La OMS advierte de que todavía no hay datos para recomendar la combinación de vacunas

Asegura que no hay evidencia científica de que se pueda administrar una dosis de una vacuna y una segunda de otra

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo este viernes de que todavía no hay datos suficientes que permitan recomendar la utilización de dos vacunas distintas contra la covid-19 para cubrir la primera y segunda dosis requeridas, al comentar una decisión tomada por Francia en este sentido.

Las autoridades francesas han anunciado que se inyectará una segunda dosis de las vacunas de Pfizer o de Moderna (ambas utilizan la tecnología de ARN mensajero) a los pacientes menores de 55 años que han recibido una primera de AstraZeneca. Esto concuerda con la decisión de no inyectar con esta última vacuna a ese grupo de edad por el riesgo de sufrir trombos.

"No hay datos adecuados como para decir que esto es algo que se puede hacer, así que en estos momentos no podemos recomendar la combinación de vacunas", comentó a la prensa la portavoz de la OMS, Margaret Harris.

Agregó que esta cuestión está en estudio, conforme a la sugerencia que hizo el grupo de expertos que asesora a la OMS en el terreno de la inmunización.

Harris también dijo que la OMS sigue revisando los datos presentados por los productores de las vacunas CanSino y Sinopharms (China) y Sputnik (Rusia) con las dos primeras que están en una fase más avanzada.

De acuerdo al ritmo al que se está avanzando en el análisis de los datos, indicó que se espera que las decisiones sobre cada una de esas vacunas se emitan a finales de este mes.

La OMS no logra el objetivo

El objetivo de lograr que en los primeros cien días de 2021 se iniciara la vacunación en todos los países del mundo, que se había fijado la Organización Mundial de la Salud, no se ha conseguido, pues 14 de los 220 países y economías del planeta aún no han comenzado la inmunización, reconoció  la OMS.

"Algunos de ellos no han solicitado vacunas, otros aún no están preparados, y otros planean empezar en las próximas semanas o meses", señaló en rueda de prensa el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, un día antes de que se cumpla el plazo de cien días que había fijado el organismo.

Tedros señaló que 194 países y economías sí han empezado la vacunación, y otros 12 empezarán a vacunar próximamente, pues acaban de recibir las primeras dosis o llegarán en los próximos días.

El director general subrayó que la OMS esperaba distribuir a través de su programa COVAX 100 millones de dosis en el mes de marzo a todo el mundo (principalmente países en desarrollo), pero finalmente sólo ha conseguido en las primeras seis semanas de operación el envío de 38 millones.

Este retraso se debe, como explicó el jueves la propia OMS, a que las principales farmacéuticas asociadas a COVAX (AstraZeneca, Pfizer-BioNTech, y el Instituto Serum de India) están optimizando sus procesos de producción en la fase inicial del lanzamiento.

En el caso del Instituto Serum de India, además, el retraso se debe a que ese país sufre una grave segunda ola de la pandemia, lo que ha llevado a las autoridades nacionales a aumentar el ritmo de vacunación, y ello ha reducido las dosis destinadas a la exportación.

Tedros afirmó que la vacunación sigue siendo aún muy desigual en el mundo, ya que de los más de 700 millones de dosis administradas en el planeta a día de hoy un 87 por ciento se han inoculado en países de ingresos medios o altos.

"En los países de ingresos altos, como media, una de cada cuatro personas ya ha sido vacunada, mientras que en las naciones pobres sólo se ha inmunizado a una de cada 500", ilustró el experto etíope.

Tedros enfatizó que los acuerdos y donaciones bilaterales que algunos países optan por hacer al margen del programa COVAX "amenazan con aumentar la desigualdad en la vacunación" y aseguró que la escasez de dosis "aviva el nacionalismo y el uso de las vacunas con fines diplomáticos".

El programa COVAX tiene el objetivo de distribuir 2.000 millones de dosis este año en todo el mundo, un 80 por cien de ellas en países en desarrollo.

"Para ello necesitamos el continuo apoyo de gobiernos y fabricantes, porque cada vez que un acuerdo bilateral se consigue sin pasar por COVAX eso supone menos dosis para el programa", agregó el director ejecutivo de la Alianza para las Vacunas GAVI, Seth Berkley.

El estadounidense expresó su confianza en que los actuales problemas de abastecimiento de COVAX se resuelvan en la segunda mitad del año "y podamos beneficiarnos del aumento de la capacidad de producción".