La Comunidad de Madrid se resiste a cerrar en Semana Santa: "Consenso no es imponer"

El viceconsejero de Sanidad tilda de "sinsentido" que se pidan ahora medidas "consensuadas" cuando no se hizo con peores datos

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, se resiste a cerrar en Semana Santa. Ayuso se ha reafirmado en sus últimas declaraciones y este viernes -mostrando su respeto a las decisiones que toman el resto de autonomías respecto a los cierres perimetrales- ha incidido en que "consenso no es imponer". En declaraciones a los medios, tras visitar la parcela de un futuro colegio de Educación Especial en Torrejón de Ardoz, la dirigente madrileña ha incidido en que para pronunciarse respecto a las medidas que se tomarán en Semana Santa hay que esperar "a unos días antes".

Hasta entonces, ha manifestado en que el propósito del Gobierno regional es continuar con su toque de queda y con sus normas, que están "funcionando muy bien". "También respetar las decisiones de los demás y en el caso de que no se pueda salir porque han cerrado otras comunidades, yo no puedo hacer nada más que respetarlo. Mientras tanto si alguien quiere venir a Madrid, yo lo recibo encantada", ha declarado a continuación.

En este sentido, ha puesto el foco en que la economía madrileña "no está para decirle que no a un turista que viene a invertir, que viene a dejarse dinero, a crear empleo y a mover la economía" mientras que cumpla las normas sanitarias.

"Madrid sigue abierta y si quieren imponer otros toques de queda u otras decisiones que sean conscientes de que la economía en Madrid no está tampoco bien y del sector servicios dependen una parte importantísima de nuestro PIB", ha dicho.

Pandemia económica y social

Ayuso ha pedido que sea conscientes de que con la pandemia sanitaria hay una pandemia "económica" y "social". Así, ha recalcado que los ciudadanos lo están "pasando francamente mal y con normas sensatas se puede conjugar todo".

La jefa del Ejecutivo madrileño ha trasladado que ella por el momento no va a cerrar Madrid porque su incidencia acumulada "va bajando cada día" y tienen unos resultados cada vez mejores. Aún así, ha pedido no relajarse porque el virus sigue presente.

Respecto a los toques de queda, ha indicado que el hecho de que en Madrid sea hasta las 23 horas hace posible que se pueda ir moviendo "poco a poco la economía" y ha recalcado que los horarios en la región "son distintos" a otras autonomías.

"Cerrar a las once ya es un riesgo en sí, porque es un freno importantísimo a la economía. Yo no lo movería porque en nuestra comunidad funciona mejor de esta manera", ha dicho, al tiempo que ha recalcado que Madrid no se puede comparar con el resto por, entre otras cosas, su densidad de población y porque depende del sector servicios.

"Ha funcionado"

Ayuso ha trasladado que ella no puede decirle a los madrileños que se arruinen "por si acaso algún dirigente en otra comunidad decide algo" y a ella le obligan a un consenso". "El consenso no es imponer. Lo que hemos decidido en Madrid hasta aquí ha funcionado bien", ha dicho.

La presidenta ha rechazado "arruinar" por el "por si", por si "alguien" le va a decir. "Yo creo que cada uno tiene sus necesidades y que cada uno analice el PIB de su comunidad y que le lleva a tomar sus decisiones.

En este punto, ha insistido en que ella no puede "arruinar" si puede evitarlo a las economías medias y a los autónomos que "mueven Madrid". Además, ha recalcado que cree que los cierres no "frenan el virus" pero sí "provocan pérdidas masivas de empleo".

Sinsentido

El viceconsejero de Salud Pública y Plan COVID-19 de la Comunidad de Madrid, Antonio Zapatero, ha calificado a la vez de "incongruente" y "sinsentido" que se quieran adoptar medidas "consensuadas" entre todas las comunidades autónomas cuando, con "peores datos", no se llevó a cabo.

