Sanidad propone cerrar las CCAA en Semana Santa y el puente de San José salvo en Canarias y Baleares

El Ministerio de Sanidad ha propuesto a las comunidades autónomas cerrar perimetralmente entre el 17 y el 21 de marzo de 2021 en aquellos territorios en los que sea festivo el día 19 de marzo por el puente de San José, y desde el 26 de marzo al 9 de abril, periodo de Semana Santa. Así se establece en el borrador que el Ministerio de Sanidad va a presentar este miércoles a las comunidades autónomas durante el pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS). En el mismo, se excluye de esta limitación a Canarias y Baleares.

Además, el departamento que dirige Carolina Darias propone limitar durante estas fechas la movilidad nocturna entre las 23.00 horas y las 6.00 horas, y la reuniones a un máximo de cuatro personas en espacios públicos cerrados y seis en abiertos, salvo que se trate de convivientes. En espacios privados las reuniones se limitarán a convivientes.

Sanidad quiere que todas estas medidas sean declaradas como actuaciones coordinadas en salud pública de obligado cumplimiento para todas las autonomías durante el periodo comprendido entre el 17 y el 21 de marzo en aquella en las que sea festivo el día de San José -Madrid, Comunidad Valenciana, País Vasco, Extremadura, Murcia, Navarra y Galicia-, y desde el 26 de marzo al 9 de abril en el resto.

De ahí que plantee que se declaren actuaciones coordinadas, de obligado cumplimiento en todo el territorio, tanto el cierre perimetral, que "se ha asociado en diferentes etapas de la pandemia a una mejora de los indicadores", como el toque de queda, a cuyo inicio recorta una hora respecto al borrador inicial y lo fija entre las 23 y las 6 horas, y las reuniones sociales.

Aunque en el caso del cierre perimetral, que estará sujeto a las excepciones del decreto de estado de alarma del pasado 25 de octubre -trabajo, acudir al médico, realización de exámenes, etc.-, "no será de aplicación a las comunidades autónomas de Islas Canarias e Islas Baleares". "La entrada en sus territorios se limitará a los supuestos establecidos en el Real Decreto 926/2020, de 25 de octubre", subraya el plan, que considera que "debe contemplarse un tratamiento específico" a los dos archipiélagos "por las peculiaridades geográficas y logísticas que implica la insularidad".

Junto con las actuaciones coordinadas, el Ministerio sugiere una serie de recomendaciones que ya no son obligatorias, como la de no bajar el nivel de alerta en el que se encuentre la comunidad desde las dos semanas previas al inicio de la Semana Santa (es decir, desde el día 12), "aunque los indicadores sean favorables".

De esta forma, aconseja mantener las medidas establecidas en ese momento "o aumentarlas si la evolución de los indicadores así lo exigiese" y no celebrar eventos masivos "de cualquier índole que impliquen aglomeración o concentración de personas".

"Los eventos en espacios cerrados seguirán las normas de aforo y otras medidas establecidas en el documento de 'Actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de COVID-19', según el nivel de alerta de cada comunidad autónoma", teniendo en cuenta los decretos autonómicos y lo establecido en el artículo 7.3 y 4 del decreto de estado de alarma.

Es decir, que las reuniones en lugares de tránsito público y las manifestaciones "podrán limitarse, condicionarse o prohibirse cuando en la previa comunicación presentada por los promotores no quede garantizada la distancia personal necesaria para impedir los contagios", excluyendo las actividades laborales e institucionales "ni aquellas para las que se establezcan medidas específicas en la normativa aplicable".

A diferencia del primer borrador, ya no desaconseja específicamente los desplazamientos de estudiantes universitarios, aunque sí argumenta que en estas fechas, en las que aumenta la movilidad de personas, "un grupo numeroso se corresponde con quienes cursan estudios universitarios y regresan a sus domicilios familiares durante las vacaciones". "Si no se cumplen las medidas de prevención, este colectivo de estudiantes supone un potencial riesgo para los miembros de la unidad familiar, más si entre ellos existe población vulnerable", advierte.

