El Capitolio de EEUU, cerrado después de que un coche atropellara a dos agentes de Policía

El Capitolio de Estados Unidos ha sido cerrado por una amenaza de seguridad externa y se ha pedido a las personas en su interior que se alejen de las ventanas después de que un coche atropellara a dos agentes de Policía que custodiaban el edifico. El asaltante y uno de los agentes fallecieron.

De acuerdo con la cadena NBC, ha habido disparos cerca del edificio y un vehículo se ha lanzado contra la barricada que lo separa de la calle y en la que se encontraban dos policías.

El sospechoso salió del vehículo tras el impacto con la barrera blandiendo un cuchillo, momento en el que los agentes dispararon contra él, ha informado la cadena CNN.

En el momento de su detención, el ocupante del vehículo estaba consciente y fue trasladado al hospital, donde ha fallecido poco después. Los dos agentes heridos, al menos uno de ellos por arma blanca, también han fueron trasladados al hospital, sin embargo no se pudo salvar la vida de uno de ellos.

Se trata del segundo policía del Capitolio que fallece en los últimos meses, después de la muerte del oficial Brian Sicknick, días después del asalto al Capitolio el 6 de enero por las heridas sufridas cuando estaba de servicio.

Por su parte, el jefe interino del Departamento de Policía Metropolitana de Washington, Robert Contee, ha descartado por el momento de que se trata de un atentando "terrorista".

Tras el suceso el Capitolio ha sido cerrado y se ha desplegado un amplio dispositivo de seguridad en las inmediaciones del edificio, cuyas calles de alrededor han sido cortados al tráfico. La Guardia Nacional estadounidense ha puesto a disposición de las autoridades locales a unos 2.300 de sus efectivos.

El Congreso está en receso por las vacaciones de Pascua, con lo que ningún miembro de la Cámara de Representantes y del Senado se encuentran en su interior.

"Existe la sensación de que ahora ir a trabajar es algo que se ha vuelto peligroso. Es muy triste", ha lamentado el representante demócrata por California Rohit Khanna, quien poco antes del suceso había salido de las oficinas del Capitolio.

El Capitolio de EEUU se encuentra fuertemente blindado desde el asalto del 6 de enero por una turba de seguidores del expresidente Donald Trump que dejó cinco muertos, aunque hace dos semanas se habían retirado parcialmente algunas de las vallas de seguridad.