Cargas policiales, lanzamiento de objetos, varios heridos y detenidos en el mitin de Vox en la 'Plaza Roja' de Vallecas

Un total de 35 personas, entre ellas 21 policías nacionales, han resultado heridos este miércoles durante los disturbios ocurridos por la celebración de un mitin de precampaña electoral de Vox en Vallecas, donde parte de los manifestantes contrarios al acto han lanzado contra los asistentes botellas y otros objetos como adoquines. Los altercados han provocado opiniones encontradas entre los grupos políticos y mientras el PP y Ciudadanos se han solidarizado con Vox, Podemos ha culpado a su líder, Santiago Abascal, de ir a "provocar".

Los disturbios han comenzado con la llegada al acto de la candidata de Vox a las elecciones de la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, y el líder nacional del partido, Santiago Abascal, que ha responsabilizado al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, de los disturbios y ha dicho que "debe ir a prisión" por ello, ya que asegura que "no ha permitido a la policía cumplir con su trabajo".

Abascal y Monasterio han llegado con escolta policial al acto, donde han sido recibidos entre los abucheos de los manifestantes en contra, que han llegado a encender petardos y bengalas, y los aplausos de apoyo de los simpatizantes de la formación allí congregados.

"Dieciocho pasos hemos tenido que dar hasta acercarnos a esos miserables. Una botella me ha golpeado en la cara. Esto es lo que ha conseguido Sánchez ", ha señalado el líder de Vox. Asimismo, ha lamentado que varios simpatizantes de Vox ya hayan recibido golpes, pero ha aseverado que van a finalizar el acto "le pese a quien le pese".

El acto, previsto a las 19.30 horas, ha comenzado con algunos minutos de retraso en una plaza con un amplio dispositivo policial y llena de gente que no ha guardado las distancias de seguridad. Decenas de agentes de la Policía Nacional acordonaron la plaza y liberaron un acceso peatonal para facilitar la entrada de los miembros de Vox que asistieron al acto, entre los que figuran también el secretario general y portavoz en el Ayuntamiento de Madrid, Javier Ortega Smith, y la diputada Macarena Olana.

Además del intercambio de gritos, alguno de los congregados ha lanzado objetos que han superado el cordón policial y ha impactado contra algún miembro de Vox. La intervención de los antidisturbios ha sido contundente y ha llevado a carreras y a la dispersión de los congregados, que posteriormente han recuperado su posición.

Pasadas las 18.30 horas se han producido los primeros gritos de 'Aquí están los antifascistas' o 'Fuera fascistas de nuestros barrios' por parte de los vecinos ante la llegada al lugar del primer miembro de Vox, el portavoz en el Ayuntamiento de Madrid y secretario general de la formación, Javier Ortega Smith.

Centenares de vecinos habían rodeado la Plaza Roja de Vallecas frente a un cordón policial que impedía llegar hasta el lugar central de la misma donde se ubicaban los miembros y simpatizantes de Vox, a los que han recibido con gritos de 'Madrid será la tumba del fascismo' o 'Fuera fascistas de nuestros barrios'.  Por su parte, los simpatizantes de Vox han portado banderas y simbología con la enseña nacional y carteles en los que se podía leer 'barrios seguros'.

Tras bajar varias veces del atril con motivo de las interrupciones y para acercarse a los manifestantes en dos ocasiones, se han vivido momentos de tensión cuando los políticos se han dirigido hacia la multitud para recoger y mostrar objetos lanzados, entre ellos adoquines.

Monasterio, por su parte, ha reivindicado el papel de Vox frente a la "izquierda caviar" y ha subrayado que no les van a "amordazar". "Gracias por estar aquí, sois unos valientes y esos cobardes pensaban que no ibais a venir. Han fracaso igual que van a fracasar el día 4 porque son unos cobardes (...) Nosotros no tenemos miedo y no lo vamos a tener nunca", ha apostillado.

