Casado reivindica el legado de Aznar y Rajoy y admite que el PP tiene ahora "más complicado" reunificar el centroderecha

"Pinchan en hueso los que pretenden dividir a la nueva generación del PP con nuestros predecesores", proclama en un acto con Aznar

El líder del PP, Pablo Casado, ha reivindicado este martes el legado de los expresidentes José María Aznar y Mariano Rajoy y ha avisado que "pinchan en hueso los que pretendan dividir a la nueva generación" del partido con sus predecesores. Coincidiendo con el 25 aniversario de la victoria del PP en las generales de 1996, ha subrayado que él tiene ahora "más difícil" esa reunificación del centroderecha.

"Hay grandes partidos que hacen que esa reunificación del espacio electoral sea más complicado", ha afirmado Casado en alusión a Vox. Según ha añadido, el PP se encontró en los años 90 con partido más pequeños para llevar a cabo esa refundación y ha agregado que el propio Aznar ha reconocido públicamente que la actual dirección del PP lo tiene "mucho más complicado".

Así se ha pronunciado Casado en su intervención en el 'Aula de Liderazgo' que organiza el Instituto Atlántico de Gobierno (IAG) que dirige Aznar y la Universidad Francisco de Vitoria, un acto que se produce la víspera del 25 aniversario de la victoria del Partido Popular en las elecciones de 1996, que llevaron a la formación por primera vez al Palacio de la Moncloa tras sus pactos con CiU y PNV.

El acto no es una celebración

Aznar ha hecho hincapié en que se trataba de un acto académico para "reflexionar" y que no pretendían "celebrar nada". "De la historia se sacan muchas lecciones, es la maestra de la vida como se dice y de ello se pueden sacar lecciones positivas y cuestiones a las que hay que prestar mucha atención", ha manifestado.

Sin embargo, Casado ha subrayado que él sí había acudido a celebrar "dos legislaturas clave para la historia de España" y que sirvieron para consolidar la Transición y refundar un espacio electoral disperso y dividido. Además, ha subrayado que en noviembre se celebran también los 10 años de la llegada de Mariano Rajoy a Moncloa.

El líder del Partido Popular ha destacado que tanto Aznar como Rajoy dejaron al país "mejor" de lo que lo encontraron y ha añadido que es "esencial estar orgulloso de un legado" que, a su juicio, es "patrimonio de los españoles".

"Aprovecho para decir que pinchan en hueso los que pretendan dividir a la nueva generación del PP con nuestros predecesores porque la hemeroteca juega a nuestro favor. Me presenté diciendo que estoy orgulloso de liderar el mejor partido de España y el más grande de Europa", ha resaltado, en alusión al congreso extraordinario del PP que le llevó a la Presidencia del PP en 2018.

Aznar insta al PP a convertirse en un "polo de atracción"

El expresidente del Gobierno ha llamado a que el PP sea "un polo de atracción para evitar que los extremos crezcan" y a dar la batalla de las ideas, aunque ha señalado que es el actual líder del PP quien debe marcar el camino. Aznar recomienda a Casado ir a los “elementos básicos” porque “varía la forma de hacer pero no varía el fondo político", y ha aludido a la disciplina fiscal, las rebajas fiscales, "mantener la casa en orden" o a la ambición exterior.

El expresidente del Gobierno ha deseado a quien fuese su pupilo político "mucha suerte" y ha sostenido que cuando se tiene la responsabilidad de ser uno de los "actores importantes" es necesario "marcar el camino". Le ha animado a dar la batalla de las ideas porque “es imposible recetar bien si no se tiene la idea de lo que hay que recetar” y no se puede optar por la “indefinición”, un rasgo que a su juicio caracteriza a los actuales dirigentes, "capaces de hacer cualquier cosa con tal de seguir”.

Convertirse en un "polo de atracción funcionó en su momento" pese a que hubo "momentos muy complicados", ha reconocido Aznar, que ha señalado que cuando él presidía Castilla y León el CDS de Adolfo Suárez "estuvo a punto de sorpasar a la Alianza Popular de Fraga".

De su victoria en marzo de 1996 ha destacado que sirvió para desmontar dos negaciones: que no existía alternativa al Gobierno del PSOE y tampoco a sus políticas, que las medidas de corte liberal no eran posibles. “Se había trabajado en unir todo lo que estaba a la derecha de la izquierda, en hacer tarea de oposición y en definir un proyecto muy claro que los españoles conocían y supieron apreciar”, ha agregado Aznar.

