La crisis del coronavirus

Castilla y León suspende la vacunación con AstraZeneca y el Gobierno lo desautoriza

Carmen Calvo asegura que las decisiones de qué vacunas o con qué criterio "corresponden al Consejo Interterritorial de Salud"

La Consejería de Sanidad de Castilla y León ha comunicado este miércoles que suspende cautelarmente la vacunación contra el COVID-19 con viales de AstraZeneca hasta conocer el informe de seguridad que publicó este miércoles la Agencia Europea del Medicamento, lo que afecta a varias vacunaciones masivas previstas en la región.  En un comunicado, la Consejería de Sanidad ha explicado que la medida se adopta "en aplicación del principio de precaución que ha de regir la gestión de alarmas y riesgos en cualquier medicamento". Medida, que según aseguran varios medios de comunicación, estarían sopesando plantear otras Comunidades Autónomas y que desautoriza categóricamente el Gobierno central, como así ha asegurado la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, durante su visita a Extremadura.

Es una medida cautelar "a la espera de conocer el informe de seguridad que se prevé que elabore el Comité de Evaluación de Riesgos de Farmacovigilancia de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, según sus siglas en inglés), que se reúne este miércoles, y de las decisiones que, en relación con este tema, puedan adoptarse próximamente por órganos ejecutivos de la Unión Europea y del Sistema Nacional de Salud".

Por su parte, la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha asegurado que las decisiones de qué vacunas, con que criterio sanitario, a que tramos de edad y calendario se administran "corresponden al Consejo Interterritorial de Salud y está decidido, no le corresponde a ninguna comunidad autónoma, a su manera de entender o a su fórmula política de confrontar".

Así lo ha afirmado esta mañana en Mérida en una rueda de prensa conjunta con el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, tras asistir a una reunión del Consejo de Gobierno, preguntada sobre la decisión del Gobierno de Castilla y León de suspender cautelarmente la vacunación con AstraZeneca y de comunidades que estarían negociando la compra de nuevas vacunas.

"No está previsto que las comunidades autónomas ni nadie utilice criterios sanitarios o de carácter estrictamente técnico para hacer confrontación política a pesar de que algunos se empeñen", ha dicho Calvo, que ha añadido que "hay quien piensa que puede tomar decisiones que no garanticen la igualdad de todos los españoles".

Por su parte, Fernández Vara ha propuesto que "si alguna comunidad quiere comprar vacunas por su cuenta que se salga de la alianza de vacunas y, por tanto, no disponga de las demás".

Antepone la "seguridad" a las "molestias" por la suspensión

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha antepuesto la "seguridad del paciente" a las "molestias ocasionadas" por la suspensión cautelar de la vacunación con AstraZeneca en toda la Comunidad. "Sentimos las molestias ocasionadas a las personas citadas en el día de hoy, nuestro objetivo en todo momento es garantizar la seguridad de los ciudadanos en el proceso de vacunación", ha resumido Casado en un audio distribuido entre los medios de comunicación.

La consejera ha apelado a la norma ética médica de "no maleficencia" -'primum non nocere'-, aunque ha añadido que se trata de una decisión cautelar, a la espera de contar con "mayor información" de las autoridades sanitarias europeas.

La Consejería de Sanidad está a la espera del informe de seguridad del Comité de Evaluación de Riesgos de Farmacovigilancia de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, según sus siglas en inglés), que se reunió este miércoles, además de la posición común que Casado espera alcanzar en el seno del Consejo Interterritorial de Salud de esta tarde.

Casado ha detallado que "ante el uso de cualquier fármaco o vacuna siempre existen ciertos efectos adversos que no se demuestran hasta que estos se han comercializado y llevan tiempo en uso en una gran cantidad de casos", aunque ha añadido que "esto no quiere decir que no sean seguros ni que se retiren en muchas ocasiones solo que debe de ajustarse su indicación".

"No podemos correr el riesgo de mantener el uso de un fármaco a sabiendas de que existen dudas fehacientes sobre su indicación actual y arriesgarnos a que se den reacciones adversas por no ser cautos", ha concluido Casado en referencia al principio de precaución y seguridad.

La consejera ha remarcado que por el momento los efectos adversos son mínimos y ha defendido la posición de cautela "hasta conocer exactamente los grupos poblacionales en los que hay mayor seguridad para esta vacuna".

RELACIONADO