Johnson condena los altercados en Irlanda del Norte tras el incendio de un autobús con cócteles molotov en Belfast

La Asamblea de Stormont se reúne de urgencia para analizar la situación en la región tras varios días de creciente violencia

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, ha condenado este miércoles "las escenas de violencia" que se han vivido en los últimos días en Irlanda del Norte, que se ha repetido en la última jornada con el secuestro e incendio de un autobús por el lanzamiento de cócteles molotov, entre otras acciones.

A través de un mensaje en su cuenta de Twitter, se ha mostrado "profundamente preocupado por las escenas de violencia en Irlanda del Norte, especialmente los ataques contra la Policía que protege al público y las empresas, los ataques a un conductor de autobús y la agresión a un periodista". A lo que ha añadido que "la forma de resolver las diferencias es mediante el diálogo, no la violencia o la criminalidad".

El autobús que se ha incendiado este miércoles ha sido a raíz del lanzamiento de cócteles molotov en un cruce en Belfast, según ha informado la Policía, aunque no ha sido el único incidente de la jornada.

En los incidentes registrados el miércoles por la noche se lanzaron piedras contra las fuerzas de seguridad, mientras que un fotógrafo fue agredido en las inmediaciones mientras llevaba a cabo su trabajo.

También la primera ministra de Irlanda del Norte, Arlene Foster, condenó este ataque en Twitter, señalando que "no hay justificación para la violencia. Está mal y debe parar", para añadir que "esto no es una protesta. Esto es vandalismo e intento de asesinato".

"Estas acciones no representan el sindicalismo ni el lealismo", incidió Foster. El resto de miembros del gabinete, así como cargos de todo el espectro político, también han condenado la violencia y han urgido a detenerla.

En este contexto, la Asamblea de Stormont se reunirá este jueves por la mañana para celebrar un debate de urgencia tras varios días de violencia.