Sánchez debe cesar a Marlaska quien puede ser condenado y alejado de la carrera judicial

El ministro de Interior puede ser condenado por los delitos de prevaricación, inducción a la revelación de secretos y acoso

El presidente del Gobierno Pedro Sánchez tiene sobrados motivos para exigir la dimisión de su ministro de Interior Fernando Grande-Marlaska por ordenar a la policía a la violación del derecho constitucional relativo a la inviolabilidad de los domicilios como ha ocurrido recientemente.

Y también tras la sentencia de la Audiencia Nacional que obliga al ministro a reponer al frente de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid al coronel Pérez de los Cobos. Al que Marlaska cesó por negarse a violar la legalidad acatando una orden ilegal del ministro que ahora ha quedado en evidencia y como un triple delito de prevaricación, inducción a la revelación de secretos y acoso.

El ministro de Interior Fernando Grande Marlaska es un político, inflado de soberbia y escaso de talento, que víctima de su abuso de poder frente al ejemplar coronel Pérez de los Cobos, puede acabar fuera del Gobierno y de la carrera judicial a la que pertenece.

Lo que puede ocurrir tras hacerse pública la sentencia que obliga al ministro a restituir en el cargo de jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid al coronel Pérez de los Cobos, al que además ha acosado hasta el punto de impedir su justo y merecido ascenso a general.

Lo que hace que Marlaska, si el coronel Pérez de los Cobos como parece lógico presenta demanda contra él, pueda ser condenado por los delitos de prevaricación, inducción a la revelación de secretos y acoso. Tres flagrantes delitos a la vista de la sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional que calificó de improcedente e ilegal el cese que impulsó Marlaska contra Pérez de los Cobos.

Tras haberle exigido el ministro al coronel que le revelara los secretos de la instrucción judicial sobre las grandes manifestaciones feministas del 8-M de 2020 en Madrid. Instrucción en la que Pérez de los Cobos estaba personado como ‘policía judicial’ desde su cargo de jefe de la Comandancia de Madrid de la Guardia Civil.

Marlaska le exigió a Pérez de los Cobos que le informara de la marcha de las pesquisas y actuaciones judiciales sobre el 8-M y el coronel se negó porque estaba obligado al secreto de las mismas como ahora lo acaba de confirmar la Audiencia Nacional.

Un Marlaska que mintió al Parlamento y que también está inmerso en otras demandas tras haber ordenado a la Policía Nacional la entrada por la fuerza y sin la autorización judicial en domicilios privados donde se celebraban reuniones o fiestas, pero no delitos flagrantes, en contra de la normativa de Sanidad de prevención de la pandemia.

Otro escándalo más de Marlaska que recuerda la ley de ‘patada a la puerta’ del ex ministro Corcuera que fue declarada inconstitucional por el TC, como ahora volverá a ocurrir si las demandas en curso llegan al alto tribunal.

Y es por todo esto por lo que el presidente Sánchez, cuyo Gobierno ya ha sido acusado desde los EEUU de atacar la libertad de expresión, debería y sin demora proceder al cese de Marlaska para no hacerse cómplice de sus ilegales actuaciones. Por las que lo pueden condenar a Marlaska y alejarlo de la carrera judicial a la que, para colmo, pertenece como juez de la Audiencia Nacional.

RELACIONADO