La investidura de Aragonès vuelve a fracasar tras la abstención de Junts y en medio de reproches

El candidato de ERC ha pedido a Junts "voluntad", pero ha advertido a Puigdemont: "Gobernaré sin sustituciones ni tutelas"

El candidato de ERC a la Presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès, ha vuelto a fracasar en su segundo intento para ser investido presidente tras no haber logrado todavía un acuerdo con Junts, que ha repetido su abstención. Aragonès ha recabado, como en la primera vuelta, 42 votos a favor de su partido y de la CUP, lejos de la mayoría absoluta de 68, tras un pleno cargado de reproches entre los dos principales partidos independentistas, aunque pocos dudan de que el acuerdo acabará llegando y que no habrá repetición electoral, cuyo reloj se ha puesto ya en marcha de cara a unos comicios que quedarían convocados automáticamente el 26 de mayo con la vista puesta en julio. Aragonès, que tiene dos meses más para superar las discrepancias, ha comenzado su discurso haciendo un llamamiento a la reflexión para que Junts apoyase su investidura y se diese así un impulso a la República catalana. A su juicio, "los obstáculos" que les separan "no son insalvables" y cree que hay una "oportunidad única" para que el independentismo vaya en la misma dirección. Ha insistido que con Junts "hay más cosas que nos unen de las que nos separan" y que el objetivo de la autodeterrminación, como ya insistió la pasada semana, es "inevitable". "Estamos obligados a entendernos y es una cuestión de voluntad", ha subrayado mirando a los diputados de Junts. Eso sí, ha querido lanzar una advertencia a esa formación, pero también al expresidente Carles Puigdemont, al recalcar que, si logra ser investido, piensa gobernar "sin sustituciones ni tutelas".

El pleno ha estado protagonizado, como ya se esperaba, por ERC y Junts y, aunque ha habido lanzamientos de dardos envenenados de un lado a otro, lo cierto es que parece más cercano el acuerdo que la repetición electoral. Y es que, ante la petición de ERC de cerrar un pacto "porque las urgencias no esperan", Junts, críticas mediante, ha asegurado su compromiso de cerrar "lo antes posible" un acuerdo para investir a Aragonès, aunque tenga que ser más adelante.

"Lo que podemos hacer hoy, no tenemos que esperar dos meses a hacerlo. Ni dos meses ni dos semanas ni dos días. Porque nos va la credibilidad del proyecto que compartimos, pero, sobre todo, por responsabilidad con una ciudadanía que está agotada", ha afirmado.

El candidato de ERC ha insistido que las "discrepancias" programáticas con Junts son "mínimas", por lo que "no se entendería" que siguiera negándose a investirlo. Según Aragonès, los escollos entre ERC y Junts se centran en "cómo pasar de la etapa de la represión a la etapa de la resolución" del conflicto catalán, pero "las distancias no son insalvables".

"Estoy convencido de que nos podemos poner de acuerdo, porque compartimos objetivos", ha incidido Aragonès, que considera que "no se entendería" que en esta nueva etapa las fuerzas independentistas no fuesen capaces de "sumar con la misma fuerza" que en legislaturas anteriores.

Aragonès ha reiterado que "hay una mayoría social desacomplejadamente independentista, hay una mayoría social a favor de la amnistía y la autodeterminación, hay una mayoría social a favor de la república catalana", de manera que cree que es el momento de comprometerse a llevarlo a cabo.

En esa línea, ha concluido su discurso pidiendo de nuevo el voto a la Cámara para ser investido presidente de la Generalitat, pese a que no tendrá los votos necesarios para lograrlo: "Hagámoslo por todo el trabajo que han hecho nuestras madres y nuestros padres. Hagámoslo por nuestros abuelos y nuestras abuelas. Pero, sobre todo, hagámoslo por cómo amamos a nuestros hijos y a nuestras hijas".

A diferencia de la primera vuelta, en la que necesitaba mayoría absoluta para ser investido presidente, en esta segunda votación le bastaba con mayoría simple, es decir, más votos a favor que en contra, pero, sin sorpresas, ha obtenido 42 apoyos de ERC y la CUP, 32 abstenciones de Junts y 61 votos en contra del PSC-Units, Vox, los comuns, Cs y el PP.

Tras confirmarse la investidura fallida se abre un plazo de dos meses hasta el 26 de mayo -cuenta a partir de la primera votación-: si en este periodo ni Aragonès ni ningún otro candidato fuera investido, se disolvería automáticamente el Parlament y se convocarían elecciones.

Advertencia a Puigdemont

Aragonès ha considerado "imprescindible coordinar estrategias" entre las fuerzas independentistas, pero ha marcado terreno frente a Puigdemont. Así, se ha mostrado partidario de "reconocer todos los espacios" independentistas, tanto en Cataluña como en el "exilio", pero ha reclamado asimismo "poner en valor el liderazgo de las instituciones de Cataluña, de este Parlament, de este Govern y de esta presidencia".

El próximo presidente, ha indicado, tendrá una "responsabilidad indelegable e insustituible", unas palabras con las que se ha querido desmarcar del papel que inicialmente adoptó su antecesor en el cargo, Quim Torra, que reconocía a Puigdemont como "presidente legítimo" desde Bélgica.

