El informe del Consejo de Estado y la temporalidad laboral en España entorpecen la negociación de los fondos europeos

Gobierno y CE negocian punto por punto todo el plan de inversiones y reformas que se enviará a Bruselas a finales de marzo

La negociación con Europa para los fondos sigue su curso y ambos intentan imponer sus normas para alcanzar un acuerdo rentable para las partes. La Comisión Europea reclama a España que reduzca la temporalidad del sector público, uno de los lastres del país. Bruselas señala la gran presencia de la Administración como una de las razones por las que presenta mayores cotas de temporales, especialmente en el sector de educativo y sanitario. El Gobierno y la ejecutiva europea discuten ahora los puntos del plan que enviarán a Bruselas para obtener los fondos europeos del esperado Plan de Recuperación y Resiliencia. Además, el decreto-ley del Gobierno de Pedro Sánchez sobre la gestión de los fondos europeos atentaría contra el reglamento de la UE sobre su reparto.

El reglamento comunitario exige procesos sólidos de control, pero según señala el Consejo de Estado, el Gobierno los ha relajado. Garicano, jefe de la delegación de Ciudadanos en el Parlamento Europeo considera muy serio el nuevo escollo del Gobierno. El eurodiputado avisa a Calviño y emplaza al Gobierno a modificar el decreto antes de que sea tarde.

El ejecutivo comunitario solicita un sistema de comprobación de gastos de recursos y exige mejoras en la reforma de las pensiones. Aunque según señalan desde El País, el acuerdo en su vertiente laboral estaría prácticamente cerrado. La temporalidad es uno de los puntos que más preocupa en la negociación. Bruselas aporta posibles soluciones como el contrato único y la mochila austriaca, un sistema con el que el coste del despido se va anticipando mes a mes en una bolsa que el trabajador acumula y puede llevar a otra empresa o a la jubilación.

El Gobierno por su parte, rechaza las fórmulas europeas y propone otras como la simplificación de contratos, justificar la temporalidad y aplicar la sentencia del Supremo que limita el uso del temporal en la subcontratación.

La temporalidad en España alcanza cotas del 30%, índice superado solo por Polonia dentro de la UE. Estas tasas podrían explicarse por la naturaleza estacional de sectores como el turismo. En concreto la  Administración presenta elevadas cotas, algo que el Gobierno atribuye a la sanidad y educación.