Sánchez escenifica su apuesta por África con una mini gira por Angola y Senegal

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, llevará a cabo esta semana una mini gira por Angola y Senegal con la que busca escenificar su apuesta por una asociación estratégica con África con vistas a una mayor inversión y presencia de las empresas españolas en el continente y en la que precisamente viajará acompañado por una importante delegación empresarial.

El viaje tiene lugar apenas una semana después de que el propio Sánchez presentara Foco África 2023, el plan de acción con el que el Gobierno desea dar "un paso más" y hacer de esta década "la década de España en África", en palabras del propio presidente.

Tanto Angola como Senegal son dos países "prioritarios" para el Gobierno desde el punto de vista económico y también político y social, por sus perspectivas de crecimiento y su influencia estratégica en el continente africano, según han explicado fuentes gubernamentales.

El presidente del Gobierno defendió durante la presentación del Foco África 2023 que la presencia empresarial y la inversión española es aún una "asignatura pendiente" pese a que "la estabilidad y prosperidad de África será la estabilidad y prosperidad de España".

Para remediarlo, Sánchez viajará acompañado por una importante delegación de empresarios de Elecnor, AEE Power, Airbus, TSK, Riu, Globaltec Desarrollos e Ingeniería, Redondo y García, Impulso, Grupo Agem Ingeniería y Proyectos, así como la Cámara de Comercio y la CEOE, confiriendo así a la visita a los dos países un marcado carácter económico.

Angola, primera parada

La primera etapa de la gira será Angola, donde el presidente llegará el miércoles si bien la agenda oficial arrancará el jueves con una visita a la subestación eléctrica de Elecnor en Luanda, donde se están desarrollando "proyectos de importantísimo calado en el desarrollo del país", según fuentes gubernamentales.

A continuación, Sánchez visitará el Colegio Salesiano Don Bosco, impulsado por un misionero español, que se dedica a la alfabetización, formación profesional y formación de menores en situación de riesgo. Además, su método educativo ha sido usado por las autoridades angoleñas para configurar su propio plan de alfabetización.

Posteriormente tendrá lugar la reunión entre Sánchez y el presidente angoleño, Joao Lourenço, tras lo cual ambos firmará los acuerdos y memorandos que se están negociando, y realizarán una declaración institucional. España y Angola están trabajando para cerrar un acuerdo de transporte aéreo, así como tres memorandos sobre pesca, agricultura e industria, según las fuentes consultadas.

La visita a Angola se cerrará con un encuentro empresarial, en el que participarán los dos presidentes, y que pretende impulsar la entrada de empresas españolas en la economía angoleña, aprovechando el programa de diversificación económica que ha puesto en marcha el Gobierno de este país africano para reducir su dependencia del petróleo.

Además del plano económico, el Gobierno considera a Angola un actor muy constructivo para la estabilización de los conflictos y tensiones del continente, por lo que espera poder estrechar los lazos de cooperación para reforzar la seguridad marítima, especialmente en el golfo de Guinea. Según Moncloa, este país ha ganado peso y credibilidad en el ámbito regional y goza del respeto de países de su entorno y de una creciente capacidad de influencia.

Por ello, Sánchez ha querido situar a Angola como uno de los países prioritarios dentro del programa Foco África 2023, y ponerlo de manifiesto con esta visita oficial, la primera de un presidente del Gobierno de España desde la que realizó en 1992 Felipe González. Si bien Mariano Rajoy tenía programado un viaje en 2018, tuvo que cancelarlo 48 horas antes por la detención en Alemania del expresidente catalán Carles Puigdemont.

Economía e inmigración en Senegal

La segunda etapa del viaje será Senegal y arrancará el viernes con un encuentro empresarial, en el que intervendrá Sánchez. Posteriormente, el presidente visitará en el puerto de Dakar al contingente de la Guardia Civil y la Policía que trabaja junto a Senegal en la lucha contra la inmigración ilegal; contingente compuesto por medio centenar de agentes, dos patrulleras y un helicóptero.

Allí, Sánchez dirigirá unas breves palabras a los agentes, y reafirmará su apuesta por la estrecha cooperación entre España y Senegal en la lucha contra las redes de tráfico ilegal, y por una migración ordenada, segura y regular.

A continuación se reunirá con el presidente de Senegal, Macky Sall, en el Palacio Presidencial, tras lo cual ambos ofrecerán una rueda de prensa. Está previsto que ambos mandatarios firmen una declaración conjunta para reforzar la cooperación en materia migratoria, un memorando sobre migración circular y otro para reforzar la cooperación institucional para atender a la población vulnerable.

Además, se está trabajando para cerrar dos líneas de crédito: una de 50 millones de euros para una planta de residuos sólidos urbanos, y otras de 15 millones para el desarrollo de técnicas de irrigación en el Sahel.

Ya por la tarde, después del almuerzo oficial que se ofrecerá en honor a Sánchez, el presidente visitará la nueva sede del Instituto Cervantes que abrirá sus puertas en Dakar previsiblemente en el segundo semestre de este año, y que supone, según el Gobierno, un "hito", porque será la primera en el África Subsahariana.

Por último, visitará a los militares españoles del Destacamento Marfil, presente en Senegal desde 2013 para dar apoyo a Malí en su lucha contra la insurgencia yihadista y contribuir al transporte estratégico.

Con esta visita a Senegal, el Gobierno de España pretende reforzar la relación ya fluida que mantiene con este país desde hace años, y trasladar su apoyo a las autoridades senegalesas ante el importante impacto que ha tenido allí la pandemia, sobre todo en términos económicos y sociales.

El país fue precisamente escenario de protestas y disturbios hace un mes por la detención del destacado opositor Ousmane Sonko, que se saldaron con cinco muertos. Respecto a esta cuestión, desde Moncloa se incide en que la situación ahora es de "estabilidad" y, por ello, no se temen complicaciones durante la visita del presidente.

Además, las fuentes argumentan que el líder opositor, que fue detenido tras ser acusado de una violación, ya ha sido puesto en libertad, y que las protestas, que también fueron una vía de escape del descontento de los jóvenes por la crisis económica y social derivada de la pandemia, han cesado. Además, recuerdan que el presidente Sall fue elegido democráticamente.

El viaje de Sánchez a Senegal y Angola se produce cuando aún está pendiente la cumbre bilateral con Marruecos. La reunión de alto nivel prevista para diciembre fue aplazada por la situación de la pandemia, según el Gobierno, sin que por el momento haya nueva fecha cerrada para su celebración.

Según Moncloa, en Senegal y Angola la incidencia del coronavirus está siendo "muy baja" mientras en Marruecos si ha sido notable. Además, explican que la cumbre marriquí exige una "amplísima delegación" compuesta por varios ministros, no como el viaje oficial a los otros dos países, por lo que se trata de "viajes de naturaleza diferente".