Pere Aragonès: "Los Mossos cuentan y contarán con el apoyo de la Generalitat siempre"

El PSC avisa a Aragonès que no puede defender a Mossos d'Esquadra y a la vez pactar con la CUP: "O respeto, o apretar"

El vicepresidente del Govern y presidente en funciones de la Generalitat, Pere Aragonès, ha salido este miércoles en defensa de los Mossos d'Esquadra y el resto de cuerpos de seguridad ante los "actos vandálicos", si bien se ha mostrado abierto a debatir cambios en el modelo policial cuando haya un nuevo Ejecutivo. En su comparecencia ante la Diputación Permanente en el Parlament, Aragonès ha condenado "sin paliativos" los disturbios violentos de las últimas semanas a raíz del encarcelamiento del rapero Pablo Hasel, y ha recalcado que "la violencia nunca es el camino, nunca resuelve nada, solo empeora conflictos y aleja su resolución"; "los Mossos cuentan y contarán con el apoyo de la Generalitat siempre", ha asegurado.

Actos violentos por parte de "grupos minoritarios", como el ataque a la comisaría de Mossos en Vic (Barcelona) o la quema de una furgoneta de la Guardia Urbana en Barcelona, ha subrayado, "no están amparados por el derecho a la manifestación". "La violencia no es ni un derecho ni una forma de protesta democrática y muchas veces juega en contra del ejercicio pleno del derecho a la manifestación" porque se acaba hablando "más de los disturbios que de las causas de fondo", ha señalado.

Aragonès ha hecho hincapié en que hay que abordar también las "causas" de fondo que motivan el "malestar social" que subyace en las protestas.

Ir "a la raíz de los problemas", según Aragonès, implica "no cerrar los ojos" ante la precariedad y las desigualdades fruto de la actual crisis económica y social y ante las situaciones que provocan la "ley mordaza" o el "delito de injurias a la Corona", que coartan a su entender el "derecho a la libertad de expresión". "El Estado español no es la mejor democracia del mundo, ni mucho menos", ha afirmado Aragonès, que aspira a ser investido presidente de la Generalitat.

Precisamente la CUP, uno de los partidos independentistas cuyos votos quiere asegurarse ERC para investir a Aragonès, ha sido muy crítica en las últimas semanas con la actuación de los Mossos en las protestas, con sucesos como la pérdida de un ojo por parte de una manifestante por el posible impacto de un proyectil de foam.

Aragonès ha garantizado que se están investigando esos hechos y se "dirimirán responsabilidades si se demuestra que ha habido una actuación negligente" por parte de algún agente, pero ha pedido "no criminalizar" a todo el cuerpo de los Mossos ni "poner en cuestión su profesionalidad".

Llamamiento a la formación de Gobierno

Tras remarcar que es "más necesaria que nunca la formación de un Govern fruto de las elecciones" del 14F, se ha mostrado abierto a "hablar del modelo de orden público e introducir si hace falta modificaciones a través del consenso" parlamentario.

Pero ha pedido llevar a cabo este debate "desde la serenidad y con la participación de todas las partes implicadas e interesadas", con responsabilidad, excluyendo "la batallita de bajos vuelos" y una vez "Cataluña disponga de un Govern nuevo en plenitud de sus funciones".

Aragonès ha iniciado su intervención expresando su "solidaridad y apoyo" al presidente del Parlament, Roger Torrent, y al resto de miembros independentistas de la Mesa de la cámara catalana, contra quienes la Fiscalía ha interpuesto una querella.

"Las querellas judiciales contra el compromiso democrático no detendrán la voluntad de este país", ha advertido.

Críticas del PSC

La número dos del PSC, Eva Granados, ha advertido a Aragonès que no se pueden defender a los Mossos y a la vez pactar con la CUP: "ERC, Junts y la CUP son la combinación de los que animan a apretar, los que dicen que mejor esperar, y los que creen que cualquier excusa es buena para apretar. O respeto, o apretar. O Mossos, o CUP".

En la Diputación Permanente del Parlament, Granados ha exigido a Aragonès responder si el Govern se presentará como acusación particular contra los autores de los altercados, si prestará defensa jurídica a los agentes que "puedan ser denunciados por el trabajo hecho", y de qué herramientas disponen los Mossos d'Esquadra para disolver protestas violentas.

"¿Cómo hemos podido llegar hasta aquí? Hace demasiado tiempo que el Govern está tolerando actuaciones vandálicas en las calles", ha aseverado Granados, que ha dicho que todos recuerdan que el expresidente del Govern Quim Torra animó a apretar a representantes de los CDR en el primer aniversario del 1-O.

Granados ha acusado a Aragonès de haber sido ambiguo ante las protestas, algo que cree que da más oxígeno a los violentos, y ha añadido que la pasada legislatura fue la de los ejercicios de equilibrismo, pero que ahora "pasan del equilibrismo a los malabarismos".

Ha criticado que Aragonès haya apostado en su comparecencia por abordar la raíz del problema y el malestar de los jóvenes, cuando llevan años gobernando y no lo han hecho, según ella, y ha dicho a Aragonès que el descontento de los jóvenes "puede explicar pero no justificar en ningún caso la violencia, porque es la negación de la libertad y la democracia".