El Govern planta a Felipe VI y a Pedro Sánchez en su visita a la fábrica de Seat en Martorell

Felipe VI ha hecho un llamamiento este viernes a todas las instituciones a actuar unidas para que España sea vanguardia en la fabricación de automóviles limpios, al asegurar que es preciso "grandes dosis de liderazgo y compromiso" para hacer frente a otros competidores. El monarca ha acudido junto con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a la planta de Seat en Martorell (Barcelona) como gesto de apoyo al sector de la automoción. Una cita a la que no ha acudido ningún miembro del Govern evitando así coincidir con el jefe del Estado y el del Gobierno cuando avanzan las negociaciones entre ERC, Junts y CUP para intentar formar gobierno.

El ejecutivo catalán ha cambiado de opinión sobre su presencia esta misma mañana. Algunas fuentes aseguran que el Departamento de Vicepresidencia y Economía y Finanzas había asegurado la presencia en el acto del número dos de la consejería, Albert Castellanos, de la que se habrían desdicho esta misma mañana.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha criticado que el Govern catalán "no ha sabido estar a la altura de las circunstancias" y se ha "puesto de perfil" en la visita de este viernes. Asegura que la visita "pretende potenciar la economía de Cataluña y de toda España y, por tanto, una vez más, no han sabido estar a la altura de las circunstancias".

Es por eso que la ministra no puede "compartir en absoluto" la actuación del Ejecutivo catalán, ya que, ha insistido, "lo que importa siempre son los ciudadanos", que merecen que "haya un mayor desarrollo económico que genere riqueza y puestos de trabajo". "Me resulta difícil de creer que responsables políticos en Cataluña puedan ponerse de perfil ante lo que es una apuesta clara por la situación económica cada día mejor de Cataluña", ha insistido.

El Rey y Sánchez, a quienes acompañaron la ministra de Industria, Turismo y Comercio, Reyes Maroto, llegaron con normalidad a la planta, donde les han recibido el presidente del grupo Volkswagen, Herbert Diess, y el de Seat, Wayne Griffiths. Entre las autoridades, sí está el alcalde de Martorell, Xavier Fonollosa, del PDeCAT.

"España y todas sus instituciones van a estar ahí. Tenemos condiciones única para liderar la transición hacia la fabricación de vehículos limpios", ha subrayado el jefe del Estado, quien ha rematado: "Nuestro apoyo es y será absoluto", ha dicho el Rey durante su discurso tras la visita.  Para afrontar el reto de avanzar hacia la electrificación de los vehículos, Felipe VI ha señalado que además de los recursos, hará falta "la inteligencia, la audacia y la capacidad de anticipación".

Sobre la fabricación de coches eléctricos en la planta de Martorell, el presidente de Seat y Cupra, Wayne Griffiths, sostuvo a finales de febrero que están en discusiones avanzadas con el Gobierno sobre este proyecto. Griffiths también señaló que los fondos europeos pueden servir para avanzar la fabricación de coches 'cero emisiones', ya que existe tanto el reto de transformar el sector como el de crear empleos en un escenario 'postcovid': "Creemos que los fondos de recuperación son adecuados para esto".

Por su parte, Felipe VI ha asegurado que el hecho de que el grupo Volkswagen haya elegido España para localizar la fabricación de su futuro modelo eléctrico de pequeño tamaño es  una "magnífica noticia". "El proyecto de localización de la producción del vehículo eléctrico de pequeño tamaño de todo el Grupo Volkswagen en España es, sin duda alguna, una magnífica noticia, y un ejemplo de cómo aplicar los fondos europeos a proyectos de gran envergadura que afecten de manera transversal a nuestras capacidades industriales", ha destacado el monarca.

También serán necesarias, ha añadido, "grandes dosis de liderazgo y compromiso" porque "la competencia será muy dura". "Y no habrá tiempo para desandar lo que no avancemos ahora, ni para recuperar el camino que dejemos sin recorrer, porque los otros lo habrán hecho por nosotros", ha advertido.

La transición hacia el coche del futuro requerirá además, según el monarca, medidas como el despliegue de los puntos de recarga, iniciativas de estímulo a la demanda y una fiscalidad medioambiental adecuada.

El Rey ha admitido que la pandemia ha supuesto "un golpe fuerte" para la industria automovilística, que en España representa un 8,5 por ciento del PIB, el 19 por ciento de las exportaciones y da empleo a dos millones de personas.

