Las empresas del gran consumo piden que se vacune a sus 2,3 millones de empleados

Alemania, Bélgica, Francia o Rusia son algunos de los países que "ya han declarado a este sector como prioritario en sus vacunaciones"

La cadena de valor del gran consumo (desde el sector cooperativo a la industria y a la distribución) ha pedido al Gobierno y a las comunidades autónomas priorizar ya la vacunación de sus 2,3 millones de empleados con puestos de trabajo esenciales y presenciales.

A juicio de sus representantes, una vez vacunada la población mayor y de riesgo, y ante el nuevo plan de vacunación masiva presentado por el Gobierno por franjas de edades, es el momento de dar prioridad a este colectivo.

Así lo han manifestado en una comparecencia conjunta la patronal de la industria alimentaria (FIAB), las asociaciones de la distribución (Anged, Asedas y Aces) y del gran consumo (Aecoc) y Cooperativas Agro-alimentarias de España.

Por el momento, este plan que han presentado a las administraciones no incluye facilitar medios en sus instalaciones para la vacunación de la población general, como está ocurriendo en Estados Unidos.

Su propuesta es que la vacunación se realice a través de tres vías: las mutuas colaboradoras con la Seguridad Social, los servicios médicos propios de las empresas que los tengan o la contratación de profesionales que suministren las dosis.

Para el director general de Aecoc, José María Bonmatí, es el momento de que ese "carácter" esencial que se le dio al sector "se ponga de manifiesto nuevamente" en los planes de vacunación.

Hay que poner "todos los medios" para que eso sea así con el objetivo de "acelerar" el proceso, ha afirmado en su intervención, tras recordar que en el gran consumo hay un "nivel de presencialidad" de los trabajadores "muy alto" que "lo hace todavía más relevante": vacunarlos "no es un tema de privilegios", sino de "lógica".

Por otro lado y respecto a la incidencia de coronavirus en los supermercados durante toda la pandemia, ha incidido en que las tiendas ofrecen experiencias de compra seguras.

Por su parte, el director general de FIAB, Mauricio García de Quevedo, ha subrayado su "total" disposición al Gobierno y a las autonomías para "colaborar" con este proceso.

En su opinión, el plan que proponen sirve para descargar los servicios públicos y aumentar a su vez el porcentaje de población vacunada.

Alemania, Bélgica, Francia o Rusia son algunos de los países que, según García de Quevedo, "ya han declarado a este sector como prioritario en sus vacunaciones".

El director general de la Asociación Española de Distribuidores de Autoservicio y Supermercados (Asedas), Ignacio García Magarzo, ha defendido que los trabajadores de la distribución "siguen siendo esenciales", "tienen que estar ahí, de modo presencial".

"Por eso pensamos que, en este momento que el acceso masivo a las vacunas está muy próximo" y, una vez suministrada a la población vulnerable y otros servicios esenciales, toca vacunar a "toda la cadena alimentaria", ha señalado.

La acción se debe hacer "rápido" y "todos a la vez", ha insistido: "Es urgente y cuanto antes debe estar claro ese calendario para los trabajadores de toda la cadena alimentaria".

El director general de la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged), Javier Millán-Astray, también es partidario de agilizar "al máximo y dar la mayor velocidad posible" a la vacunación.

Para Millán-Astray, es evidente que "cuanto antes" se acometa, "antes acabaremos con la crisis sanitaria y con la destrucción del tejido empresarial y de los puestos de trabajo".

Ha considerado "muy eficaz" el plan de colaboración "público-privada" que proponen, por la experiencia que tienen las mutuas o los servicios médicos de las empresas en campañas como la de la gripe.

El presidente de Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados (Aces), Aurelio del Pino, ha apuntado que una mayoría de compañías disponen de establecimientos y plataformas donde llevar a cabo la vacunación.

Del Pino ha detallado que esto permite "aliviar y contribuir notablemente" al hecho de que se haga "con las mejores condiciones" y con "capilaridad para que ninguno quede fuera".

"Sea cual sea el modelo escogido, necesitamos que los planes se hagan en coordinación con las empresas para adaptarlos a las circunstancias y tiempos de trabajo", ha planteado.

Finalmente, el director de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Agustín Herrero, ha expresado "toda" su disposición a colaborar para "acelerar estos procesos".

"Todos" son "conscientes" de que "acelerar la vacunación es acelerar la recuperación económica", ha asegurado.

Por ello, ha puesto los recursos de su entidad a disposición y ha afirmado que "las tareas del campo puedan ser consideradas también como esenciales a efectos de vacunación".