Alemania abre negociaciones bilaterales con Rusia para comprar la vacuna Sputnik V al margen de la UE

El Gobierno de Merkel precisa que las eventuales entregas de la vacuna rusa se harían una vez que la EMA la autorice

El motor de la UE por población y pujanza económica, Alemania, da el paso que hasta ahora sólo habían osado países de Europa del este como Hungría, República Checa o Eslovaquia: abre negociaciones bilaterales con Moscú la adquisición de la vacuna rusa Sputnik V, al margen del sistema de compras conjuntas diseñado por la Comisión Europea. El ministro de Sanidad alemán, Jens Spahn, precisó que las eventuales entregas de la vacuna rusa se harían una vez que la Agencia Europea del Medicamento haya emitido la correspondiente autorización. Justo este miércoles, el estado alemán de Baviera anunció que se ha reservado 2,5 millones de dosis de la vacuna rusa Sputnik V contra el coronavirus. Bruselas de momento ha asegurado que no negociará directamente con Moscú y España ha decidido seguir esa misma línea.

Spahn explicó en declaraciones a WDR que Rusia "debe suministrar datos" que conduzcan a la aprobación de la vacuna Sputnik por parte de la EMA. En ese sentido, agregó que explicó a sus homólogos de la Unión Europea en la reunión que mantuvieron este miércoles que Berlín está dispuesta a hablar "de manera bilateral" con Rusia y precisó que en primer lugar Moscú debería precisar qué cantidades de Sputnik podrían suministrarse.

Spahn indicó que, para que la vacuna rusa pudiera influir en el desarrollo de la campaña de vacunación en Alemania, las entregas de la Sputnik deberían producirse "en los próximos dos a cuatro o cinco meses" y declaró que espera de Rusia compromisos vinculantes sobre qué cantidades podrían llegar a Alemania.

Las declaraciones de Spahn se conocen después de que el miércoles el estado alemán de Baviera anunciara que firmará un preacuerdo para comprar 2,5 millones de dosis de la vacuna rusa, condicionado también a que las autoridades europeas aprueben su uso.

El primer ministro del Land, Markus Söder, indicó que ha habido ya una "prenegociación" con las autoridades rusas para recibir esos suministros, que quedan supeditados a las decisiones de la EMA.

"Se trata de una opción, insisto. Está supeditada a esa autorización", explicó Söder, líder de la Unión Socialcristiana de Baviera, partido hermanado con la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller Angela Merkel.

Bruselas no negociará, de momento, con Moscú

Algunos países de la UE han expresado su malestar por la tardanza de Bruselas a la hora de aprobar la vacuna rusa, algo que este jueves repitió el canciller austriaco, Sebastian Kurz.

Rusia espera la pronta llegada de una delegación de la EMA, que inició a principios de marzo el proceso de evaluación de Sputnik V, un paso que debería conducir a una licencia para su uso en territorio de la Unión Europea. La EMA confirmó esta semana que llevará a cabo "una inspección de buenas prácticas clínicas" sobre la forma en que se realizaron los ensayos en los voluntarios con Sputnik, ante la inquietud de que no se hubieran cumplido los estándares internacionales.

El Gobierno ruso expresó este jueves su confianza en que Bruselas apruebe "en breve" la vacuna rusa con el fin de crear en el continente europeo un espacio "que sea seguro para todos sus habitantes".

Pese a la futura autorización, la Comisión Europea ya ha asegurado que no suscribirá un contrato preliminar con Rusia respecto a las vacunas, lo que ha llevado a varios países a moverse para negociar directamente con Moscú, sobre todo por la errática gestión que está haciendo Bruselas con las vacunas y las dudas que ha generado la de AstraZeneca. De hecho, Estados miembros como Hungría ya la han adquirido por su propia cuenta y la están administrando a sus ciudadanos.

La Comisión Europea destacó no obstante este miércoles que las regiones de la UE pueden comprar vacunas que no forman parte de la estrategia comunitaria de inyecciones, como la Sputnik V rusa, en función del entramado institucional de cada Estado miembro.

Por el momento, la EMA ha autorizado el uso de cuatro vacunas en el club comunitario: la de Pfizer-BioNTech, Moderna, AstraZeneca y Janssen, farmacéuticas con las que la CE también ha sellado contratos.

Además, Bruselas ha cerrado contratos con los laboratorios Sanofi-GSK y con CureVac, aunque sus vacunas aún deben recibir el visto bueno de la Agencia Europea del Medicameto (EMA).

Hay que recordar que la Consejería madrileña de Sanidad, al margen del Gobierno de Pedro Sánchez, que no se ha movido al respecto, exploró con representantes de Sputnik V la posibilidad de facilitar un preacuerdo de compra beneficioso "para todo el Sistema Nacional de Salud", con el propósito de "ganar tiempo de negociación" una vez que la autorice la Agencia Europea del Medicamento. Esto provocó un nuevo enfrentamiento entre el Ejecutivo nacional y autonómico con acusaciones mutuas de "intromisión", del primero al segundo, y de "inacción", del lado contrario.

RELACIONADO