El Atlético también comunica su salida de la Superliga y deja el torneo muerto

La renuncia del club rojiblanco, de las seis entidades inglesas y de las tres italianas dejan solos a Real Madrid y Barcelona

El Atlético de Madrid confirmó este miércoles su salida formal del proyecto de la Superliga de fútbol, siguiendo el camino de los seis clubes ingleses y de los italianos Inter, Milan y Juventus, aludiendo a que "ya no se dan las circunstancias" que lo pusieron en marcha con su visto bueno. La presión de los aficionados ingleses, sobre todo los del Chelsea, pero también la de la UEFA y la FIFA, con amenazas a las entidades participantes en el proyecto, ha tenido su efecto y el resultado ha sido devastador para la idea impulsada por el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, que ahora se queda prácticamente solo con su idea, junto al FC Barcelona.

"El Consejo de Administración del Atlético de Madrid, reunido este miércoles por la mañana, ha decidido comunicar formalmente a la Superliga y al resto de clubes fundadores su decisión de no formalizar finalmente su adhesión al proyecto", señaló el club rojiblanco en un comunicado.

De este modo, el líder de LaLiga Santander se une al Manchester City, Manchester United, Liverpool, Chelsea, Arsenal y Tottenham e Inter, Milan y Juventus, que también han seguido al Atlético este miércoles, en su decisión de salirse de un proyecto del que era uno de sus fundadores y al que mostró su apoyo el pasado lunes.

En este sentido, el Atlético aclaró que "tomó la decisión sumarse a este proyecto atendiendo a unas circunstancias que a día de hoy ya no se dan". "Para el club es esencial la concordia entre todos los colectivos que integran la familia rojiblanca, especialmente nuestros aficionados", añadió.

"La plantilla del primer equipo y su entrenador han mostrado su satisfacción por la decisión del club, al entender que los méritos deportivos deben primar por encima de cualquier otro criterio", sentenció el club madrileño, que deja solos al Real Madrid y al FC Barcelona.

Y es que, minutos después, el Inter italiano también anunció su marcha. "El FC Internazionale confirma que el club ya no forma parte del proyecto de la Superliga", remarcó.

"Siempre estamos comprometidos a brindarles a los aficionados la mejor experiencia futbolística; y la innovación y la inclusión han sido parte de nuestro ADN desde nuestra fundación. Nuestro compromiso con todas las partes interesadas para mejorar la industria del fútbol nunca cambiará", añadió.

El club 'neroazzurro' cree que "el fútbol, como cualquier sector de actividad, debe tener interés en mejorar constantemente sus competiciones, para seguir entusiasmando a los aficionados de todas las edades en todo el mundo, en un marco de sostenibilidad financiera".

"Con esta visión, continuaremos trabajando junto con las instituciones y todas las partes interesadas para el futuro del deporte que todos amamos", concluyó el actual líder de la Serie A, al que acompañó su gran rival y vecino.

El AC Milan también apostó por escuchar las quejas de los aficionados y por bajarse de un tren de la Superliga que tiene complicado arrancar. "Las voces y las preocupaciones de los aficionados de todo el mundo se han expresado claramente sobre la Superliga, y el AC Milan debe ser sensible a esa voz de los amantes de este maravilloso deporte", explicó el club 'rossonero'.

El heptacampeón de Europa aceptó la invitación para participar en el proyecto con la "genuina intención de ofrecer la mejor competición europea posible" a los fans. De ahí que, ante una gran reacción negativa, hayan cambiado de opinión.

Eso sí, abogan por un cambio en el fútbol europeo. "El cambio no siempre es fácil, pero la evolución es necesaria para el progreso, y las estructuras del fútbol europeo han evolucionado y cambiado a lo largo de las décadas", explicó el histórico club italiano. "Seguiremos trabajando duro para ofrecer un modelo de fútbol sostenible", auguró.

Finalmente, la Juventus, impulsora del proyecto, anunció su no continuidad tras una jornada donde su presidente, Andrea Agnelli, había avisado que seguiría pese al adiós de los ingleses, para luego reconocer que era imposible con sólo la mitad.

La 'Vecchia Signora' hizo referencia al "debate público" que se había generado tras el anuncio del lunes y resaltó que estaba "al tanto de las solicitudes y las intenciones expresadas por algunos clubes de retirarse de este proyecto, a pesar de no haberse completado los trámites previstos por el acuerdo entre ellos".

El conjunto turinés reiteró su convencimiento "sobre la solidez del proyecto deportivo, comercial y legal" de la Superliga, pero no escondió que en las actuales condiciones "hay pocas posibilidades de que el proyecto se complete en la forma concebida originalmente", aunque "mantiene su compromiso de buscar la creación de valor a largo plazo para la compañía y para toda la industria del fútbol". Ya sólo faltan por expresarse el Real Madrid y el FC Barcelona.

La amenaza de la Premier 'surte efecto'

Antes de fraguarse el fracaso de la Superliga hubo un origen, marcado por el City y el Chelsea. La retirada del primero y las dudas del segundo, que abrieron el camino al resto de clubes, llegaron después de que la Premier League inglesa rechazase la Superliga "por unanimidad" de 14 de sus clubes y amenazase con denunciar a City, United, Chelsea, Liverpool, Tottenham y Arsenal, a los que pidió que dejaran de participar "inmediatamente".

"La Premier League, junto a la Federación Inglesa (FA), se reunió este martes con los clubes para discutir las implicaciones inmediatas de la propuesta de la Superliga. Los 14 clubes presentes en la reunión rechazaron por unanimidad y enérgicamente los planes para la competición", señaló la Premier en un comunicado.

Además, el campeonato inglés advirtió que "está considerando todas las acciones disponibles para evitar" que este proyecto "progrese" y para que sus seis equipos implicados (Manchester City, Manchester United, Chelsea, Liverpool, Tottenham y Arsenal) "rindan cuentas de acuerdo con la normativa".

"La Liga continuará trabajando con las partes claves interesadas, incluidos los grupos de aficionados, el Gobierno, la UEFA, la FA, EFL (Segunda División), PFA (Asociación de Jugadores) y LMA (Asociación de Entrenadores) para proteger los mejores intereses del fútbol y pedir a los clubes involucrados en la competición propuesta que dejen de participar inmediatamente", añadió. Ese comunicado fue el principio del fin de la Superliga. 

RELACIONADO