Illa acusa a ERC de ser "rehén de los antisistema y de Waterloo" y erige al PSC como alternativa

El candidato de los socialistas catalanes pedirá a Borràs presentarse a la investidura tras el previsible fracaso de Aragonés

El presidente del PSC en el Parlament, Salvador Illa, ha acusado este martes al candidato a la Presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès (ERC), de ser rehén de la CUP y del Consell de la Repúlica: "¿Qué más tiene que pasar para que usted deje de ser rehén de los antisistema, por un lado, y de Waterloo por el otro?", le ha preguntado.

"Cataluña necesita urgentemente abrir una nueva etapa, una etapa que supere la del 'procés'. Señor candidato, se les han acabado las astucias, las huidas hacia adelante y las pantallas. Ustedes lo saben", ha destacado en el pleno del Parlament en el que se votará la segunda vuelta de la investidura de Aragonès, que previsiblemente no prosperará.

Ha criticado que Aragonès busca repetir el fracaso que considera que fue la pasada legislatura, y que lo hace con una propuesta lastrada por la división: "No sería capaz ni quiero superar lo que han dicho y escrito algunos de los que usted aspira a tener como socios. Cuerpo a tierra, que vienen los nuestros", ha añadido en referencia a Junts, sin citar al partido.

El exministro ha avisado de que, si mantiene su planteamiento, Aragonès será responsable de abocar a Cataluña a unas nuevas elecciones, y ha pedido que, si no son capaces de afrontar los retos actuales, "den un paso al lado y dejen de culpar a los otros de sus fracasos".

"No hace falta repetir un fracaso. Hay una alternativa, y me comprometo a trabajar para construirla y liderarla", ha insistido Illa, que ha replicado a Aragonès que su defensa de los acuerdos amplios es incompatible con vetar a la socialdemocracia, que además ganó las elecciones catalanas, ha recordado.

Antes, en declaraciones a TVE, Illa ha reiterado que al haber sido la del PSC la candidatura más votada en las elecciones del 14 de febrero, él se siente "con legitimidad" para presentarse a la investidura en caso de que la de Aragonès, como es previsible, fracase.

Ha dicho que así se lo va a trasladar a la presidenta del Parlament, Laura Borràs, respetando "los tiempos y los plazos".