El parón en la llegada de las dosis de Janssen deja en el limbo la vacunación para personas de entre 70 y 79 años

Gobierno y comunidades analizan el retraso de Janssen mientras se conoce que la UE no renovará contrato con AstraZeneca y J&J

Mientras los gobiernos europeos esperan una valoración de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) para administrar la vacuna de Janssen, en España el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas analizan esta tarde el retraso en la esperada llegada del suero de Johnson & Johnson, que Estados Unidos ha recomendado suspender cautelarmente tras la detección de casos de trombos. Estos problemas detectados por Janssen paralizan la esperada vacuna monodosis y deja en el limbo la vacunación para las personas de entre 70 y 79 años en España.

El Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas analizarán esta tarde este retraso de la esperada vacuna monodosis de Janssen. Este miércoles estaba prevista la llegada de las primeras 300.000 dosis del ansiado suero de la farmacéutica Johnson & Johnson para comenzar a administrársela a personas de entre 70 y 79 años y agilizar así el proceso de vacunación, pero la decisión de las autoridades estadounidenses ha supuesto un retraso de su aterrizaje en Europa y ha dejado en suspenso la vacunación para estas personas.

En concreto, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) y la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) recomendaron "una pausa" por "cautela" después de haberse detectado 6 casos de un tipo de coágulo sanguíneo "raro y grave" entre más de 6,8 millones de dosis administradas.

Así, y tras la decisión de la compañía de posponer su entrega en Europa, el Ministerio tuvo que comunicar este martes a las comunidades que finalmente ese reparto no se iba a producir. España esperaba contar hasta junio con un total de 5,5 millones de dosis de Janssen.

La opción voluntaria de AstraZeneca

Mientras se dilucida el impacto de este retraso, varias comunidades propondrán ofrecer AstraZeneca a los menores de 60 años que quieran ponérsela de forma voluntaria firmando un consentimiento, solución por la que abogan Madrid o Andalucía.

La petición llega solo una semana después de haber aprobado, con la oposición de Madrid y la abstención de Cauta y el País Vasco, dejar de administrarla a los menores de 60 una vez la EMA confirmó un "posible vínculo" de esta vacuna con varios episodios raros y muy poco frecuentes de trombosis asociados a trombocitopenia (bajada de plaquetas) aparecidos en algunos países europeos.

Doce de ellos han sido detectados en España, donde más de 2,5 millones de personas han recibido un primer pinchazo de AstraZeneca, la mayoría por debajo de 60 años, ya que en un principio se destinó a trabajadores esenciales de entre 18 y 65 años.

La paralización de la vacunación con el suero anglosueco ha dejado en el limbo su segunda dosis; para ellos, Sanidad estudia dejarles con la pauta incompleta o mezclarla con Pfizer y Moderna, según avanzó la ministra Carolina Darias. Aunque puede haber más opciones, como la de aplazar las 12 semanas entre dosis que marca de pauta su ficha técnica.

En este sentido, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón apuntó que hay datos de que la persistencia de anticuerpos que genera la primera dosis de AstraZeneca -que por sí sola tiene una eficacia de alrededor el 70 %- se mantendría varios meses, "4 ó 5 como mínimo", por lo que "tenemos margen para poder valorar con detalle cuál sería la mejor opción".

Ante la nueva incertidumbre que abre el retraso de Janssen, Ministerio y comunidades también hablarán de la posibilidad de espaciar la pauta de Pfizer y Moderna con el objetivo de acelerar la vacunación de cara al verano, tal y como plantearán Andalucía y Cataluña.

Bruselas no renovará con AstraZeneca y Johnson & Johnson

Mientras, este miércoles se ha conocido que Bruselas no renovará los contratos para la compra de vacunas de la farmacéutica anglo-sueca AstraZeneca y la estadounidense Johnson & Johnson, después de los supuestos efectos secundarios que han causado..

Según informa el diario italiano La Stampa, que cita una fuente del ministerio italiano de Sanidad, "la Comisión Europea, de acuerdo con los líderes de muchos países, ha decidido que al vencimiento de los contratos vigentes para el año en curso, aquellos con empresas que producen vacunas de vectores virales no serán renovados".

El objetivo, explica el diario, es centrarse en los sueros de ARN mensajero, que transporta las instrucciones para la producción de la proteína Spike utilizada por el coronavirus, lo que permite que el cuerpo produzca anticuerpos específicos y se inmunice a sí mismo y que utilizan las casas Pfizer y Moderna, que hasta ahora han dado más seguridad y "también en el frente contractual". De esta manera, añaden, también quedaría penalizada la vacuna que se está desarrollando en Italia, ReiThera, que se encuentra en fase de prueba.

Además, la Unión Europea ha llegado a un acuerdo con BioNTech y Pfizer para adelantar al segundo trimestre de este año la entrega a los Estados miembros de 50 millones de dosis de su vacuna contra el COVID-19 cuya distribución estaba prevista para los últimos tres meses del año. De esta forma, el suministro de estas dos compañías al bloque entre abril y junio asciende a 250 millones de dosis, desde los 200 millones contemplados hasta ahora. La UE reacciona de esta forma a la suspensión de las entregas por parte de Janssen y los problemas de producción que desde el inicio de la campaña ha experimentado AstraZeneca.

Von der Leyen, ha agradecido a Pfizer y BioNTech el esfuerzo y ha remarcado que ambas compañías con "socios fiables", ha confirmado además que Bruselas está negociando con ellas para concluir una nueva compra de su vacuna contra el COVID-19 para cubrir futuras necesidades del bloque. En concreto, la UE quiere adquirir otras 1.800 millones de dosis que recibiría en 2022 y 2023 y con las que pretende cubrir la posibilidad de que sean necesarias nuevas inyecciones para "reforzar y prolongar la inmunidad", así como para contener nuevas variantes del virus que puedan surgir.