En los últimos días, la incidencia acumulada ha mejorado respecto a enero y febrero, pero aun así sigue siendo de 142,24 casos por cada 100.000 habitantes a 14 días, una cifra aún lejana del objetivo de 50 contagios, que "nos situaría en nivel de riesgo bajo, o de menos de 25, que nos situaría en un escenario de nueva normalidad".

De la misma manera, el porcentaje de positividad ha disminuido, aunque sigue situándose por encima del 5 %, y los indicadores de ocupación hospitalaria, especialmente el de las UCI, que se sitúa alrededor del 25 %, "continúan en niveles altos o muy altos, observándose además un descenso muy lento". Se da la circunstancia, además, de que en las últimas semanas la velocidad de descenso se ha ralentizado, "viéndose incluso en algunas comunidades una situación de meseta", en la cual ya no se está produciendo esa bajada.

Mientras, la vacunación ha arrojado "resultados esperanzadores", si bien aún no se ha alcanzado una cobertura suficiente "ni en España ni en el resto de Europa que garantice la protección generalizada de la población".

A lo que hay que sumar la aparición de nuevas variantes que "presentan una mayor capacidad de transmisión y alguna de ellas podría incidir sobre la capacidad de respuesta inmunitaria".

"Todos estos aspectos nos obligan a ser extremadamente cautelosos a la hora de mantener las medidas de limitación de actividades no esenciales y de control de la movilidad de cara a los días festivos con motivo de la festividad de San José y de la Semana Santa", concluye.

Madrid, en contra de los cierres

La Comunidad de Madrid lleva días advirtiendo de su oposición a la restricción a la movilidad y este martes, su presidenta, Isabel Díaz Ayuso, ha insistido en que "el cierre de regiones enteras ha de ser siempre la última opción a tomar después de haberlo intentado todo" y ha denunciado la "terrible persecución política" que, a su juicio, ha sufrido esta región por su gestión de la pandemia. "Antes de cerrar que nos demuestren por qué, qué medidas se han puesto en marcha y, una vez que sea inevitable, pues tomar esa medida como se hizo, por ejemplo, en la primera ola", ha señalado Díaz Ayuso.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, dijo el lunes que va "a luchar" para que Madrid se sume al consenso. Además, Darias aseguró que en el seno del Interterritorial hay "más consenso que ruido" y existe "conciencia colectiva entre todos los miembros de aprender de las experiencias vividas... y llegar al verano en las mejores condiciones".

Madrid, es, junto con las comunidades de Extremadura, Baleares y Canarias, las únicas que no están cerradas; de hecho, son cientos los madrileños que ya han reservado alojamientos rurales que forman parte de la asociación Turismo Norte Extremadura (Aturnex)para el Puente de San José.

Y Baleares sí que apoya la limitación de los desplazamientos entre comunidades en Semana Santa, pero, fuentes de la Conselleria de Sanidad han señalado a Efe que considera que en el archipiélago no es preciso decretar el cierre perimetral porque el acceso por aeropuertos y puertos permite un control sanitario eficiente de los visitantes. Además, prosiguen las fuentes, si otras comunidades impiden la salida de sus ciudadanos sin causa justificada no sería necesario prohibir la entrada en las islas.

Desde el 4 de marzo, los pasajeros que quieran entrar en el archipiélago procedentes de comunidades con una incidencia acumulada a catorce días de 100 casos de coronavirus por cada 100.000 habitantes tienen que presentar una PCR negativa realizada en las 72 horas previas, además, esta comunidad se plantea aumentar la exigencia a partir de los 50 casos por 100.000.

Canarias la pasada semana tampoco pretendía cerrar en Semana Santa con sus actuales datos epidemiológicos y esperaba que, de producirse el cierre perimetral, se mantuvieran excepciones en algunas islas como permitir el acceso a turistas a hoteles y alojamientos.

Este martes, la consejera de Turismo del Gobierno canario, Yaiza Castilla, ha afirmado que tanto a ella como al presidente, Ángel Víctor Torres, les gustaría que las islas recibieran turismo peninsular en Semana Santa, si bien ha admitido que la prioridad es la salud y controlar la pandemia.