Sanidad y CCAA pactan ampliar el límite de edad de vacunados con AstraZeneca hasta los 69 años

El Ministerio de Sanidad y las comunidades han acordado este jueves que, una vez se concluya la vacunación con AstraZeneca a las personas de entre 60 y 65 años ahora en marcha, se prosiga con las del grupo de 66 a 69, aunque en su caso también podrán ser inmunizados con los otros sueros disponibles.

La Comisión de Salud Pública ha decidido además en su reunión de esta tarde posponer la vacunación de los menores de 60 años que estaban priorizados en la estrategia para recibir el preparado de la Universidad de Oxford pero que aún no hayan recibido el primer pinchazo.

Para los que sí, los técnicos del Ministerio de Sanidad y de las comunidades comunicarán próximamente su decisión sobre la segunda dosis "según se vaya actualizando y ampliando la evidencia científica, las evaluaciones de la EMA y en comunicación con otros países de la UE".

Vaxzevria (nombre comercial de la vacuna de AstraZeneca) empezó a administrarse en febrero a una parte de personal esencial -docentes, policías, guardias civiles o bomberos, entre otros-, en un principio menores de 55 años y después de 65 tras ampliar el límite, junto a población general por debajo de esa edad.

Este jueves, y tras desaconsejar el miércoles el uso de AstraZeneca en menores de 60 años tras el dictamen de la EMA sobre varios casos raros de trombos, la Comisión ha decidido "continuar vacunando con AstraZeneca al grupo 60-65 años que ya está vacunándose actualmente". Y que "el siguiente grupo a vacunar con AstraZeneca sea el de 66 a 69 años (5C), con el objetivo de completar cuanto antes la vacunación de la población más vulnerable al COVID-19, se podrán utilizar otras vacunas en función de la disponibilidad".

De esta forma, las personas de entre 66 y 69 años podrán ser vacunadas con cualquiera de los sueros ahora disponibles y también el de Janssen, cuya primera entrega se espera para mediados de este mes.

La quinta y última actualización de la estrategia publicada hace una semana dedica para todo el grupo 5 de la estrategia (el A, formado por mayores de 80; el B, por personas de 70 a 79, y el C) las vacunas de ARN mensajero de Pfizer y Moderna y la de Janssen, compuesta, como la de AstraZeneca, por un adenovirus.

El objetivo de los 33 millones de vacunados

Esta mañana, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha dicho este jueves que se mantiene el objetivo de tener vacunados a 33 millones de españoles a finales de agosto tras el acuerdo del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud de este miércoles de paralizar la vacunación de AstraZeneca a menores de 60 años. Carolina Darias ha realizado estas manifestaciones a los periodistas tras visitar junto con la ministra de Defensa, Margarita Robles, la base aérea de Getafe (Madrid) para agradecer la participación de las Fuerzas Armadas en el transporte de vacunas desde la península hasta Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla.

Ha sido preguntada por la decisión adoptada este miércoles en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud de paralizar la vacunación con AstraZeneca a los menores de 60 años, dejando en el aire lo que ocurrirá con los que ya han recibido una dosis con esta vacuna, para los que se barajan dos opciones: no completar la pauta o recibir otro suero.

Darias ha comentado que "es una decisión acertada y en línea con los principales países de nuestro entorno europeo como Francia, Alemania, Bélgica, países nórdicos e Italia". Ha aclarado que "se trata de maximizar los beneficios de la vacuna y reorientarla a aquellos grupos en los que por sus características se obtenga la máxima seguridad y protección".

"En relación a la segunda dosis, tranquilidad, tenemos tiempo pues hasta principios de mayo no se producirá el intervalo entre la primera y la segunda y estamos trabajando y valorando varias posibilidades", ha señalado la titular de Sanidad. Al respecto ha explicado que una de las opciones es "que la propia ficha técnica de la vacuna establezca que una sola dosis tiene una eficacia del 70 por ciento".

"Otra es que puesto que la decisión es no vacunar a menores de 60 años sería la posibilidad -si lo avalan los estudios científicos- de poder administrar una segunda vacuna de otro tipo de plataforma", ha añadido.

Por tanto ha señalado que se trata de "una nueva actualización a raíz del dictamen de la Agencia Europea del Medicamento" sobre AstraZeneca.

Darias ha destacado que "la próxima semana tendremos más personas con pauta completa vacunada que número de personas de contagio notificado".

"En la primera semana de mayo serán cinco millones los españoles vacunados, en la primera semana de junio serán diez, en la segunda quincena de junio serán quince y en la segunda quincena de julio serán veinticinco hasta llegar a final de agosto con esos 33 millones de españoles vacunados", ha recalcado. Y ha asegurado que "cualquier ciudadano de este país que quiera vacunarse va a contar con la vacunación".

Ha mantenido que se está cumpliendo la hoja de ruta de "una estrategia planificada y compartida con la Unión Europea y con las comunidades autónomas, y que tiene un ritmo de vacunación que se va acelerando más".

La ministra ha destacado la fortaleza del sistema nacional de salud y ha puesto como ejemplo la pasada campaña de la gripe en la que en ocho semanas "se consiguió vacunar a catorce millones de españoles".

Críticas a los vaivenes con AstraZeneca

Para Darias, la del miércoles fue "una decisión acertada y en línea con los principales países de nuestro entorno europeo como Francia, Alemania, Bélgica, países nórdicos e Italia" y busca "maximizar los beneficios de la vacuna y reorientarla a aquellos grupos en los que por sus características se obtenga la máxima seguridad y protección".

Pero el líder del PP, Pablo Casado, la ha criticado: "No se puede interrumpir campañas de vacunación", ha advertido para cargar contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por no dar la cara.

También la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, quien ha considerado que "no se puede ir dando palos de ciego ni creando inseguridad constantemente", cambiando "de criterio otra vez" y "a mitad de la partida cuando tantísima gente está ya vacunada".

Y el de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha pedido disculpas a la ciudadanía por los "vaivenes e informaciones contradictorias" sobre la vacuna y ha lamentado "profundamente" estos cambios.

Desde Castilla y León, que el miércoles suspendió la vacunación con AstraZeneca antes de conocer el dictamen de la EMA, su vicepresidente, Francisco Igea, ha pedido "disculpas" a los cerca de 8.000 ciudadanos que ayer sufrieron estas "molestias", pero ha defendido que acertaron al tomar esa iniciativa y la ha achacado a la "no decisión" del Gobierno central.

Mientras, Euskadi se abstuvo en el Consejo Interterritorial de Salud porque no se tuvo en consideración el consejo de la EMA de seguir inoculándola ni "esperó a la recomendación de la Comisión de Salud Pública", según su departamento de Salud.