El Gobierno no retirará al juez De Prada de la negociación del Poder Judicial pero admite que sí 'sacrificó' a Rosell

La portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha asegurado este martes que el Ejecutivo "ha cedido" ante el PP para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) al no rechazar a ninguno de sus candidatos y aceptar algunos de sus vetos, pero ha subrayado que "estos vetos tienen un límite". En rueda de prensa tras el Consejo de Ministros y sin dar nombres, Montero ha defendido la candidatura del magistrado de la Audiencia Nacional José Ricardo de Prada, y ha dado a entender que el Gobierno no presentó en su lista final para el CGPJ a la actual delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, la jueza Victoria Rosell, que fue candidata de Podemos.

Montero ha considerado que no es "de recibo" vetar a personas por una supuesta adscripción ideológica o partidista, que no tienen, cuando en realidad se les rechaza por su actuación profesional en el pasado, en referencia a De Prada, quien formó parte del tribunal del caso Gürtel y motivó la declaración como testigo en el juicio del expresidente del Gobierno Mariano Rajoy.

"No podemos permitir que exista ningún tipo de veto cuando estamos hablando de conductas asociadas al ejercicio de las funciones que estos juristas tenían asignadas antes de ser propuestos para este órganos", ha subrayado.

Montero ha hecho hincapié en que el Ejecutivo "ha cedido", ya que no ha ejercido ningún veto sobre los candidatos del PP, aunque había nombres "muy significados", y ha retirado algunas de sus posibles propuestas.

No ha querido citar el nombre de Rosell, pero ha revelado que en la propuesta definitiva que llevó el Gobierno a la mesa de negociación para propiciar un pacto con el PP no se incluyó a algunas personas que "tenían responsabilidades en el actual Ejecutivo o habían tenido vinculación con alguna fuerza de forma expresa".

En el pacto que negociaron populares y socialistas en 2018 y que acabó saltando por los aires, el PP aceptó a De Prada, pero la propuesta de Rosell tampoco llegó a cuajar.

La portavoz del Ejecutivo ha instado de nuevo a los populares a "salir de la actitud obstruccionista" que mantiene desde el inicio de la legislatura, a cumplir con la Constitución y a propiciar la elección de un nuevo CGPJ, porque "ninguna formación política tiene el derecho a vetar la renovación de ningún órgano".

El PSOE insta al PP a pactar como con RTVE

Por su parte, el PSOE está decidido a mantener congelada, al menos de momento, la tramitación de su iniciativa para rebajar las mayorías necesarias para elegir a los miembros del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), pero insiste en llamar al PP a retomar la negociación para la renovación del órgano de gobierno de los jueces "sin vetos ni sectarimos", avisando de que "el boicot" no puede mantenerse "sine die".

Así lo ha señalado en rueda de prensa el secretario general del Grupo Socialista en el Congreso, Rafael Simancas, quien ha contrastado la actitud del PP, que sí se avino a un acuerdo para la renovación del Consejo Administración de RTVE, mientras optó por dar "marcha atrás" en el caso del CGPJ.

Simancas sospecha que el PP sí llegó a un acuerdo sobre la Corporación de RTVE porque sabía que existía la posibilidad de renovarla sin sus votos, ya que la ley prevé que en una segunda votación los consejeros se puedan elegir por mayoría absoluta. Es decir, según su tesis, los 'populares' se avinieron a pactar ante el temor de poder "quedarse fuera" si no lo hacían.

Para esquivar el poder de veto del PP, los socios del Gobierno llegaron a registrar una proposición de ley para rebajar las mayorías necesarias para elegir los vocales del CGPJ, pero después quedó congelada y en su lugar se apostó por la la reforma para impedir a un CGPJ caducado como el actual hacer nombramientos judiciales.

Miedo a quedarse fuera

Esa segunda proposición de ley terminará su andadura en el Congreso el próximo jueves cuando el Pleno la envíe al Senado y, ante la negativa del PP a cerrar un acuerdo sobre el CGPJ, Unidas Podemos apuesta por reactivar la rebaja de las mayorías para elegir a los vocales.

Preguntado al respecto, Simancas ha insistido en que hoy por hoy "la reforma que está impulsando el PSOE" es la que se aprobará la semana que viene. "Ninguna otra", ha apostillado, para preguntarse a continuación por qué el PP sí consintió pactar el nuevo Consejo de RTVE pero mantiene el bloqueo en el caso del CGPJ.

"No sabemos si responde al complejo de Vox o a una vocación genuina por el bloqueo", ha dicho, antes de apuntar su sospecha de que el PP negoció los nuevos vocales de RTVE porque sabía que si no lo hacía se podían aprobar otros nombres sin que fueran necesarios sus votos.

"El PP sabía había que había una alternativa, con el CGPJ no la hay. Por tanto, si la actitud del PP es la del bloqueo por el bloqueo, el PSOE está en la obligación de denunciarlo porque no hay derecho a que pretenda mantener bloqueado 'sine die' un órgano fundamental", ha dicho Simancas, volviendo a hacer una llamada a "la sensatez y la responsabilidad institucional". "Llevamos esperando años y no queremos esperar más", ha concluido.