La Audiencia de A Coruña determina que el Estado deberá entregar todo el mobiliario del Pazo de Meirás a los Franco

Se deja abierta la posibilidad de que el Estado pueda reclamar en otro pleito la titularidad de los "mesas, vajillas, alfombras o cuadros"

La Audiencia Provincial de A Coruña ha revocado el auto del Juzgado de Primera Instancia número 1 que ordenaba depositar a favor del Estado todos los muebles y elementos accesorios del Pazo de Meirás, por lo que los Franco podrán retirarlos del inmueble ya que su titularidad no está en cuestión.

La Sección tercera de la Audiencia estima de esta forma el recurso interpuesto por los herederos del dictador y condena a la Administración a indemnizarles por los daños ocasionados, una decisión que ya están estudiando la Abogacía del Estado y la Xunta, y que apremia el Ayuntamiento de Sada, donde se ubica el inmueble.

Los magistrados argumentan, en la resolución con fecha de este martes, que en la ejecución provisional de la sentencia que otorga la titularidad del pazo al Estado "no procede la discusión sobre a quién le pertenece el mobiliario, pues la Administración no lo reclamó en su demanda inicial", sino únicamente la finca.

Y añaden que, pese al depósito de los muebles solicitado por el Estado dentro del trámite de ejecución provisional de la sentencia, "en ningún momento la Administración anuncia una futura demanda postulando la propiedad de ese mobiliario".

Para adoptar una medida cautelar tiene que estar vivo un litigio judicial, o anunciar que se presentará una demanda, algo que no sucede en este caso, pues en el fallo de primera instancia "no se dice que los muebles sean propiedad del Estado, ni nunca se tocó esa cuestión en todo el litigio".

En todo caso, ya no cabe recurso contra esta resolución, pero la Administración podrá demandar en otro pleito la titularidad de los muebles que considere propiedad de Patrimonio Nacional asignado al uso del jefe del Estado.

El tribunal recuerda además que solo las dos estatuas del mestre Mateo están catalogadas como bien de interés cultural, pero señala que la Ley de Patrimonio de Galicia "no establece ninguna pérdida de propiedad civil" por sus titulares por estar catalogadas.

En la demanda tampoco se reivindica "un bien de interés cultural como conjunto formado tanto por bienes muebles e inmuebles", apuntan los jueces, que añaden que "ni existe esa declaración administrativa, ni es lo reconocido en sentencia".

En la vista sobre las medidas cautelares que prohibían a los Franco mover los bienes muebles del pazo mientras se inventariaban, en diciembre pasado, los Franco se mostraron dispuestos a permitir que se quedaran dentro del inmueble con "un acuerdo razonable, incluso mediante un precio razonable aunque sea simbólico".

Las reacciones a este nuevo pronunciamiento judicial han sido inmediatas, y por parte del Gobierno el delegado en Galicia, José Miñones, ha anunciado que la Abogacía del Estado estudia ya este pronunciamiento judicial para decidir qué acciones emprender. "El objetivo -ha dicho- es defender que los muebles entendemos que pertenecen al Estado".

Por su parte, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha compartido las manifestaciones del delegado y ha incidido en que "vale la pena dilucidar" a quién corresponde el mobiliario.

Por el momento, la Consellería de Cultura está trabajando en la situación de las esculturas declaradas bien de interés cultural (BIC) con el Ayuntamiento de Santiago.

El titular de este departamento autonómico, Román Rodríguez, ha pedido "respetar el Estado de derecho", mientras que el alcalde de Sada, Benito Portela, que ha calificado de "descabellado" este auto, ha urgido a la Xunta a que adopte medidas inmediatas para "evitar la retirada de los bienes muebles del pazo por los Franco".

El pasado 12 de febrero, la Audiencia Provincial de A Coruña también reconoció a los Franco su derecho a ser resarcidos por los gastos en los que incurrieron desde 1975, tras la muerte del dictador, para conservar el Pazo de Meirás, tras confirmar su titularidad pública.