Aragonès ha defendido "aprovechar todos los activos", pero él piensa ejercer el cargo de presidente "sin substituciones ni tutelas", un mensaje velado dirigido a Junts, que reivindica que el denominado Consejo por la República, espacio parainstitucional liderado por Puigdemont, debería erigirse en el núcleo de decisión estratégica del independentismo, ante los recelos de ERC.

Este mismo lunes, el Consejo por la República emitió un comunicado en el que se abrió a reformular su gobernanza e invitó a los partidos y entidades independentistas a abordarlo.

Precisamente el papel de este órgano ha sido uno de los principales escollos en las negociaciones hasta ahora: Junts quiere que tenga más peso y que sea el espacio de coordinación de la estrategia independentista, mientras que los republicanos se abren a una reformulación del órgano para que estén representados todos los actores del independentismo en lugar de supeditarlo a un órgano nuevo.

Junts cree que Aragonès no dice la verdad

Tras las palabras de Aragonès, la portavoz de Junts en el Parlament, Gemma Geis, ha negado que su formación quiera imponerle tutelas al candidato de ERC desde el Consejo por la República "No confunda a sus electores ni al Parlament", y ha criticado el acuerdo alcanzado entre republicanos y la CUP.

En su intervención ha defendido que todas las propuestas que ha planteado su partido durante las negociaciones dejaban "meridianamente claro" que la Presidencia y el Govern quedaba diferenciado de la coordinación de la estrategia independentista.

Geis ha exigido a Aragonès que asuma que debe buscar un acuerdo con Junts y que no solo pida a Junts responsabilidad: "Nuestra responsabilidad estará. Hace falta su flexibilidad para reconocer que tiene 33 diputados y no 68".

Además, ha advertido de que su proyecto para Cataluña "dista mucho" del acuerdo entre ERC y la CUP, que respeta pero ve estéril porque no les interpela, ha reprochado que empezara las negociaciones con los 'cupaires' en lugar de con Junts, y ha emplazado a Aragonès a pactar una unidad de acción de los partidos independentistas en Madrid y un acuerdo estratégico para llevar a cabo desde Europa.

También ha rechazado que la urgencia para que el Govern deje de estar en funciones sea una presión para llegar a un acuerdo, ya que cree que el Ejecutivo catalán está funcionando y lo ha ejemplificado con el acuerdo de la Generalitat con Endesa para condonar la deuda a familias vulnerables, aunque ha asegurado que no especularán con una posible repetición electoral: "Estamos más cerca que el viernes y estoy segura que no agotaremos el plazo".

Illa acusa a Aragonès de ser "rehén de los antisistema"

Por otro lado, el presidente del PSC en el Parlament, Salvador Illa, ha acusado a Aragonès de ser rehén de la CUP y del Consejo de la República: "¿Qué más tiene que pasar para que usted deje de ser rehén de los antisistema, por un lado, y de Waterloo por el otro?", le ha preguntado.

"Cataluña necesita urgentemente abrir una nueva etapa, una etapa que supere la del 'procés'. Señor candidato, se les han acabado las astucias, las huidas hacia adelante y las pantallas. Ustedes lo saben", ha destacado.

Ha criticado que Aragonès busca repetir el fracaso que considera que fue la pasada legislatura, y que lo hace con una propuesta lastrada por la división: "No sería capaz ni quiero superar lo que han dicho y escrito algunos de los que usted aspira a tener como socios. Cuerpo a tierra, que vienen los nuestros", ha añadido en referencia a Junts, sin citar al partido.

El exministro ha avisado de que, si mantiene su planteamiento, Aragonès será responsable de abocar a Cataluña a unas nuevas elecciones, y ha pedido que, si no son capaces de afrontar los retos actuales, "den un paso al lado y dejen de culpar a los otros de sus fracasos".

"No hace falta repetir un fracaso. Hay una alternativa, y me comprometo a trabajar para construirla y liderarla", ha insistido Illa, que ha replicado a Aragonès que su defensa de los acuerdos amplios es incompatible con vetar a la socialdemocracia, que además ganó las elecciones catalanas, ha recordado.

Por su parte, la líder de los comunes en el Parlament, Jéssica Albiach, ha asegurado que esta segunda vuelta de la sesión de investidura de Pere Aragonès (ERC) está siendo una "humillación al cuadrado" de Junts a los republicanos, ya que no hay acuerdo entre ellos y la votación no prosperará.

En su intervención en el pleno de este viernes, Albiach ha sostenido que el candidato republicano no ha hecho un discurso de investidura sino "una nueva reunión de negociación en público", porque no saben qué hacer para que Junts les reconozca la victoria electoral, ha dicho textualmente.

También ha acusado a los de Puigdemont de querer marcar la estrategia de ERC en Madrid, y ha cuestionado que ambos partidos quieran realmente ser socios de Govern, porque tienen "una mochila a reventar de reproches y desconfianzas", tras lo que ha asegurado estar avergonzada de lo que ha pasado tras las elecciones.

RELACIONADO