Sri Lanka propone la prohibición del uso del burka y de los velos

El burka fue prohibido temporalmente en el país de mayoría budista en 2019 poco después de los ataques del domingo de Pascua

El Gobierno de Sri Lanka anunció este sábado la aprobación de una propuesta para prohibir el uso del burka y los velos faciales como una medida para garantizar la seguridad de la nación insular.

La medida anunciada hoy en una rueda de prensa por el ministro de Seguridad Pública, el contralmirante Sarath Weerasekara, deberá ser sometida a consulta en el Parlamento antes de su implementación.

EL burka “es un símbolo del extremismo religioso que llegó al país recientemente. Por lo tanto, definitivamente lo vamos a prohibir”, dijo el ministro.

El burka fue prohibido temporalmente en el país de mayoría budista en 2019 poco después de los ataques del domingo de Pascua reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en los que murieron a casi 270 personas.

Las autoridades culparon a un grupo religioso extremista local, inspirado por el EI, de estar detrás de los ataques coordinados a iglesias y hoteles de lujo.

La comunidad musulmana lamentó la iniciativa del Gobierno que, consideró, se trata de un ataque para alimentar la base de votantes del actual gobierno nacionalista del presidente, Gotabaya Rajapaksa, de cara a las venideras elecciones provinciales.

“Esto es como otra ronda electoral de ataques. Siempre que hay elecciones es la comunidad musulmana la que tiene que pagar el precio”, dijo la activista de derechos humanos Shreen Saroor.

Irónicamente, “esto también llega en un momento en el que todos usamos máscaras (contra la covid). El Gobierno dice que es por seguridad nacional. Entonces, ¿qué pasa con las máscaras? ¿Cómo puede alguien justificar esto?", preguntó.

La medida sobre los burkas está precedida por una orden del gobierno para efectuar la cremación obligatoria de todas las víctimas muertas por coronavirus, forzando a la comunidad musulmana y cristiana a renunciar al ritos religioso del entierro.

Esta prohibición se levantó hace unas semanas en medio de fuertes críticas de las organizaciones internacionales.

El presidente Rajapaksa, un reconocido líder militar recordado por la sangrienta victoria en la guerra en contra de los Tigres Tamiles, fue elegido presidente poco después de los atentados de Pascuas gracias a su promesa de frenar el extremismo y garantizar la seguridad nacional.