Casado avisa a Sánchez: "El PP no cambiará su propuesta para el CGPJ y se levantará de la mesa las veces que haga falta"

Critica el acercamiento de presos etarras y dice que la derrota efectiva de la banda llegará cuando no haya contraprestaciones

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha avisado este martes al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, de que su formación no se moverá de su propuesta para la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), y que pasa por la despolitización y el reforzamiento de la independencia judicial.

En su intervención ante la Junta Directiva Nacional del PP, Casado ha recordado que los 'populares' se han levantado ya tres veces de las conversaciones con los socialistas para desbloquear la situación. "Y nos levantaremos las que haga falta si no se asume el principio básico de despolitización y reforzamiento", ha advertido.

En esta línea, el líder de la oposición ha dejado claro que no va a tolerar que se acuse al PP de renunciar a sus principios por negociar con el Ejecutivo, cuando están "obligados por la Constitución" a pactar la renovación del órgano de los jueces.

Además, Casado ha insistido en que el PP está demostrando "coraje" y está actuando sin tener en cuenta el "coste mediático" que pueda suponer la oposición al desbloqueo. Todo ello, ha repetido, con el objetivo de que el Gobierno refuerce los mecanismos reguladores, una posición que no es del PP, sino "del constituyente".

"Despolitización absoluta de los órganos, al menos de los que dependan de nosotros. En el resto se han ido renovando sin ni siquiera levantar el teléfono al principal partido de la oposición por primera vez en la historia de la democracia. Pero en lo que depende de una mayoría reforzada, no vamos a admitir una politización como la Fiscalía o como han intentado en el CGPJ", ha sostenido Casado.

Así las cosas, el líder del PP se ha comprometido a actuar contra la "agresión brutal" del Gobierno "a lo que son los pilares de la democracia, las normas no escritas que permiten que los sistemas democráticos tengan contrapoderes y control entre ellos".

Cada semana, "el Gobierno acerca a seis etarras"

Por otro lado, Casado ha querido referirse al acercamiento de presos etarras por parte del Gobierno. "Hay que hablar del terrorismo y de la derrota de ETA, porque acerca a seis etarras cada semana, y lo hace porque Bildu ha salvado su investidura y sus Presupuestos", ha afeado.

En este contexto, el presidente de los 'populares' ha insistido en que la "derrota efectiva de ETA" llegará cuando "no haya ninguna contraprestación a aquellos que no condenan el terrorismo" de la banda, cuando no haya gente que dice que existen "explicaciones políticas" y cuando no se reciban "como gudaris y héroes a los asesinos sanguinarios".

En su alusión a los acercamientos, Casado ha sostenido que "quizás" los sorprendidos sean las 24 familias de dirigentes socialistas asesinados por la organización terrorista.

Por último, el líder del PP se ha referido a la "seguridad en las calles" para alertar del incremento de la delincuencia, provocado por la crisis económica. Así, ha recordado que él mismo ya solicitó hace cinco meses acuerdos de Estado en "materia de seguridad ciudadana, inmigración ilegal y ocupación de vivienda".

"Este problema está sucediendo y en las encuestas lo vemos como el segundo, tercer o cuarto problema de los españoles que el Gobierno niega y que no está haciendo absolutamente nada para evitar", ha zanjado.

El PP, "alternativa a una España a garrotazos"

Por otro lado, Casado celebra el fracaso de las mociones de censura en la Región de Murcia y Castilla y León porque cree que dejan a Sánchez "más débil" y ha presentado al PP como la alternativa a una "España a garrotazos". "Han ido a por lana y han salido trasquilados", ha afirmado Casado en una Junta Directiva donde ha estado acompañado por su número dos, Teodoro García Egea, y por la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, pues el siguiente objetivo de los 'populares' es anotarse otro tanto el 4 de mayo en Madrid.

Y aunque en el PP no se dan por rendidos, Casado ha admitido que "si nada cambia" el alcalde de Murcia, José Ballesta, sufrirá una moción de censura de Ciudadanos, PSOE y Podemos. "Ya vemos hacia dónde van los nuevos Frankenstein que ha impulsado Sánchez desde La Moncloa", ha apostillado.

El presidente del PP ha culpado a Sánchez, al PSOE y a la Moncloa del terremoto político y de generar inestabilidad en la pandemia, también en la Comunidad de Madrid, al forzar el adelanto electoral. A sus ojos, el movimiento de los socialistas -no se ha referido a Ciudadanos- da la medida de la separación entre el Gobierno y el hartazgo de la gente.

Casado ha mostrado al PP como la alternativa al modelo del sanchismo y también a un "multipartidismo" que a su juicio "ha traído inestabilidad". Una "España a garrotazos" hace que los españoles estén "indignados" o "desconectados" y el líder de los 'populares' se ha puesto como tarea coser las heridas. Por eso, ha llamado al voto útil en el centroderecha, en la papeleta electoral de Díaz Ayuso en Madrid porque considera que la unión por la base es la única fórmula posible tras el rechazo de sus adversarios, Ciudadanos y Vox, a la convergencia.

"No se puede unir España desuniendo el voto, somos el punto de encuentro de todos los que no quieren que Sánchez se perpertúe", ha sostenido Casado que también abre las puertas del PP a los "socialdemócratas avergonzados" frente al "sanchismo".

En clave interna, Casado ha defendido ante los suyos que el PP es un proyecto "de largo recorrido" y para "varias décadas" que tendrá como reto levantar a una "España devastada" por quienes han lanzado una "lata de gasolina para que la sociedad se polarice". Les pide que no se preocupen por los tuits, los teletipos o las columnas que cuestionen al Partido Popular y ha citado a Ortega para sostener que "vivir al día es morir cada atardecer" y ellos no pueden hacerlo.

A Casado, ha dicho, le da la risa cuando le preguntan sobre cuál es el proyecto de su partido, porque es "el que ha tenido siempre" y lo ha resumido en cinco principios: España, libertad individual, propiedad privada, estado de derecho e igualdad de oportunidades. Saben y sabían lo que hacían y no se han movido, ha agregado Casado, que ha defendido que tras consolidar "ideológicamente" al partido en su primer año y afianzar el poder territorial en el segundo, ahora toca la "consolidación orgánica" pospuesta por las citas electorales.

Otros temas sin embargo, los ha esquivado. No se ha referido Casado a las nuevas incorporaciones llegadas de Ciudadanos, como la del exsecretario de Organización naranja, Fran Hervías, ni a cual será el encaje en el PP.

Tampoco ha hablado sobre la relación con Vox, cuando el murciano López Miras se abre a incluir a exdiputados de la formación en su Ejecutivo y Ayuso se ve abocada a pactar con los de Santiago Abascal para gobernar, según vaticinan todos los sondeos.

Sobre el cambio de sede de Génova, ha señalado a puerta cerrada que la prioridad ahora son las elecciones y volverá a informar al respecto en una nueva Junta Directiva, según indican fuentes del PP.