Progresivamente, los dirigentes de Vox han ido abandonando el lugar tras escuchar el himno de España y blindados por un cordón policial sobre las 20.30 horas y todavía con algunos manifestantes dispersos por la zona.

Tras la aparición de carteles contra Vox en Vallecas esta mañana, Vox ha denunciado ante la Junta Electoral Central y la Delegación del Gobierno de Madrid las llamadas a "boicotear" el acto, citando expresamente al colectivo 'Bukaneros, y ha pedido que se garantice su seguridad y derecho a realizar actividades políticas.

PP y Cs se solidarizan con Vox

Dirigentes del PP y de Ciudadanos se han solidarizado con Vox tras las agresiones sufridas por algunos de sus simpatizantes en el acto en Vallecas, mientras que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha culpado a Abascal de ir a "provocar".

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha mostrado en Twitter su apoyo a Abascal, a la Policía y a los periodistas, además de condenar "la violencia y el acoso contra cualquier partido democrático y contra la prensa", además también ha apuntado que no quiere "una España a garrotazos, sino un país en libertad".

La presidenta de la Comunidad de Madrid y candidata del PP a la reelección, Isabel Díaz Ayuso, ha trasladado todo su apoyo a Vox "ante los ataques intolerables sufridos en Vallecas". "Madrid es de todos. También, en un momento en el que la extrema izquierda se derrumba en los barrios que se creían "suyos". Madrid es Libertad", ha escrito la dirigente madrileña en sus redes sociales.

También el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha alertado que la violencia contra ideologías diferentes no es admisible. "Madrid es una ciudad libre", ha zanjado.

Por su parte, la dirección nacional del PP también ha condenado los actos violentos de Vallecas y ha reclamado una condena unánime de todos los partidos al tiempo que ha trasladado su apoyo a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

En la misma línea, el candidato de Ciudadanos a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Edmundo Bal, ha censurado los altercados y ha lamentado que "se pretenda convertir al Madrid libre y abierto en una batalla campal de otro siglo". "No hay derecho a acosar a nadie por sus ideas: los únicos que sobran son los violentos. Hoy muchos hablan en nombre de Vallecas, pero no de los problemas de sus vecinos. Paremos esto", ha expuesto Bal en sus redes sociales.

El candidato del PSOE a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, ha mostrado su rechazo ante los altercados. "Lo sucedido en Vallecas es muy serio. El extremismo se alimenta de extremismos. Las actitudes violentas son siempre rechazables. Tenemos que parar esta espiral y hacerlo democráticamente votando masivamente con nuestras convicciones. Y parando el camino del miedo y del odio", ha escrito Gabilondo en su cuenta de Twitter.

Por contra, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha acusado a Vox de ir a provocar a Vallecas. A su juicio, las imágenes son "inequívocas". "Se ve a un ultra lanzar objetos contra los vecinos y a Abascal romper el cordón policial junto a sus matones para provocar una carga", asegura. A su juicio, Vox seguirá haciendo "apología del terrorismo", reivindicando el franquismo y promocionando la violencia, y lo hará, "con el apoyo del PP".

También ha terciado el portavoz de Podemos en el Congreso, Pablo Echenique. "Hoy unos pijos han ido a Vallecas a intentar provocar a los vecinos con bravuconadas. Estos les han recordado pacíficamente el poco amor por el trabajo que tiene su jefe y él se ha ido a por ellos para provocar una carga. Mañana las teles te mentirán y te dirán que fue al revés", ha asegurado.

Ha contestado a Echenique el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Montesinos, que ha criticado que el portavoz del partido socio de Pedro Sánchez, vuelva a "justificar la violencia". "El PSOE debe censurar ya las palabras de Echenique, que no debería seguir al frente de sus responsabilidades políticas. Nuestra condena ante los ataques a Vox y apoyo a las Fuerzas de Seguridad del Estado", ha zanjado.