La CDU y su socio bávaro no consiguen consensuar un candidato para suceder a Merkel

La Unión Cristiano Demócrata (CDU) de Alemania y su socio bávaro, la Unión Social Cristiana (CSU), no han logrado en las últimas horas ponerse de acuerdo para designar a un candidato común a la cancillería, por lo que sigue abierta la pugna entre Armin Laschet y Markus Soeder.

Laschet, jefe del Gobierno de Renania del Norte-Westfalia, fue proclamado el lunes por parte de la CDU, mientras que Soeder, responsable administrativo de Baviera, recibió un respaldo similar en el seno de la CSU y ahora reivindica su mejor imagen en los sondeos para dar el salto a Berlín.

El fin de la etapa de Angela Merkel como canciller después de más de 15 años ha obligado a los dos socios a reexaminar su futuro en común de cara a septiembre, cuando se celebrarán unas parlamentarias en las que el bloque conservador figura de nuevo como favorito.

Soeder recibió el martes un amplio respaldo del grupo parlamentario y, aunque las dos partes aún ven factible llegar a un consenso, el ministro del Interior, Horst Seehofer, ha admitido este miércoles que no está claro "como irá todo".

"Estoy muy afectado por esta situación difícil entre la CDU y la CSU", ha reconocido en declaraciones al periódico 'Augsburnger Allgemeine'.

Por su parte, Laschet ha recibido el respaldo de un peso pesado de la CDU como Friedrich Merz, antiguo líder del bloque parlamentario y que llegó a aspirar al liderazgo del partido. Merz ha afirmado que estará junto a Laschet "hasta en los días difíciles, cuando el viento sopla en contra".

Un sondeo de Civey para el 'Augsburger Allgemeine' sitúa a Soeder como la opción favorita de la ciudadanía, con un nivel de apoyo del 58 por ciento, frente al 30 por ciento que apuesta por Soeder y el 12 por ciento que no tiene clara su elección.