La cuarta ola del COVID coge impulso en Cataluña y lleva las UCI al límite

Cataluña nota ya los efectos de la apertura de la Semana Santa y afronta una cuarta ola de COVID que coge impulso con rapidez, con unas UCI al límite que albergan ya 515 ingresados críticos y no paran de crecer, lo que conducirá a una desprogramación de actividad no COVID.

La velocidad de propagación del virus (Rt) se ha disparado y este lunes vuelve a superar el 1, con 1,03, doce centésimas más que la víspera, lo que indica que la epidemia vuelve a crecer y que cada 100 infectados contagian a una media de 103 personas.

Según los datos actualizados este lunes por el Departamento de Salud, el número de enfermos de COVID hospitalizados también crece hasta los 1.723, doce más que el día anterior, de los que 515 están en la UCI, dos más que la víspera, mientras que el riesgo de rebrote (EPG), que mide el crecimiento potencial de la epidemia, sube hasta los 257 puntos, un total de 31 más que ayer.

Esta semana será clave para determinar el alcance de la cuarta ola, el impacto en la desprogramación y la necesidad de ampliar las restricciones para poder controlar el virus.

La presión es muy elevada en el Hospital Universitario Arnau de Vilanova y el Santa Maria de Lleida, que suman a día de hoy un total de 36 pacientes en estado crítico ingresados en las UCI por COVID, lo que ha llevado ya a habilitar dos espacios nuevos para atender a críticos y a reprogramar intervenciones quirúrgicas no urgentes para disponer de más personal sanitario.

Los otros grandes hospitales de Cataluña aún no desprograman, pero se verán forzados a cancelar algunas cirugías no urgentes si continúa este ritmo de crecimiento, como ya ocurrió en las anteriores olas.

En declaraciones a Catalunya Ràdio, el jefe de Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital Clínic, Antoni Trilla, ha indicado que en este centro barcelonés están "muy cerca" de no disponer de más espacios para ampliar la UCI, cuando aún prevén "semanas de crecimiento" de pacientes, por lo que están valorando abrir nuevas salas: "Hay capacidad de respuesta, pero a expensas de dejar de hacer otros procedimientos", ha avisado.

En el Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona (Barcelona), en una semana los pacientes en la UCI han aumentado un 15 %, pasando de 33 a 38, por lo que el servicio está "al límite", si bien de momento no se ha desprogramado actividad no covid para esta semana, explican a Efe fuentes del centro sanitario.

Según los protocolos del Departamento de Salud, a partir de los 500 ingresados solo por covid puede comenzar a producirse desprogramación de actividad no relacionada con el coronavirus de forma generalizada, aunque los hospitales se han organizado en clústers territoriales para tener una mayor capacidad de operar con las UCI llenas y retrasar así la cancelación de otros procedimientos.

En medio de esta situación crítica en los hospitales, la gran esperanza es la vacunación, que reduce al menos en un 60 % la mortalidad -según el grupo de biología computacional BIOCOMSM- y que sigue avanzando en Cataluña, aunque con un frenazo el fin de semana: este pasado domingo solo se administraron 1.496 dosis.

El ritmo se acelerará esta semana, en la que está previsto avanzar en la franja de edad de 70 a 79 años (15,5% tienen la primera dosis) con el nuevo impulso que ofrecerá la llegada del suero de Janssen, que se sumará a las tres ya vigentes (Pfizer, AstraZeneca y Moderna).

El número de fallecidos por COVID en Cataluña desde el inicio de la pandemia es de 21.552, de los que 13 han sido notificados en las últimas 24 horas, mientras que en los últimos 7 días han fallecido en la comunidad 151 personas por la infección, una media de 21 al día, con un repunte en los últimos días.