Los médicos alertan de que la salud de Navalni empeora gravemente

El líder opositor podría estar sufriendo un fallo renal mientras varias personalidades piden a Putin que envíe a un médico

Los aliados de Navalni han asegurado este sábado el empeoramiento del estado de salud del opositor ruso, Alexei Navalni, y temen por su vida.

La directora de los médicos, Anastasia Vasilieva, ha publicado una copia de los resultados de sus análisis de sangre que mostraban lo que, según ella, eran niveles "críticos". "Esto significa que hay un fallo renal que puede llevar en cualquier momento a una grave alteración de su ritmo cardíaco", ha dicho en su Twitter.

Frente a esto, la portavoz de Navalni, Kira Yarmysh, ha mostrado en una publicación de Facebook su preocupación. "Alexey se está muriendo ahora. Dado su estado, es cuestión de días", ha dicho.

Tanto el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, como más de 70 personalidades del mundo se han mostrado críticos este sábado ante la situación del opositor ruso, Alexei Navalni.

Joe Biden fue preguntado este sábado por el estado de Navalni a lo que contestó que "es totalmente, totalmente injusto" y "totalmente inapropiado", según recoge la agencia Bloomberg.

Asimismo, más de 70 personalidades de todo el mundo han escrito una carta abierta al presidente ruso, Vladimir Putin, en la que exigen tratamiento médico por el estado de salud de Navalni.

"Como ciudadano ruso, tiene el derecho legal de ser examinado y tratado por un médico de su elección", se puede leer en una carta publicada en varios diarios europeos.

Entre las personalidades que han firmado la carta se encuentran, las escritoras J.K. Rowling, Herta Müller, Louise Gluck y Svetlana Alexievich, el cantante Bjorn Ulvaeus, los actores Benedict Cumberbatch y Kristin Scott Thomas y los historiadores Niall Ferguson y Simon Schama, según recoge la agencia DPA.

Navalni fue detenido el 18 de enero a su llegada al aeropuerto de Moscú por incumplir la libertad condicional tras pasar meses en Alemania recuperándose de un envenenamiento --del que el destacado opositor culpa directamente al presidente del país, Vladimir Putin--, a lo que ha sucedido la represión de protestas a su favor y la detención de miles de manifestantes.

Navalni se declaró en huelga de hambre a finales de marzo, para denunciar su estado y reclamar la visita de un médico. Desde entonces, sus aliados han alertado de que su situación ha empeorado, hasta el punto de que sufriría parálisis parciales.

El Gobierno ruso ha negado que se le esté dando un trato degradante a Navalni y ha defendido que recibe la misma atención que el resto de presos. El Kremlin llamó a respetar las "reglas" para este tipo de casos, después de que activistas opositores denunciasen el deterioro del recluso e impedimentos para poder verlo.