordinariamente peligroso" el discurso "sobre política y recaudación" esgrimido por Vox para justificar la rebaja de impuestos, atribuyendo los mismos a la financiación del Estado y de casos de corrupción, y no de servicios públicos.

"Propone un modelo de sociedad de 'sálvese quien pueda'", ha dicho la ministra, que cree que con este "modelo de sociedad autoritario y de élite" se plantea que "a los que no tengan suerte de haber nacido con esos niveles de renta", como para permitirse educación y sanidad privada, "que les vayan dando y se busquen la vida".

"Inconstitucional es robar dinero de los parados andaluces", ha replicado Figaredo en su réplica, asegurando que la sentencia de los ERE probó que ese dinero defraudado "se gastó en putas y coca", y acusando también de corrupción al Gobierno por el 'caso Isofotón'.