El mundo de la cultura en Italia estalla ante la apertura solo para el fútbol

Sigue sin haber en el país transalpino fecha para la reapertura de teatros, cines o conciertos

El mundo de la cultura expresó este miércoles su indignación por la decisión del Gobierno de Italia de abrir parcialmente al público el estadio Olímpico de Roma para algunos partidos en la fase de clasificación para la Eurocopa de fútbol a partir del 11 de junio, mientras que no hay fecha para la reapertura de teatros, cines o conciertos.

"Está claro que estamos ante una farsa. Se está discutiendo de estrictos protocolos sobre los que debe expresarse el Comité Científico Técnico (CTS) para permitir eventos musicales con un millar de personas al aire libre este verano y, al mismo tiempo, se aprueba un plan de acceso de más de 16.000 personas al estadio Olímpico de fútbol", se lamentó el consejero delegado de la Federación de la Industria Musical Italiana (Fimi), Enzo Mazza, en los medios italianos.

El Gobierno italiano aprobó este martes la posibilidad de que se abra el estadio Olímpico de Roma al público con un 25 % de su aforo, lo que supone que podrán asistir en total cerca de 16.000 personas a los tres partidos de la selección italiana de fútbol que le quedan por disputar en la fase de grupos de la Eurocopa.

El consejero delegado de Fimi afirmó que "los artistas y profesionales no deben aceptar una discriminación de esta magnitud" y que "debe abrirse inmediatamente una mesa de diálogo para obtener al menos un tratamiento equivalente".

"Si es posible que entren en un estadio 16.000 personas para el fútbol, ​​también debe serlo para un concierto. Es una cuestión de principios, al mundo de la cultura no se le puede tratar así", añadió.

Mientras tanto, en varios puntos de Italia los trabajadores han ocupado varios teatros como Il Piccolo en Milán o el Globe Theatre de Roma para pedir su reapertura ante la grave crisis económica que están viviendo tras varios meses cerrados por la pandemia

El ministro de Cultura, Dario Franceschini, explicó este miércoles ante la Cámara de Diputados que ha enviado al comité científico que asesora a al Gobierno una propuesta para que los locales puedan acoger hasta a un 50 % de su aforo, con un máximo de 500 espectadores en salas cerradas y 1.000 al aire libre.

La actual normativa establece que los cines y teatros pueden abrir solo si se encuentran en una región de riesgo leve (amarilla), con estrictos protocolos de seguridad y un aforo reducido al 20 % del total, con un máximo de 200 personas bajo techo y 400 al aire libre.

Franceschini aseguró que ha pedido al comité científico que si se reabren los estadios para el fútbol, estas instalaciones también deberán abrir para otros eventos: "Es evidente que no puede haber diferencias (...) Las reglas deben ser iguales para todos", apuntó.

El ministro apostó por los eventos al aire libre en los próximos meses de primavera y verano en Italia: "Tenemos la gran posibilidad de ir ampliando un poco las reglas de seguridad y de los números para tener una temporada al abierto", señaló.

El Ministerio estudia la organización experimental de grandes eventos, incluso con 5.000 espectadores siempre y cuando se tomen precauciones adicionales, basándose en el modelo del concierto del grupo español Love of Lesbian que se celebró el pasado 27 de marzo en Barcelona con 5.000 espectadores, todos sometidos previamente a un test del coronavirus,

"Según nuestros análisis, creemos que podemos trabajar al 65 % de la capacidad", apuntó por su parte Vincenzo Spera, presidente de Assomusica, asociación de los productores y organizadores de espectáculos musicales.