Y ha argumentado que de Felipe González heredó un país mejor que el del 76, pero con problemas que "no se habían desatascado" y que bajo su Gobierno se produjo una "revolución social" con 5 millones de puestos de trabajo, la mitad "para las mujeres". La entrada de España en el euro, acabar con la idea del "empate infinito" -que no hubiese ni ganador ni perdedor respecto al terrorismo-, en su opinión el germen del fin de ETA, o finalizar el "desencuentro histórico" entre el centroderecha nacional y el periférico son otros de los elementos que Aznar ha destacado de su legado.

Se trata de la primera vez que aparecen juntos Casado y Aznar después de que el PP haya centrado buena parte del foco informativo el mes de febrero a raíz del inicio del juicio sobre la presunta 'caja B' del partido. Para romper con ese pasado, Casado anunció hace dos semanas que abandonarán la histórica sede nacional del PP situada en la calle Génova 13.

Aznar y su equipo reclaman al PP la unificación con Vox

El aniversario de la llegada de Aznar a la presidencia no ha sido uno más. La situación que atraviesa el país, unido a la no tan buena relación que mantiene con sus sucesores ha despertado el interés de todos sus seguidores y detractores. La buena relación con Santiago Abascal, cuyo partido se negó a tachar de "extrema derecha", y las palabras de algunos de sus más cercanos colaboradores, como Jaime Mayor Oreja, ha vuelto a levantar la polémica tras afirmar que la mejor opción para evitar la extinción del Partido Popular pasa por la integración con Vox en una relación de iguales, unas palabras criticadas desde Génova.

Desde el actual equipo, el vicesecretario de Comunicación, Pablo Montesinos, ha reaccionado a las declaraciones de Aznar, donde apuntó que al marcharse entregó "un partido y un espacio electoral totalmente unido", por lo que, a su juicio, son sus sucesores quienes deben responder ante la fractura en tres partidos. "Veo la mayoría de entrevistas que hace y me quedo con una idea, que por supuesto el PP trabaja con nuestro presidente al frente para la reunificación del centroderecha", ha afirmado Montesinos en una entrevista.

El exministro del Interior afirmaba este lunes que Casado tiene un "déficit" de proyecto político, aunque extiende esta reflexión a todos los proyectos políticos de centroderecha y pide la suma de estos partidos como alternativa al frente popular.

"El problema es que si el PP no entiende que su función social es unir el centroderecha, está perdiendo su objeto social y, cuando las sociedades pierden su objeto social, tienden a la crisis o a la desaparición incluso", ha sostenido en una entrevista en 'Onda Madrid'.

Tras ser preguntado sobre cuándo la formación 'popular' dejó de entender su función social, el exministro ha apuntado al momento en el que creyó que solo había que gestionar y se olvidó de que el PP ganó las elecciones para hacer frente al PSOE de Felipe González.

Aunque no ha afirmado que esto fuera con Mariano Rajoy al frente del Gobierno, ha respondido con un "posiblemente" al haberle mencionado este nombre. "Yo no señalo a nadie, esto que ocurre sucede en el PP de España y Europa. Los partidos algunas veces pierden el norte y esto ha pasado en todo el mundo occidental", ha añadido.

En esta línea, ha hecho hincapié en que cuando se pierde el sentido del proyecto político, se empieza a entrar en "cierta decadencia" y ha aseverado que "eso es lo que está sucediendo". "Cuando no hay rectificación, hay más riesgos de extinción como nos pasó a los que estábamos en la UCD", ha reconocido.

Si bien no ha querido opinar sobre si Casado es la persona adecuada para recuperar la unión social, Mayor Oreja sí ha dejado claro que se trata de entender cuáles han sido los dos únicos proyectos del centroderecha que han gobernado España. "Ahora hace falta entender la perversidad del frente popular, que no nos gobierna el PSOE. Nos gobierna un frente y hay que buscar la alternativa, pero para poder hacer una alternativa hay que sumar", ha reiterado.

Tras ser preguntado sobre si propone una fusión entre PP, Cs y Vox, Mayor Oreja ha aclarado que no habla de fusionar sino de definir un proyecto político alternativo. Así, ha asegurado que para desalojar democráticamente al frente popular "hay que saber sumar", al tiempo que ha señalado que las bases sociales de estos partidos son muy parecidas, aunque sus dirigentes sean muy distintos y sean quienes "ponen dificultades".

En otra clave, sobre el modelo territorial de España, el exdirigente 'popular' ha afirmado que su modelo es la Constitución, aunque ha señalado que sería necesario revisar, después de 40 años, qué ha funcionado y qué no en las autonomías para que se corrijan. Eso sí, ha lamentado que los nacionalistas no hayan cambiado sus tesis de fractura con las autonomías.