Polémica

El epidemiólogo Oriol Mitjà, sobre los policías: "Tienen alteraciones genéticas que predisponen a la violencia"

Movimiento contra la Intolerancia ha anunciado este lunes que ha presentado una denuncia contra el epidemiólogo Oriol Mitjà ante la Fiscalía General del Estado por sus mensajes en redes sociales en los que "estigmatizaba" a los policías al atribuirles "alteraciones genéticas que predisponen a la violencia".

La denuncia, según este colectivo, se ha presentado ante el Servicio contra Delitos de Odio y Discriminación de la Fiscalía al difundir teorías de que los agentes de la Policía tendrían "el síndrome XYY o enfermedad del superhombre, que les equipararía a los criminales e invitaría a que fueran más violentos". El Sindicato Unificado de Policía (SUP) también ha anunciado una demanda por estos hechos.

Movimiento contra la Intolerancia recuerda que Mitjà acompañó sus comentarios en Twitter de la foto de una detención de un independentista catalán en 2019, acusado de atentado a la autoridad y desórdenes públicos durante una marcha contra la sentencia del procés en Cataluña.

"Además de acientífico, pues la ciencia ha demostrado sobradamente que nadie nace violento, realiza una estigmatización discriminatoria que, sin duda, favorece el rechazo de estas personas al imbricarles con la violencia, una práctica discriminatoria conocida como Genoísmo, una forma de intolerancia similar al racismo", defiende el Movimiento contra la Intolerancia.

El epidemiólogo Oriol Mitjà, que fue 'fichado' por el Govern de Quim Torra al inicio de la pandemia de COVID-19, se ha disculpado este lunes tras publicar un tuit "sobre la predisposición genética a la agresividad de policías y criminales en base a un estudio científico" desfasado. Según ha explicado, no quiso generalizar ni ofender al colectivo policial.

En un tuit después de que el sindicato SUP haya asegurado que presenta una demanda, el epidemiólogo ha asegurado que rectificó cuando un profesor de psicología le hizo ver que el artículo al que se refería "quedó desmentido por estudios posteriores y ya no tiene validez".

"Como científico, pido disculpas por haber emitido una opinión basada en una fuente que ya no es válida y aclarar que sí lo era cuando yo estudiaba, de ahí el error", ha dicho. "En ningún momento quise generalizar ni ofender al colectivo de policías", ha remarcado.

Mitjà ha asegurado que rechaza cualquier tipo de violencia y ha reclamado que la policía actúe siempre con profesionalidad, considerando que es "responsabilidad de todos vigilar que la policía no cometa abusos, ya que en un Estado de Derecho son los únicos legitimados a usar la violencia".

Movimiento contra la Intolerancia recuerda que mensajes como los de Mitjà suponen "un acto contra la dignidad humana y una presunta incitación a la discriminación, al denotarse distinción, exclusión o restricción basada en motivos ideológicos, por su condición de representantes constitucionales reflejada en el artículo 104 de la Constitución española".

También se remiten al Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional para subrayar que la libertad de expresión "no es infinita", por lo que las sociedades democráticas pueden "sancionar e incluso prevenir formas de expresión que propaguen, promuevan o justifiquen el odio basado en la intolerancia".