Macron visita Notre Dame dos años después del incendio

El presidente galo dice sentirse orgulloso por unas obras con las que "Francia entera está movilizada"

El presidente francés, Emmanuel Macron, mantiene su compromiso de la reconstrucción de la catedral Notre Dame de París para que pueda reabrir al público en 2024, dos años después del incendio que estuvo a punto de destruirla. El jefe del Estado, que ha visitado este jueves por la mañana la catedral para marcar ese segundo aniversario del incendio, dice sentirse orgulloso por unas obras con las que "Francia entera está movilizada".

En una entrevista publicada este jueves en Le Parisien en el segundo aniversario del siniestro, Macron insiste en que "el compromiso de 2024 se cumplirá. Se cumplirán los cinco años. Lo que me importa es que se pueda respetar la planificación de las obras, con todo el respeto para los arquitectos y los oficios de arte".

"Todo el mundo está seguro ahora de que lo conseguiremos para 2024", repite en respuesta a los que dudan de que se puedan cumplir los plazos por la marcha de las obras ante los problemas que ha planteado su programación sobre todo por la crisis del COVID-19.

El jefe del Estado, que ha visitado  la catedral para marcar ese segundo aniversario del incendio, dice sentirse orgulloso por unas obras con las que "Francia entera está movilizada".

"Tenemos profesionales extraordinarios", "empresas de toda Francia" e incluso "se ha movilizado el bosque de Francia", señala en alusión a los robles que ya se han marcado para ser talados y utilizados en la reparación de la estructura de la techumbre de Notre Dame dañada por el fuego.

No todo estará terminado en 2024

El responsable de las labores de reconstrucción, el general Jean-Louis Georgelin, precisa por su parte este jueves que las obras de restauración empezarán "a finales de este año", una vez terminado el trabajo de consolidación en verano, y asume el objetivo de reabrir la catedral en 2024 para las visitas y para los oficios religiosos.

"Eso no significará -puntualiza Georgelin en una entrevista a la emisora France Inter- que todo estará terminado", ya que el trabajo tendrá que continuar.

Así, aunque en el interior se habrá "prácticamente terminado" todo para 2024, y por ejemplo se habrá montado de nuevo el gran órgano -que necesitará seis meses para ser afinado- no se habrá finalizado la restauración de las capillas.

El general, en cualquier caso, relativiza eso recordando que "la primera piedra de Notre Dame se puso en el año 1163. La catedral está en obras desde 1163".