La Comunidad de Madrid tanteó la compra de la vacuna rusa Sputnik ante la falta de suministro

Las autoridades de la región se reunieron en tres ocasiones con representantes de Moscú y buscaban un acuerdo para toda España

La Comunidad de Madrid tanteó la compra de la vacuna rusa, la conocida como Sputnik V., ante la falta de suministro por parte del Gobierno central. Al parecer, y según ha adelantado 'ABC', las autoridades de la región se reunieron hasta en tres ocasiones con intermediarios que negocian la producción y distribución de esa vacuna.

Una de las reuniones tuvo lugar la tarde del pasado 11 de febrero en la sede de la Consejería de Sanidad. En la mesa estuvieron del lado de la Comunidad de Madrid el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz-Escudero, el viceconsejero Antonio Zapatero, el jefe de gabinete del primero y un director general del departamento autonómico, según informa el diario. Por el otro lado estuvo Pedro Mouriño, cónsul honorario de Rusia en Vigo y CEO de IberAtlantic, la empresa viguesa asociada al Fondo Ruso de Inversiones Directas y que tiene como objetivo buscar vías de negocio para intereses rusos fuera de su país.

Ruiz-Escudero escuchó sus planteamientos ya que esta vacuna estaba prevista que se fabricase en Galicia y querían conocer la situación de vacunación a nivel nacional y autonómico.

Mouriño se comprometió a que si Sputnik V pasaba los controles europeos antes del verano, Madrid tendría a su disposición las vacunas en la fecha deseada.

El objetivo del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso era "explorar negociaciones ante la inoperancia del Gobierno central", pero no buscaba en ningún caso un acuerdo solo a nivel regional, sino para toda España.

De hecho, la idea era "facilitar un preacuerdo de compra beneficioso para todo el Sistema Nacional de Salud y en condiciones equitativas para todos los españoles". Su objetivo era "ganar tiempo de negociación" a la espera de su aprobación por la Agencia Europea de Medicamentos.

Asimismo, la Consejería de Sanidad mantuvo otras dos reuniones con otros representantes de la vacuna rusa para "explorar el mercado internacional y tener todas las posibilidades abiertas en el futuro en la lucha contra la pandemia, siempre dentro del marco nacional de vacunación".

El PP defiende las reuniones y Moncloa pide lealtad

"Si tenemos la opción de poder traer la vacuna rusa, lo haremos", ha señalado Ruiz Escudero en la visita al Hospital 12 de Octubre, acompañado por Díaz Ayuso. "No será la primera, ni la quinta, ni la décima vez que la Comunidad de Madrid se adelanta al Gobierno de España y analiza todos los escenarios posibles para seguir luchando contra el virus", ha dicho por su parte Ayuso, que ha añadido que en muchas ocasiones se ha negado a Madrid "muchos proyectos y al final teníamos razón".

La "misión" de la Consejería de Sanidad es, según Ruiz Escudero, "tratar de adelantarnos y explorar todos los escenarios posibles" para tratar de facilitar un "preacuerdo" de compra beneficioso de la vacuna Sputnik para todo el Sistema Nacional de Salud".

Debido a la "lentitud" en el proceso de vacunación, el Gobierno regional estudia "todas las posibilidades para traer esa vacuna" que, según el consejero, ya cuenta con comunicaciones que indican su "seguridad y efectividad". "Llevamos 100 días de vacunación y solo tenemos con dosis completa un 5,6 % de la población", ha argumentado Escudero, que ha insistido en que Madrid "puede hacer mucho más".

En el mismo sentido, la portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, ha respaldado este martes que la Comunidad de Madrid explorase la posible compra de la vacuna Sputnik V porque considera que Díaz Ayuso abre camino para resolver problemas frente a la "inacción" del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Señala que "no es la primera vez que la Comunidad de Madrid le toma la delantera al Gobierno de España ante su inacción", y ha pedido a Sánchez que rectifique la estrategia en la que "ni come ni deja comer".

Por su parte, Sánchez ha defendido este martes la necesidad de "lealtad" y "seriedad" en lo que se refiere a la vacunación contra el COVID-19m, si bien ha evitado "polemizar". El presidente ha recalcado que la vacunación es "un proceso muy serio" y por ello exige que todos los gobiernos, incluidos los autonómicos y también a nivel europeo, sean "responsables, serios, leales y también solidarios".

Críticas de toda la oposición

Tanto Vox como Ciudadanos, que formaba parte del Gobierno regional cuando tuvieron lugar las negociaciones, han dejado solo al PP en su defensa de las negociaciones de Ayuso. El portavoz en el Congreso de la formación naranja, Edmundo Bal, las ha tachado de "ridículas" y de que solo buscaban colgarse "una medalla" porque esas vacunas no se podían poner al no contar con la aprobación de la EMA. Bal ha criticado a todos los que utilizan "el miedo y el sufrimiento" de la gente como arma arrojadiza. "No tiene ningún sentido", ha subrayado.

Para el portavoz parlamentario de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, es un ejemplo más de cómo las comunidades autónomas "están funcionando mal" y ha considerado que hay ciertos asuntos que se deben abordar como nación. "Si hubiéramos tenido una respuesta unitaria los resultados tal vez serían otros", ha comentado.

Las críticas a Ayuso han llegado también desde la oposición madrileña. Así, el candidato del PSOE a la Comunidad, Ángel Gabilondo, le ha afeado que trate de "romper" la estrategia nacional y europea de vacunación. "La presidenta debe saber que está trabajando dentro de un marco estructurado, de un país, de una Europa y no puede tomar esas medidas. Luego habla de ciertos discursos de 'comunismo o libertad' y a la hora de la verdad, por su cuenta busca un acuerdo para unas vacunas Sputnik, cuando tiene aquí vacunas", ha afirmado.

Por su parte, la candidata de Más Madrid, Mónica García, ha dicho que le gustaría que desde el Gobierno regional cumplieran "en algún momento las normas" y se dieran cuenta de que la vacuna rusa "no está aprobada por la Agencia Europea del Medicamento". En declaraciones a TVE, García ha invitado a Ayuso a seguir "los cauces normales", porque los problemas, a su juicio, están en "los centros de salud", donde no se han aumentado los refuerzos y no se ha vacunado a la gente "con normalidad".

Los países europeos se mueven

Hay que recordar que el presidente de Francia, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel, mantuvieron la semana pasada una videoconferencia con el mandatario ruso, Vladímir Putin, en la que abordaron una eventual colaboración relativa a la vacuna Sputnik V.

Y es que, la falta de vacunas y los problemas y la desconfianza que está generando la vacuna de AstraZeneca están provocando que algunos líderes europeos busquen otras vías para conseguir los objetivos marcados de vacunar al menos al 70% de la población en verano. De momento, el Gobierno de Pedro Sánchez no mueve ficha más allá de lo que hace la UE a nivel general.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, indicó este lunes que en la actualidad hay tres vacunas en revisión continua por parte de la Agencia Europea del Medicamento: CureVac, que ya tiene un contrato firmado con la UE y es la primera netamente europea; Novavax, de la que se produce una parte importante en España y en breve la UE firmará un contrato; y la rusa Sputnik, la más retrasada.

En cualquier caso, la campaña de inmunización frente al COVID-19 despega este martes con fuerza tras el reparto de la primera remesa semanal de abril con más de un millón de dosis de la farmacéutica Pfizer, que permitirá ya a varias comunidades autónomas, como Baleares, Comunidad Valenciana, Andalucía o Extremadura, culminar esta semana la vacunación de los mayores de 80 años con al menos una dosis.