Limpiar superficies con agua y jabón, suficiente para los CDC de EEUU

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) de Estados Unidos aseguraron este lunes que lavar las superficies con agua y jabón es suficiente para reducir el número de contagios de la covid-19, por lo que no hace falta usar productos desinfectantes.

Hasta ahora, los CDC recomendaban a los estadounidenses usar productos químicos para desinfectar aquellas superficies que se tocan con regularidad, como las mesas, interruptores y pomos de la puerta, pero hoy actualizaron sus normas y dejaron claro que limpiar con agua y jabón es suficiente.

"La gente puede infectarse con el virus que causa el COVID-19 si toca objetos o superficies contaminadas. Sin embargo, las pruebas muestran que el riesgo de transmisión a través de esta vía es bajo", dijo en una rueda de prensa la directora de los CDC, Rochelle Walensky.

Explicó que limpiar regularmente con agua y jabón las superficies sirve para quitar los gérmenes, aunque no los mata, como sí hacen los productos químicos.

En cualquier caso, según Walensky, el agua y el jabón son suficientes para reducir el riesgo de infección, lo que puede hacer más fácil la limpieza de viviendas, establecimientos comerciales y escuelas, que han empezado a reabrir progresivamente en diferentes partes de EEUU.

No obstante, si se confirma que ha habido un caso positivo de COVID-19 en las últimas 24 horas en el establecimiento en cuestión, entonces sí es necesario usar productos químicos para matar a los gérmenes, apuntó Walensky.

Por otro lado, la directora de los CDC volvió a expresar preocupación por el incremento de casos en EEUU, que registró una media de 64.000 nuevas infecciones al día durante la última semana, lo que supone una subida del 7% con respecto a la semana anterior.

Actualmente el país está inmerso en una carrera contrarreloj para vacunar al mayor número posible de estadounidenses antes de que se disparen los contagios y las hospitalizaciones. EEUU está administrando una media de tres millones de vacunas al día y el sábado alcanzó un récord con cuatro millones de inoculaciones.

Según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins, desde el inicio de la pandemia 30 millones de personas se han contagiado en EEUU y más de 555.000 han perdido la vida.