Francia no prolongará las medidas de confinamiento en mayo

Francia no prolongará las medidas de confinamiento anunciadas para un mes a principios de abril, ante los buenos resultados obtenidos por las mismas que han permitido frenar el avance de la pandemia, al tiempo que reabrirá progresivamente los comercios no esenciales a partir de mediados de mayo.

Así lo confirmó este miércoles tras el Consejo de Ministros el portavoz del Ejecutivo, Gabriel Attal, quien indicó que a partir del 3 de mayo próximo se levantan las restricciones de movimientos, fijadas a 10 kilómetros en torno al domicilio, aunque por ahora se mantiene el toque de queda en todo el territorio a las 19.00 horas.

Attal explicó que las medidas de restricción a la entrada de extranjeros se endurecerán y afectarán también a los procedentes de India, que junto a Brasil, Argentina, Chile y Sudáfrica deberán pasar una cuarentena de diez días a su llegada a Francia. El portavoz señaló que esa medida, que entrará en vigor el próximo sábado, persigue frenar la entrada de nuevas variantes en el país.

Attal reconoció que el pico de la pandemia está "próximo" y que "las primeros efectos de las medidas de restricción adoptadas empiezan a sentirse". Pero precisó que el retroceso de los casos es dos veces más lento que en otoño pasado y que "la presión hospitalaria sigue siendo extremadamente fuerte", lo que obliga a "mantener el combate contra el virus".

También anunció que para principios de mayo se reabrirán todos los establecimientos docentes siguiendo un dispositivo que el Ejecutivo desvelará este jueves.

Al tiempo, señaló que las terrazas de bares y restaurantes, además de algunos lugares culturales y comercios no esenciales, irán abriendo paulatinamente a mediados de mayo, aunque no desveló un calendario preciso.

Attal tampoco descartó que la desescalada pueda hacerse a diferentes velocidades en distintos territorios, en función de la incidencia de la pandemia en los mismos.

El portavoz se mostró satisfecho del avance de la campaña de vacunación en el país, donde un cuarto de los adultos ha recibido al menos una dosis y la mitad de los mayores de 65 años.

Agregó que el próximo sábado se comenzará a administrar la vacuna de Janssen que, junto a la de AstraZeneca, irá de forma prioritaria a docentes, fuerzas del orden y trabajadores de sectores esenciales de más de 55 años que deben trabajar en entornos cerrados.