Los forenses dudan de que la esposa de Mainat le provocara el coma con insulina

Apuntan como hipótesis más "verosímil" que la crisis se debiera a una hormona adelgazante que toma el productor televisivo

Los informes forenses cuestionan que Angela Dobrowolski, esposa del productor televisivo Josep María Mainat, le provocara un coma hipoglucémico inyectándole una sobredosis de insulina y apuntan como hipótesis más "verosímil" que la crisis se debiera a una hormona adelgazante que toma.

Así lo sostiene la sección 20ª de la Audiencia de Barcelona en un auto en el que descarta archivar la causa por intento de asesinato que Dobrowolski tiene abierta en un juzgado de Barcelona, acusada de provocar un coma a su esposo, que es diabético, inyectándole una sobredosis de insulina en junio del año pasado, mientras dormía.

Sin embargo, la defensa de Dobrowolski -que está en prisión desde el pasado mes de enero por intentar acceder por la fuerza a la casa del productor pero no por el supuesto intento de asesinato- atribuye el coma sufrido por Mainat a la medicación antiedad y las hormonas adelgazantes que toma, todo ello combinado con sus 72 años y el consumo de cannabis.

Para ello, se remite al informe forense aportado en la causa que, según reproduce la Audiencia de Barcelona en su auto, concluye que "no es posible determinar que la causa de la hipoglucemia sea la administración de insulina" y señala que Mainat había sufrido crisis similares anteriormente.

Por ese motivo, añade el auto, a los forenses les parece "más verosímil" la hipótesis de que el productor musical y miembro de La Trinca sufriera una "hipoglucemia secundaria a Saxenda", un medicamento para perder peso cuyo principio activo es de origen natural.

Esa fue la hipótesis diagnóstica de los primeros médicos que atendieron a Mainat, mientras que en el segundo ingreso hospitalario -el mismo día de los hechos- se atribuyó el coma a la posible administración de insulina al productor.

En la última conclusión de su informe, los forenses se remiten al diagnóstico formulado por los primeros médicos que atendieron a Josep Maria Mainat, que apunta a un "origen yatrógeno del cuadro hipoglucémico", es decir, causado por un tratamiento médico.

El informe forense también constata que el productor sufre frecuentes episodios hipoglucémicos -cada dos o tres semanas- y que el coma podría estar relacionado con una operación de reducción de estómago y algunos de los tratamientos antienvejecimiento a que se somete.

La Audiencia considera necesario proseguir con la investigación abierta sobre el caso para, entre otras diligencias, tomar declaración a los profesionales médicos del SEM que fueron los primeros que atendieron a Mainat tras sufrir el coma.

Junto a los motivos de la bajada de azúcar, el tribunal insta a averiguar si es cierto que, la noche de los hechos, Dobrowolski tardó media hora en llamar a emergencias médicas pese a que las mediciones del glucómetro de la sangre de Mainat arrojaban resultados alarmantes.

Según la defensa, el glucómetro sufría un "desfase temporal" de hasta 41 minutos, lo que demostraría que la acusada llamó al SEM casi inmediatamente después de medir la glucosa a su marido.

La defensa aduce también que no existe el móvil económico que plantea la acusación, puesto que Dobrowolski no tiene necesidades económicas y está cubierta por las capitulaciones matrimoniales, que le atribuyen la guarda y custodia de los hijos con una pensión de 3.500 euros, una pensión compensatoria de 5.000 euros durante nueve años, el uso de una vivienda y la posibilidad de una indemnización por razón de trabajo.

Angela Dobrowolski, de 37 años, es investigada desde el pasado verano por el intento de asesinato de Mainat, quien, cuando estaba tendido en la camilla de la ambulancia tras la bajada de azúcar, llamó a la niñera de sus hijos para advertirle: "Ha sido ella, ha querido matarme".

Fue Pol Mainat, hijo del productor y de la fallecida actriz Rosa Maria Sardà, quien presentó la denuncia que dio pie a la detención de Dobrowolski, aunque el juez instructor descartó la petición de la Fiscalía para que ingresara en prisión preventiva y la dejó en libertad.

Días después, los Mossos d'Esquadra volvían a detener a la esposa de Mainat por cobrar presuntamente dos cheques -de 2.900 y 1.200 euros- que sustrajo de un talonario en blanco de su marido, en una ocasión ocultando su rostro con gorra y gafas oscuras para no ser identificada en el banco.