Madrid acatará las normas que se apliquen para Semana Santa, pero cree que cerrar por cerrar es "un abuso de poder"

Reclama una estrategia "conjunta" del sistema nacional de salud y "no con puntos oportunistas, según cada momento"

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha asegurado que acatará las medidas que acuerde el Consejo Interterritorial de Salud de cara a Semana Santa porque ella "cumple escrupulosamente las normas establecidas y la ley" dado que no es "ni independentista ni arribista". A pesar de estas palabras, en declaraciones a 'La Sexta', ha dejado claro que "cerrar por cerrar" le repugna y que lo considera "un abuso de poder". Para la dirigente regional, hay que ir a "medidas intermedias" como han hecho en la Comunidad de Madrid.

Además, ha indicado que si se decide que se cierran las comunidades autónomas, a su parecer, dará igual lo que se haga, respecto a las medidas, en Galicia o en Madrid. "Si estuviera toda España abierta entendería una estrategia única pero si seguimos parcelados en 17 considero que lo que hagamos no perjudica a Andalucía", ha dicho, al tiempo que se ha preguntado por qué es necesario acortar las horas del toque de queda.

"Digo yo que Madrid puede seguir operando con las normas que le están funcionando relativamente bien y siempre llamando a la prudencia porque es algo que no hemos dejado de hacer en ningún momento", ha defendido. Además, ha sostenido que si la hostelería y el comercio de Madrid fuesen una región, serían la tercera por PIB del país por lo que se niega a "matar de hambre" la actividad.

Por su parte, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, que se encontraba junto a ella, se ha sumado a sus palabras y ha indicado que ellos tienen "la mala costumbre de cumplir las normas y con los acuerdos" no como los socios parlamentarios y de investidura del Gobierno, por lo que acatarán lo que se decida.

"Madrid en estos momentos ha demostrado que hay un punto de equilibrio entre la lucha contra la pandemia y el mantenimiento de la actividad económica y no tiene peores cifras ni ha tenido que otras comunidades autónomas", ha dicho. El regidor ha incidido en que siempre ha defendido que hubiese una coordinación nacional pero también "un cierto margen" para cada autonomía.

En este sentido, ha hecho hincapié en que Madrid tiene "más empleados de hostelería que Andalucía y que Cataluña, con una población sensiblemente inferior y eso habla de que se están haciendo bien las cosas para mantener la actividad económica y luchar contra la pandemia".

El cierre debe ser "la última opción"

Ayuso ha insistido en que el cierre debe ser "la última opción a tomar después de haberlo intentado todo" y ha pedido que antes de hacerlo se demuestre por qué es acertado hacerlo. "La pandemia lo que ha hecho es demostrar que hay dos maneras de gestionar. Una es el atropello sistemático de derechos y libertades fundamental, el cierre de regiones enteras sin informes sanitarios y la clausura por decreto de miles de negocios", ha declarado en su intervención al recibir el premio Sociedad Civil de la Fundación Civismo en la Real Casa de Correos.

La presidenta ha recordado que hace un año tomó la decisión más difícil que puede tomar un presidente autonómico que fue el cierre de colegios. Lo hicieron en base, según ha explicado, "a una estrategia clara que era no colapsar el sistema sanitario y tener tiempo suficiente para poder triplicarlo gracias a, entre otras cosas, la colaboración público-privada y rompiendo estigmas" que han llevado "al cero, a no hacer nada, a cruzarse de brazos".

"Esto es lo que hemos hecho durante toda la pandemia: estrategia. De manera que era el virus el enemigo a derrotar y no la vida y la libertad de los ciudadanos", ha defendido.

Así, ha destacado que los restaurantes, comercios y teatros han permanecido abiertos, "con sus restricciones pero abiertos", por muchos motivos. Además, ha recordado que han establecido perimetrajes por zonas básicas de salud, "unidades más pequeñas que han resultado eficaces", han analizado las aguas residuales y han realizado test de antígenos de manera masiva.

Impulsan la madrileñobobia

Para Ayuso, se ha promovido una "madrileñofobia nunca vista hasta el momento" de forma "desleal e injusta". A su parecer, siempre han puesto el foco durante toda la crisis en Madrid y en los madrileños y han desconfiado de sus cifras "cuando las cosas iban bien".

"Nosotros nunca hemos hablado mal de ninguna comunidad autónoma, ni hemos puesto en tela de juicio el trabajo que realizaban otros presidentes. Con sumo respeto Madrid nunca celebró las cifras de los demás ni nunca se alegro de cuando las cosas iban peor", ha declarado.

Según ha recalcado, su Gobierno ha aguantado "una terrible persecución política en un momento gravísimo de la historia de España y con un abuso intolerable de poder de una administración superior a una inferior".

Critica que Barajas siga abierto

El consejero de Sanidad madrileño, Enrique Ruiz Escudero, se ha mostrado este martes en contra del cierre de las fronteras de la región en Semana Santa cuando "todavía tenemos el aeropuerto de Madrid-Barajas sin ningún tipo de control y puede venir un ciudadano desde París y uno no puede ir a Albacete".

En declaraciones a Antena 3, Ruiz Escudero ha opinado que el hecho de que el debate se centre sobre el cierre perimetral o no "no responde a cómo tenemos que actuar frente a la pandemia en estos momentos".

En la Comunidad de Madrid, según el consejero, el 80 por ciento de los contagios se produce en los domicilios y las medidas selectivas que se han adoptado en la región han funcionado.

Ruiz Escudero ha reclamado una estrategia "conjunta" del sistema nacional de salud y "no con puntos oportunistas, según cada momento".

El consejero ha dicho que le consta que hay otras comunidades autónomas como Canarias que están en contra del cierre perimetral en Semana Santa, una cuestión que se analizará en la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud que tendrá lugar mañana.

Al ser preguntado si la Comunidad de Madrid se puede "descolgar" de las medidas que asuma el Consejo Interterritorial, Ruiz Escudero ha apuntado que si el Ministerio de Sanidad toma una decisión en contra del criterio de Madrid, su aplicación o no es "una decisión de carácter jurídico".

RELACIONADO