Calviño, a Podemos sobre las ayudas: “Esto no es una subasta ni se resuelve con un tuit”

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Economía, Nadia Calviño, ha negado este martes que choques en el seno del Ejecutivo estén retrasando la aprobación del paquete de 11.000 millones de ayudas a empresas, pero no ha desvelado el monto de las que serán directas porque “no es una subasta”.

Calviño ha hecho declaraciones ante los periodistas desde el Senado, después de que la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, haya negado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que la demora de este fondo, cuya aprobación se esperaba este martes, se deba a desacuerdos.

"Estamos dando los últimos retoques, terminando de ajustar todos los detalles para que sea aprobado el viernes en un Consejo de Ministros extraordinario", ha explicado también Calviño.

Y, preguntada sobre si las ayudas directas supondrán 2.000, 5.000 o 8.000 millones de euros de los 11.000 anunciados, ha apuntado que "esto no es una especie de subasta de cantidades" sino una cuestión "compleja que no se resuelve en un tuit o en una nota".

Después de que Montero haya aducido cuestiones técnicas para explicar el retraso, la ministra de Economía ha apuntado que se están "terminando ajustes técnicos" ante un real decreto ley "con muchas páginas" y que debe responder a "estándares de seguridad jurídica y de racionalidad económica".

Calviño ha puesto el foco en que las “ayudas lleguen y se canalicen al conjunto de la economía reduciendo el endeudamiento para que, “cuando bajen las restricciones y se recupere la demanda” las empresas puedan afrontar la contratación de trabajadores y la recuperación.

Además, ha defendido que éste es un "paquete adicional de ayudas directas" para apoyar la "solvencia" que sigue a un conjunto de ayudas que "han permitido proteger el tejido productivo, el empleo y la renta de las familias", para dar "buena base a la recuperación".

Cree la ministra que se está viendo “la luz” y ha calificado de “buena noticia” la revisión al alza de la previsión de crecimiento de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que calcula crecerá este año un 5,7 %, y que coloca a “España a la cabeza” del conjunto de la UE.

“Todos los organismos internacionales prevén un fuerte crecimiento económico en nuestro país, sobre todo en la segunda parte del año”, ha sostenido la ministra de Economía, que también ha apuntado que todavía quedan “unas semanas duras por delante”, pero que el Gobierno tiene la determinación de seguir apoyando a las empresas y el empleo.

Podemos replica a Calviño

El secretario de Estado de Derechos Sociales y responsable económico de Podemos, Nacho Álvarez, ha subrayado que llevan trasladando desde hace semanas propuestas en el seno de la coalición para lograr un "plan ambicioso" de ayudas directas a las empresas y ha apuntado, en alusión a Calviño, que "era urgente hace semanas". Álvarez ha reaccionado en Twitter a las declaraciones de Calviño para recalcar que Podemos, "precisamente" porque son "conscientes de la importancia de las ayudas directas para la supervivencia de muchas empresas y empleos", lleva "semanas haciendo propuestas para garantizar un plan ambicioso". "Era urgente hace semanas", ha lanzado.

Unidas Podemos defiende que el fondo de 11.000 millones de euros debe incluir al menos una dotación de 8.000 millones en ayudas directas a las empresas golpeadas por el Covid-19. De este modo, la reestructuración de las deudas del ICO debería tener un papel más secundario para el socio minoritario.

Este fondo de 8.000 millones de ayudas directas ya fue reclamado por la formación morada en febrero, mediante sendas cartas enviadas a la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, y a la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto.

"Las ayudas directas deben ser accesibles para todas las empresas, al margen del sector en el que se encuentra, y la condición para acceder debe pasar por la comprobación de una caída drástica (30%-40%) de su facturación en 2020 con relación a 2019", destaca un documento de la Vicepresidencia de Derechos Sociales, al que tuvo acceso Europa Pres, y remitido al área económica.

En el caso de las empresas que cumplan esta condición, Unidas Podemos cree que podrían acceder a cubrir hasta un determinado porcentaje de sus costes fijos (70-80%). En este sentido, expone que estas ayudas directas "no deben orientarse a cubrir costes variables de las empresas", pues ya hay otros instrumentos desarrollados para ello como los ERTE.

Por otro lado, las ayudas directas a empresas deben de quedar enteramente reguladas en una norma estatal y ser "homogéneas" en todo el territorio. "Este fondo no debe transferirse a las comunidades autónomas para que cada una establezca el criterio que mejor considere en el desarrollo de estas ayudas. La Administración General del Estado debe garantizar un acceso en igualdad de condiciones para todas las empresas, de forma que no se altere la competencia de mercado en todo el territorio nacional", defiende.

Para evitar "abusos" por parte de las empresas y "casos de mala utilización" se los fondos públicos, Unidas Podemos quiere que las ayudas directas deben quedar condicionadas a ciertos objetivos de políticas públicas. El principal, alega, es establecer es el de mantenimiento del empleo (que se mantenga un 70%-80% del empleo en 2021 y 2022).