La Eurocámara da el primer paso para la ratificación del acuerdo post Brexit pese a incumplimientos de Londres

Las comisiones de Comercio Internacional y de Asuntos Exteriores del Parlamento europeo han dado este jueves su visto bueno a la ratificación del nuevo marco de relaciones entre la Unión Europea y Reino Unido, cuyas disposiciones se aplican de manera provisional desde enero y hasta finales de este mes.

El paso definitivo, sin embargo, depende de que el pleno de la Eurocámara dé también su aprobación a la ratificación del pacto post Brexit, un punto que los eurodiputados se resisten a incluir en la agenda de su próxima sesión plenaria, en la última semana de abril, por los incumplimientos de parte británica del acuerdo previo de divorcio. La Eurocámara insiste en que el cumplimiento del acuerdo del Brexit es una precondición necesaria para someter a votación el nuevo pacto.

La recomendación al pleno de dar luz verde a la ratificación del Tratado ha salido adelante con el voto a favor de 108 eurodiputados, uno en contra y cuatro abstenciones.

"Aún así, todos los avances realizados podrían quedar reducidos a la nada si Reino Unido sigue violando unilateralmente el acuerdo de retirada y el protocolo para Irlanda del Norte", ha avisado uno de los ponentes, el socialista austríaco Andreas Schieder.

El eurodiputado ha señalado que los eurodiputados esperan "con impaciencia" un plan "realista" para la puesta en marcha del protocolo, al tiempo que advierte de que quieren ser parte del desarrollo y control del acuerdo post Brexit.

"El acuerdo comercial y de cooperación, tan imperfecto como sea, ha permitido evitar los peores efectos (de la ruptura)", ha considerado, por su parte, el otro ponente, el luxemburgués conservador Christophe Hansen.

Bruselas inició en marzo acciones legales contra Reino Unido por aplazar de manera unilateral la aplicación del protocolo para Irlanda e Irlanda del Norte, un convenio negociado como parte del acuerdo del Brexit para proteger los Acuerdos de Paz en el Úlster y evitar la vuelta a fronteras con presencia policial.

Entonces el Ejecutivo comunitario dio un mes de plazo al Gobierno de Boris Johnson para responder a la carta de emplazamiento con la que inició el procedimiento de infracción, pero Londres ha dicho que se tomará un mes más para contestar con sus argumentos.

Esta situación complica el calendario previsto para la entrada en vigor definitiva del acuerdo que sienta las bases de la relación futura, ya que para prorrogar de nuevo la aplicación provisional que expira el 30 de abril sería necesario que lo aceptaran las dos partes.