Una nube de materia oscura parece perturbar el cúmulo de estrellas más cercano al Sol

 El cúmulo de estrellas mas cercano al Sol, las Hyades, está siendo perturbado por la influencia gravitatoria de una estructura masiva pero invisible en nuestra galaxia, que los científicos consideran que podría tratarse de subhalos de la llamada materia oscura.

Esos subhalos o nubes invisibles de partículas serían reliquias de la formación de la Vía Láctea y ahora están repartidas por toda la galaxia, formando una subestructura que no se puede ver, pero que ejerce una notable influencia gravitatoria sobre cualquier cosa que se acerque demasiado.

El cúmulo de las Hyades está situado a poco más de 153 años luz de distancia y las anomalías han sido detectadas gracias al satélite de cartografía estelar Gaia de la Agencia Espacial Europea (ESA)

Los cúmulos estelares pierden estrellas de forma natural porque, a medida que se mueven, tiran unas de otras gravitacionalmente, lo que modifica ligeramente su velocidad y hace que algunas se desplacen hacia los bordes.

Desde los bordes del cúmulo, las estrellas pueden ser arrastradas por la atracción gravitatoria de la galaxia, formando dos largas colas, que se llaman colas de marea.

El equipo encabezado por la investigadora Tereza Jerabkova de la ESA realizó varias simulaciones y las comparó con datos reales para descubrir la extensión de las colas de marea de las Hyades, que se extienden miles de años luz a través de la galaxia.

La sorpresa fue que una de las colas parecía carecer de estrellas, lo que indica que "está ocurriendo algo mucho más brutal que un cúmulo estelar que se 'disuelve' lentamente", explica la ESA en un comunicado.

Al ejecutar de nuevo las simulaciones, el equipo demostró que los datos podían reproducirse si esa cola hubiera colisionado con una nube de materia de unos 10 millones de masas solares. "Debió de producirse una interacción estrecha con esta masa realmente masiva y las Hyades quedaron aplastadas", según Jerabkova.

Sin embargo, no existen observaciones de una nube de gas o de otro cúmulo tan masivo en las cercanías de las Hyades, por lo que, si futuras búsquedas no dan con una estructura visible que pueda explicar el suceso, los investigadores sugieren que podría tratarse de subhalos de materia oscura.