Vox tratará de "provocar" que Mañueco se vea obligado a convocar elecciones anticipadas en Castilla y León

El eurodiputado y vicepresidente primero de Acción Política de Vox, Jorge Buxadé, ha anunciado este martes que la intención de su partido es "exigir y provocar" que el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, "se vea obligado a convocar" elecciones anticipadas en esta Comunidad, cuyo gobierno está "finiquitado".

En declaraciones a los medios de comunicación, a las puertas de las Cortes de Castilla y León tras mantener una reunión con la única procuradora de esta formación, Fátima Pinacho, Buxadé ha afirmado que actualmente el Parlamento autonómico "no representa la realidad política de los ciudadanos" en esta Comunidad, ya que no hay procuradores de Vox representando a cada una de las nueve provincias.

En Castilla y León, Vox no ha sido determinante para la gobernabilidad en lo que va de legislatura y tras la moción de censura y la pérdida de la mayoría absoluta por parte del PP y Cs, ambos partidos negocian ahora con Por Ávila para garantizarse de nuevo 41 votos en las Cortes.

El eurodiputado ha argumentado que Ciudadanos "no es un partido fiable" tras recordar que una de sus procuradoras abandonó su grupo parlamentario, por lo que ha planteado sus dudas sobre la posibilidad de que otros integrantes de esa formación hagan lo mismo: "El riesgo de la traición de Ciudadanos es real", ha sentenciado.

"No podemos permitirnos el lujo de permitir que el Gobierno pase a manos del PSOE sin que Vox haya exigido todos los días la convocatoria de elecciones y dar la voz a los ciudadanos de Castilla y León", ha añadido.

Buxadé ha pronosticado que el Gobierno integrado por el PP y Cs va a vivir en una "crisis permanente" en lo que queda de legislatura autonómica, por lo que ha adelantado que, además de la convocatoria anticipada de elecciones, Vox va a pedir que "paralice" las iniciativas de "carácter ideológico" que ha iniciado la Junta.

Desconoce si "inducido por Cs o por determinadas facciones del PP", la Junta ha desarrollado la Ley de la Memoria Histórica y ha "alimentado chiringuitos", a lo que se ha opuesto.