Defensa disuelve la Brigada de Sanidad del Ejército, clave para combatir pandemia y los efectos de Filomena

La nueva estructura del Ejército de Tierra no contempla la pervivencia de su Brigada de Sanidad, que ha estado volcada durante el último año tanto en la lucha contra el coronavirus como en combatir los efectos que provocó la borrasca Filomena en el mes de enero.

El pasado mes de marzo, el Boletín Oficial de la Defensa (BOD) publicó la nueva organización del Ejército de Tierra. En ella ya no aparece la Brigada de Sanidad (BRISAN) y se sustituye por una agrupación dentro de la Brigada Logística. La fecha prevista es el próximo 1 de julio.

Fuentes militares han explicado a Europa Press que esto implicará la desaparición del cuartel general de la Brisan, ubicado en Pozuelo de Alarcón (Madrid), pero se mantendrán sus capacidades sanitarias y efectivos.

La Brisan fue constituida oficialmente en el año 2005 con el objetivo de dar apoyo sanitario a operaciones terrestres o multinacionales y mantiene agrupaciones en Madrid y Zaragoza. Está formada por médicos, enfermeros, veterinarios y farmacéuticos, además de personal de tropa perteneciente a la nueva especialidad de Apoyo Sanitario.

Todos ellos han desplegado en numerosas ocasiones en las múltiples operaciones en el exterior en las que ha participado España o colaborado con la Unidad Militar de Emergencias (UME) en diversos ejercicios.

Su protagonismo fue especialmente destacado durante la Operación Balmis, cuando prestaron numerosos apoyos para combatir el coronavirus, como la creación de una Unidad de Atención Hospitalaria en apoyo al Hospital Central de la Defensa 'Gómez Ulla', suministro e instalación de camas para Ifema o los hospitales de campaña de Segovia y Sabadell; el apoyo con ambulancias en distintos puntos de España o desinfecciones de residencias.

La Unidad de Apoyo Logístico Sanitario también suministró a las unidades del Ejército 65.000 kilos de material sanitario y apoyó la gestión, abastecimiento y mantenimiento de recursos médicos y equipos de electro-medicina destinados a hospitales civiles de Sabadell, Leganés y Barcelona.

Pero además, la Brisan tuvo un papel destacado durante la borrasca Filomena, como pudo conocer en persona la ministra de Defensa, Margarita Robles, en una visita que realizó a la unidad el pasado 26 de enero.

Varios de sus protagonistas relataron cómo habían acudido bajo la nieve a atender con sus vehículos 4x4 a pacientes que necesitaban atención sanitaria o incluso cómo asistieron a un parto en Madrid. Robles les trasladó entonces emocionada su agradecimiento y "orgullo". "Habéis salvado vidas y ayudado a que otras personas no estuvieran solas", ensalzó poniendo en valor la "generosidad y humanidad" de las Fuerzas Armadas.

Precisamente este miércoles, la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados ha aprobado una proposición no de ley instando al Gobierno a continuar con la política de ampliación de la oferta pública para aumentar el personal militar de la sanidad militar.

El diputado de Unidas Podemos Roberto Uriarte ha sido el proponente de la iniciativa y ha sostenido que el actual momento histórico de crisis generado por la pandemia puede ser una "oportunidad" para reforzar la sanidad y la farmacia militar. Y ha mostrado su extrañeza por la disolución de la Brisan.