EEUU abre una investigación sobre la legalidad de las prácticas de la Policía de Minneapolis

El anuncio llega un día después de que el expolicía Derek Chauvin fuera declarado culpable de matar a George Floyd

El Departamento de Justicia estadounidense anunció este miércoles que ha abierto una investigación civil sobre la legalidad de las prácticas de la Policía de Minneapolis (EE.UU.), un día después de que Derek Chauvin, exagente de ese cuerpo, fuese declarado culpable del asesinato de George Floyd.

"Hoy anuncio que el Departamento de Justicia ha abierto una investigación civil para determinar si el Departamento de Policía de Minneapolis tiene un patrón o prácticas policiales que son inconstitucionales o ilegales", señaló el fiscal general de EE.UU., Merrick Garland.

El anuncio de las pesquisas llega después de que un jurado de Minneapolis declarase culpable a Chauvin, de raza blanca, de tres cargos por asfixiar hasta la muerte al afroamericano Floyd en mayo del año pasado.

Sobre la condena contra Chauvin, Garland admitió que "no aborda problemas policiales potencialmente sistémicos", por lo que esta investigación de la Justicia estadounidense revisará "si hay uso excesivo de fuerza, discriminación y otros abusos".

Según el fiscal general, los investigadores hablarán con miembros de la comunidad "para escuchar sus experiencias con la policía" y con los propios agentes sobre la formación que reciben dentro del departamento policial. "Su perspectiva es esencial", dijo sobre ambos grupos.

La indignación de la comunidad afroamericana de Minneapolis tras el fallecimiento de Floyd desencadenó una oleada de protestas en EE.UU. y en el mundo en las semanas siguientes a su muerte, con disturbios en distintas ciudades del país contra la violencia policial frente a los negros.

Esa frustración se tradujo en la llamamiento de los sectores más a la izquierda del espectro político para poner fin a la policía en Estados Unidos tal y como se conoce hasta ahora, optando por un sistema más amplio, que incluya psicólogos y trabajadores sociales.

El anuncio de la investigación se produce apenas un día después de la emisión del veredicto en el caso contra Chauvin, que fue declarado culpable de tres delitos: asesinato involuntario en segundo grado, penado con hasta 40 años de cárcel; asesinato en tercer grado, con una condena máxima de 25 años, y homicidio involuntario en segundo grado, que acarrea hasta 10 años de privación de libertad.

Como no tiene antecedentes penales, el policía solo podría ser condenado a un máximo de 12 años y medio de prisión por cada uno de los primeros dos cargos y a 4 años de cárcel por el tercero.

La celebración del veredicto

Cientos de personas que se encontraban en el exterior del edificio que alberga el tribunal celebraron el veredicto nada más conocerse. Aplaudieron, se abrazaron y saltaron de alegría con cada cargo anunciado.

"Vamos a cambiar este sistema podrido, ya lo estamos haciendo. Esto es solo el principio", aseguró a Efe Joanna Phillip, una joven de 25 años que lloró de alegría al escuchar el veredicto en las inmediaciones del juzgado, donde la palabra "culpable" repetida tres veces se convirtió en el cántico de la multitud.

También se concentraron cientos de personas en la esquina donde murió Floyd, en el sur de la ciudad, donde la gente lanzó billetes de manera simbólica a la tienda frente a la que perdió la vida después de que uno de los dependientes llamase a la policía para denunciar que el afroamericano había pagado con un billete falso de veinte dólares.

"Hoy, podemos volver a respirar", afirmó más tarde, en una rueda de prensa, uno de los hermanos de Floyd, Philonise, en clara referencia a las últimas palabras que pronunció George -"no puedo respirar"- cuando el expolicía Derek Chauvin lo asfixiaba con la rodilla.

La familia de Floyd compareció ante los medios acompañada de activistas como Al Sharpton y también de su abogado, Ben Crump. "Apoyémonos en este momento y asegurémonos de que quede documentado para los hijos que aún no han nacido. Que cuando tomen el periplo hacia la justicia, sepan que la sangre de George Floyd les dará un rastro para encontrar el camino hacia un Estados Unidos mejor", dijo Crump.

Nada más conocerse el veredicto, el presidente Biden llamó por teléfono a la familia de Floyd. En la conversación telefónica, grabada en vídeo por el abogado de la familia, Biden celebró que se haya hecho "justicia" en este juicio y se declaró "aliviado" por el veredicto.

Más tarde, en una comparecencia pública en la Casa Blanca junto a la vicepresidenta Kamala Harris, Biden declaró que la muerte de Floyd fue "un asesinato a la luz del día" que vio todo el mundo y consideró que el veredicto puede ser un "gigantesco paso adelante" en el "camino hacia la justicia en Estados Unidos". "Pero no es suficiente, no se puede parar aquí", advirtió el presidente, quien pidió al Congreso que apruebe reformas de las prácticas policiales en el país para estar "a la altura del legado" de Floyd.

RELACIONADO