España suma 401.000 parados en el primer año de la pandemia, con 743.000 personas en ERTE

El paro baja en 59.149 personas en un mes de marzo en el que la Seguridad Social ganó 70.790 cotizantes respecto a febrero

El número de parados se redujo en 59.149 personas en marzo, su mayor retroceso desde el año 2015 y el mejor tercer dato de la serie histórica, hasta los 3,94 millones de desempleados, mientras que la Seguridad Social sumó 70.790 afiliados de media frente a febrero, con 18,92 millones de ocupados, en un mes en el que comenzaron a relajarse algunas de las restricciones aplicadas para frenar la tercera ola de la pandemia. Sin embargo, en el último año, el de la pandemia, desde que se decretó el confinamiento hasta ahora, el desempleo acumula un aumento de 401.328 personas, lo que supone un 11,3% más. En cuanto a la afiliación, y frente a las cifras de febrero antes del estallido del COVID-19, el mercado aún tiene 329.327 ocupados menos. En cualquier caso, para interpretar mejor estos datos hay que tener en cuenta, entre otras cosas, los ERTE (expedientes de regulación temporal de empleo), ya que el mes de marzo ha terminado con 743.628 afectados por estos expedientes y con 779.562 de media.

Trabajo ha atribuido el recorte del desempleo a las menores restricciones a la actividad económica por la superación de la tercera ola de la pandemia. En marzo de 2020, justo cuando el COVID-19 hacía aparición en el mundo, el desempleo subió en 302.365 personas, cinco veces más que en marzo de este año.

Con este retroceso del paro, que pone fin a cinco meses consecutivos de aumentos, el volumen total de parados alcanzó al finalizar el tercer mes del año la cifra de 3.949.640 desempleados, con lo que vuelve a descender por debajo de la cota de los 4 millones después de que en febrero ésta se superara por primera vez desde abril de 2016.

El dato de paro de marzo, al igual que ocurrió en los meses anteriores, no incluye a los trabajadores que se encuentran en suspensión de empleo o reducción horaria como consecuencia de un ERTE, ya que la definición de paro registrado no los contabiliza como desempleados. Y en términos desestacionalizados, el paro bajó en marzo en 31.277 personas.

El paro aumentó en marzo en agricultura, con 2.368 desempleados más (+1,2%), y en el colectivo sin empleo anterior, donde se incrementó en 3.529 personas (+1%), y bajó en el resto, especialmente en los servicios, con 53.686 parados menos (-1,9%), seguido de la construcción (-7.685 desempleados, -2,4%) y la industria (-3.675 parados, -1,1%).

En marzo se registraron 1.404.107 contratos, un 11,7% más que en igual mes de 2020, de los que 207.191 fueron indefinidos, el 14,7% del total y un 42,5% más que en marzo del año pasado. Trabajo ha destacado que el dato de contratación fija es el mejor en un mes de marzo de toda la serie histórica y lo ha atribuido a la labor realizada por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

Trabajo ha informado además de que el gasto en prestaciones alcanzó los 2.735 millones de euros en el mes de febrero (último dato disponible), de los que 751,7 millones correspondieron a prestaciones para trabajadores en ERTE.

Los datos de la Seguridad Social y los ERTE

A los datos del paro hay que sumar los de la Seguridad Social, que ganó en marzo una media de 70.790 cotizantes respecto al mes de febrero (+0,4%), lo que situó el número total de ocupados en 18.920.902 cotizantes, según datos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

En términos desestacionalizados y corregidos de calendario, el sistema perdió 45.438 cotizantes en marzo, hasta un total de 19.029.433 ocupados, encadenando dos meses consecutivos de retrocesos en la serie desestacionalizada.

De esta bajada desestacionalizada de 45.000 cotizantes, 20.000 procedían de la rama de agricultura, ganadería y pesca, según ha indicado el Ministerio de José Luis Escrivá, que ha destacado que desde mayo de 2020, el punto más bajo de afiliación por el impacto de la pandemia, se han recuperado 668.023 afiliados.

Sumaron afiliados medios todas comunidades autónomas, encabezadas por Islas Baleares, Cantabria y la Región de Murcia.

Por su parte, el número de trabajadores en ERTE cerró el mes de marzo en 743.628 personas, lo que supone 115.913 trabajadores menos que en febrero en la serie revisada y 155.913 menos en función de la fecha de notificación, según ha informado este martes el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

El Departamento que dirige José Luis Escrivá ha explicado que las fechas de solicitud del ERTE y la de sus efectos pueden ser distintas debido a que existe una "cierta disparidad" entre la fecha de notificación y la fecha en la que produce efectos. Así, puede ocurrir que una empresa comunique a la Seguridad Social un ERTE para su plantilla en el mes de enero, aunque tenga efectos en una fecha anterior, por ejemplo en diciembre.

En todo caso, el Ministerio ha destacado que las cifras de trabajadores en ERTE "se mantienen más o menos estables" desde principios de septiembre, lo que apunta, a su juicio, que "la segunda y tercera ola de la pandemia han tenido un efecto mucho menor que la primera" sobre el empleo.

De media, en marzo hubo 779.562 trabajadores en ERTE, de los que 555.080 estaban en expedientes con exoneraciones a la Seguridad Social.

Asimismo, el Ministerio ha resaltado que, en comparación con el máximo de trabajadores en ERTE que se alcanzó en abril, los trabajadores en ERTE se han reducido en 2,9 millones de personas según la fecha de alta y en 2,6 millones en función de la fecha de notificación. En ambos casos, el descenso en valores relativos es de casi el 80%.

Según Seguridad Social, de los 743.628 trabajadores que estaban en un ERTE en marzo 215.530 pertenecen a las 'antiguas' modalidades de ERTE, sin exoneraciones a la Seguridad Social, mientras que el 71% (528.098 trabajadores) están incluidos en las nuevas, las que se pusieron en marcha a partir del 1 de octubre y que conllevan exoneraciones en las cotizaciones a la Seguridad Social.

Dentro de esas nuevas modalidades, 273.792 trabajadores se encuentran en ERTE con exoneraciones especiales para sectores 'ultraprotegidos' y su cadena de valor, mientras que 54.250 se encuentran en un ERTE de impedimento de la actividad y 200.056 en un ERTE de limitación de actividad.

Estos últimos son los que más se han reducido en relación a febrero, un 33,5%, debido al levantamiento de algunas restricciones administrativas.

Cinco actividades, de las cien registradas, concentran más de la mitad de las personas en ERTE, especialmente los servicios de comida y bebidas (hostelería), con 243.595 trabajadores en ERTE, el 30% del total de afiliados de este sector.

Les siguen las agencias de viajes, con el 60,5% de sus afiliados en ERTE; los servicios de alojamiento (56,68%); actividades de juegos de azar (42,67%), y transporte aéreo (42,1%).

RELACIONADO