Colapsos y ataques informáticos en el primer día de clase 'on line' en Francia

Los centros escolares permanecerán cerrados en el país galo por un periodo de entre tres y cuatro semanas

Una parte de los 12,7 millones de alumnos franceses que este martes empezaron una semana de clases en línea a causa del cierre de las escuelas por el repunte de la pandemia de coronavirus fueron víctimas de colapsos y ataques informáticos en algunas de las plataformas educativas.

Una de las principales afectadas fue la del Centro Nacional de Educación a Distancia (CNED) que, según explicó a la prensa el ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, "ha sido víctima de su éxito pero también de ataques informáticos (...) aparentemente procedentes del extranjero".

Blanquer afirmó que el grueso de los problemas en el dispositivo del CNED llamado "Mi clase en casa" se dieron a primera hora de la mañana, y luego la situación se restableció.

Su departamento reconoció que entre las 08.00 y las 10.00 horas la conexión era lenta como consecuencia de "varios ataques simultáneos de tipo DDoS a los servidores".

Pese a los ataques, a las 10.00 tuvieron acceso a las plataformas 500.000 alumnos y profesores y estuvieron activas 150.000 clases virtuales.

También se vieron "fuertemente ralentizados" o incluso "inaccesibles" por la mañana los Espacios Digitales de Trabajo, en este caso a causa de la fuerte sobrecarga de las infraestructuras que experimentaron algunas empresas que las gestionan.

Desde el pasado fin de semana se han extendido a todo el país las restricciones que se venían aplicando a los departamentos con mayor tasa de incidencia de covid, lo que significa la prohibición de desplazarse fuera de un radio de diez kilómetros en torno al domicilio y el cierre de los comercios considerados no esenciales.

Además, se han cerrado los centros escolares por un periodo de entre tres y cuatro semanas, según los niveles educativos.

La primera semana, que en términos lectivos empezó este martes porque el Lunes de Pascua fue festivo, va a ser de clases a distancia y las dos siguientes de vacaciones. En la cuarta, algunos estudiantes volverán a las aulas y otros continuarán a distancia.

El presidente francés, Emmanuel Macron, participó en una de esas clases a distancia desde el Elíseo y dijo que pese a las dificultades constatadas "es importante continuar y perder el menor tiempo educativo posible".