Así lo ha manifestado Zapatero después de que la región se mostrara en contra de que se adelante el toque de queda para Semana Santa a las 22 horas así como al cierre perimetral. "Es incongruente que cuando comunidades autónomas con incidencia de 1.000 pedían al Ministerio que tomara el liderazgo, eso no se hizo. Pero ahora, que la situación es mejor, se quieren medidas consensuadas. Es un sinsentido", ha trasladado en la rueda de prensa semanal para valorar la situación epidemiológica.

Zapatero ha apuntado que "aún queda mucho tiempo" para que Madrid tome una decisión sobre las medidas de cara a Semana Santa, así como ha apuntado que "será el consejero (Ruiz Escudero) quien fije la postura de Madrid".

Ha reiterado que no considera que "el cierre perimetral haya sido efectivo, como se ha demostrado en anteriores ocasiones". "Sí creemos en nuestras medidas, por eso Madrid votó en contra del cierre perimetral, nos opusimos al toque de queda a las 22 horas y a reducir a 4 las reuniones, porque la mayoría de casos se ha dado en domicilios", ha explicado a continuación.

Sin nuevas zonas con restricciones

La Comunidad de Madrid no suma a partir del lunes nuevas zonas básicas de salud con restricciones de movilidad, las mantiene en 15 donde sigue habiendo una alta incidencia de coronavirus y las levanta en tres áreas y una localidad que han experimentado una mejora de datos. En las 15 zonas que mantienen restricciones desde el próximo lunes viven 390.865 madrileños, el 4,7 por ciento de la población de la región, y concentran el 8 por ciento de los casos de contagios. La Comunidad  ha reducido su incidencia acumulada de coronavirus en los últimos 14 días hasta los 245 casos por 100.000 habitantes, por lo que sale de la situación de riesgo extremo, que se sitúa por encima de los 250 casos.

El viceconsejero de Salud Pública y Plan COVID-19, Antonio Zapatero, y la directora general de Salud Pública, Elena Andradas, lo han anunciado en una rueda de prensa sobre la situación epidemiológica y asistencial de Madrid. La directora de Salud Pública ha explicado que debido a la situación epidemiológica se fijan las restricciones con los siguientes criterios: incidencia superior a 400 casos por cada cien mil habitantes, observación de transmisión comunitaria y la tendencia al alza.

Por ello, la Dirección General de Salud Pública mantiene las restricciones de movilidad de entrada y salida hasta las 00:00 horas del lunes 15 de marzo, salvo por causa justificada, en todo el municipio de Torrejón de Ardoz (seis zonas básicas de salud), de Collado Villalba (tres zonas), de San Sebastián de los Reyes (cuatro zonas), en la zona básica de María Curie, en Leganés, y en el área sanitaria de Villanueva del Pardillo.

Debido a su buena evolución, se levantan las restricciones de movilidad en las zonas básicas de salud de Andrés Mellado (distrito de Chamberí), General Oraá (distrito de Salamanca) y Vinateros-Torito (distrito de Moratalaz), todas en Madrid capital; así como en la localidad de Hoyo de Manzanares.

Toque de queda hasta las 23.00 horas

Por otro lado, la Comunidad de Madrid mantiene hasta al menos el 14 de marzo la limitación de movilidad nocturna en toda la región desde las 23:00 horas hasta las 06:00 horas y el sector de la hostelería y de la restauración puede permanecer abierto hasta las 23:00 horas, quedando prohibida la entrada de nuevos comensales después de las 22:00 horas.

De igual modo, la Consejería de Sanidad recuerda que el número de comensales en las terrazas se mantiene con un máximo de seis personas por mesa, y un máximo de cuatro comensales por mesa en el interior de los establecimientos.

También mantiene la prohibición de las reuniones de no convivientes en domicilios, salvo que se trate de cuidados a terceras personas (mayores, dependientes, menores de edad o personas vulnerables).

Al respecto, la Consejería de Sanidad recuerda que el 80 por ciento de los contagios de Covid-19 se produce en el ámbito familiar y domiciliario.