La visita a la fábrica de Seat ha comenzado con una reunión a puerta cerrada entre el Rey, Sánchez y Maroto con los directivos de la compañía en el centro de diseño para conocer los proyectos que hay en marcha.

Tras la reunión, la comitiva ha visitado la cadena de montaje y el taller de Cupra, la marca escindida de Seat desde hace tres años caracterizada por sus modelos eléctricos e híbridos.

Seat, que cumplió 70 aniversario el pasado año, tiene entre sus planes fabricar su primer vehículo eléctrico sin emisiones, a lo que va a contribuir la decisión del Gobierno conocida ayer, jueves, de crear un consorcio público-privado para montar en Barcelona la primera factoría de baterías de España.

Esta medida allana el camino para que Seat fabrique en Martorell el primer vehículo eléctrico sin emisiones, al ser la condición que había pedido al Ejecutivo.

Críticas de PSC, Cs y PPC

Representantes de PSC, Cs y PPC han criticado que ningún miembro del Govern acuda al acto, mientras que los comunes aseguran que "entienden perfectamente" la decisión del ejecutivo catalán. Los miembros del gobierno catalán no participan en los actos del monarca desde la etapa de Quim Torra como presidente.

Para la diputada del PSC Alícia Romero, es "inadmisible" que ningún miembro del Govern acuda a este acto, que llega "en un momento determinante" para el futuro de la automovilística. En una publicación en redes sociales, la futura portavoz del grupo socialista en el Parlament ha deplorado la actitud del Govern y ha destacado que "poner las condiciones para facilitar la actividad económica es una de las principales obligaciones de las administraciones".

También el líder de Cs en el Parlament, Carlos Carrizosa, ha lamentado que se esté haciendo un "boicot" al Rey, y ha reclamado al Govern que deje de lado "sus peleas políticas" y que esté "por la economía. "¿Y después queremos que venga la fábrica de baterías? Si estamos boicoteando las empresas por motivaciones políticas", ha lamentado.

Por su parte, el líder del PPC, Alejandro Fernández, ha tirado de ironía para criticar el plante del Govern al Rey y al presidente: "Los frutos de la mesa de diálogo de Sánchez con ERC son impresionantes", ha escrito en Twitter.

En cambio, la líder de los comunes en el Parlament, Jéssica Albiach, ha dicho en declaraciones a La 1 que "entiende perfectamente que Aragonès no participe en el acto al que viene el Rey" y ha denunciado que "lo que está dando muy mala imagen" a España "son los comportamientos de la familia real". "Salimos a uno o dos escándalos por semana, y esto perjudica gravemente la imagen de España en el exterior", ha afirmado Albiach, que ha lamentado que la Agencia Tributaria y la Fiscalía General del Estado no estén "investigando con suficiente celeridad" la "corrupción relacionada con el Rey emérito".

Los Mossos desalojan a una veintena de concentrados en Martorell

Los Mossos d'Esquadra han echado a un lado a la veintena de personas que se han concentrado este viernes por la mañana en el puente de la Plaça 19 de Martorell. ANC y Òmnium cultural habían convocado la concentración a las 9.30 horas de la mañana, y un poco antes han colgado una pancarta de 'Cataluña no tiene Rey', visible desde la autopista, y han exhibido desde el puente carteles con la misma frase.

Al ver los carteles, algunos vehículos han comenzado a pitar y hasta les han gritado algunos insultos y, sobre las 10 de la mañana, miembros de ANC y Òmnium se han quejado de que los Mossos habían ordenado retirar tres de las cuatro pancartas de distintos puntos de Martorell donde también se estaban celebrando concentraciones.

Pero, en este punto en concentro, los agentes de los dos furgones de Mossos que les han acompañado les han permitido mantener la pancarta, aunque les han pedido que se retirasen de la parte central del puente para no causar afectaciones en el tráfico.

Poco después, han comenzado a retirar a los concentrados hacia una parte del puente, ante lo que han respondido al grito de 'Fora les forces d'ocupació' (Fuera las fuerzas de ocupación) y enseñándoles los carteles.

Al margen de la manifestación de Òmnium y ANC, a las 9.00 de este mismo viernes estaba convocada otra protesta en la plaza Joan Serrats de Martorell también en contra de la visita del monarca que ha reunido a otra veintena de personas. A esa hora han salido de la plaza, han comenzado a caminar por el arcén de la AP-7 sin cortar la vía, hasta que se han topado con dos agentes que les han impedido el paso y han dado la vuelta y se han disuelto.

RELACIONADO