El Eurogrupo pacta mantener los estímulos económicos también en 2022

Los ministros de Economía de la zona euro insisten en su "unión" para "seguir protegiendo la economía" hasta que "la crisis se haya acabado"

Los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro (Eurogrupo) han acordado este lunes mantener los estímulos económicos también en 2022 como respuesta a la crisis económica derivada de la pandemia y han reiterado que debe evitarse una retirada "prematura" de los mismos porque esto dañaría la recuperación.

Los responsables económicos de los Diecinueve afirman en una declaración conjunta que están "unidos" en la necesidad de "seguir protegiendo la economía" hasta que "la crisis se haya acabado y la recuperación esté firmemente en marcha". Pero por el momento "el mundo sigue en medio de la pandemia de COVID-19" y la eurozona "sigue centrada en atajar las consecuencias económicas y sociales".

"Debe evitarse una retirada prematura del apoyo fiscal. El Eurogrupo está comprometido a mantener una política expansiva en la eurozona en 2021 y 2022, teniendo también encuentra el estímulo fiscal derivado" del fondo europeo de recuperación, remarcan los ministros de Finanzas de la moneda común.

El comunicado toma nota además de la opinión "preliminar" de la Comisión Europea a favor de mantener suspendidas el próximo año las reglas que limitan el déficit y deuda públicos de los socios europeo, algo que Bruselas sugirió a principios de este mes pero que no se decidirá definitivamente hasta finales de mayo.

El Eurogrupo añade a continuación que la política fiscal deber ser "ajustarse" a medida que la situación sanitaria y económica "evolucione". "En una segunda etapa, una vez que la situación sanitaria mejore y se levanten las restricciones, la medidas fiscales deben cambiar gradualmente hacia acciones específicas centradas en impulsar una recuperación sólida y sostenible", explican los ministros.

Cuando la eurozona se encuentre ya en una etapa de "recuperación firme", los gobiernos de la moneda común tendrán que "abordar sus niveles de deuda pública aplicando estrategias fiscales sostenibles a medio plazo, con el énfasis en mejorar la calidad de las finanzas públicas, elevar la inversión y apoyar las transiciones verde y digital".