Arrimadas afirma que nunca habló de cargos con Casado y avisa: "Cs no está en venta"

"Nosotros nunca hemos hablado de cargos. Y aunque me lo hubiera dicho, Ciudadanos no está en venta y yo no me vendo por un cargo. No entiendo por qué está diciendo esto el señor Casado", asegura

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha afirmado este martes que nunca ha hablado de cargos con el líder del PP, Pablo Casado, y ha avisado a este partido de que "Cs no está en venta", después de que los 'populares' revelaran que el verano pasado ofrecieron que la dirección de la formación naranja se integrara en la del PP y que Arrimadas se convirtiera en la portavoz en el Congreso.

"Nosotros nunca hemos hablado de cargos. Y aunque me lo hubiera dicho, Ciudadanos no está en venta y yo no me vendo por un cargo. No entiendo por qué está diciendo esto el señor Casado", ha respondido Arrimadas, en una entrevista en RNE, cuando le han preguntado si hablaron de esa oferta a la que se refieren los 'populares'.

Sobre si se analizó la posible integración de Cs en el PP, ha dicho: "Nosotros hemos habado de muchas cosas y yo le ofrecí ir juntos en Cataluña como una coalición electoral, la misma fórmula que en Euskadi, y no quisieron".

Arrimadas considera que si el PP se negó a formar una alianza con su partido en Cataluña para "sumar esfuerzos frente al nacionalismo" ante los comicios del pasado 14 de febrero, es "evidente" que no tenía "ninguna intención de sumar en ningún otro sitio".

Ciudadanos es un partido independiente

Ha reiterado que Ciudadanos "es un partido independiente" que se define como "liberal, de centro y limpio" y que tiene "muchas diferencias con el PP". Por ejemplo, que no está dispuesto a "repartirse a los jueces" con otras formaciones políticas, defiende una regulación garantista de la eutanasia, combate "el clientelismo", quiere "luchar contra el nacionalismo, no pactar con él" y apuesta por "llegar a acuerdos entre diferentes".

A pesar de ello, "nunca he tenido problema" para plantear alianzas electorales "en Cataluña o en Euskadi, en los momentos importantes y en los lugares difíciles", ha añadido, aunque ha aclarado que "una cosa es sumar con una coalición y otra cosa es que (el PP) pueda comprar un partido ofreciendo un cargo". "Eso es lo que han hecho en Murcia con los tránsfugas y lo que no van a conseguir", ha subrayado.

Desde su punto de vista, hay líderes en el PSOE y el PP que viven en una "burbuja" porque nunca han trabajado fuera de la política y por eso "están obsesionados con los cargos" y los ofrecen como contrapartida. "Pero a mí lo que me importa son los proyectos y los ciudadanos", ha insistido, abogando por hablar menos de "carguitos" y de "pugnas de partido" y centrarse en "las cosas de comer".

Tras recordar que ella sí trabajó en empresas antes de meterse en política, Arrimadas ha manifestado: "Para mí, lo más importante es que mientras estemos en política seamos útiles, hagamos las cosas bien y que nuestro paso por esta etapa sea fructífero para el país. No me preocupa nada más, ni mis cargos, ni voy a hacer nada malo para España por defender a mi partido. Eso lo harán otros".

Refiriéndose a la afirmación de Casado de que no pudo "ser más generoso con Ciudadanos" en sus ofrecimientos para pactar una convergencia entre ambos partidos, la líder de la formación naranja ha admitido que "lo cómodo es olvidarte de tus principios y aceptar un cargo".