La renovación del Poder Judicial está bloqueada por la disputa de Sánchez e Iglesias en el Gobierno catalán

Sánchez podría llegar a un acuerdo con Casado en el CGPJ si Podemos y ERC marginan en Cataluña la presidencia de la Generalitat de Illa y PSC

Aunque parecen cuestiones muy distantes y no relacionadas entre sí la crisis de la renovación del Poder Judicial entre Sánchez y Casado, de nuevo bloqueada, está íntimamente relacionada con la formación del gobierno catalán.

Y la clave de todo ello está en la posición final que adopten en Podemos ante la posible investidura de Salvador Illa como presidente de la Generalitat. Porque si Podemos apuesta por primar la presidencia catalana de Pere Aragonés, como lo han propuesto desde Podem, Sánchez consideraría esa decisión como traición de Iglesias y avanzaría en el pacto judicial con Casado, poniendo en riesgo de ruptura el Gobierno de coalición.

Mientras tanto y ante el nuevo bloqueo de la renovación judicial, el CGPJ, que ya ha aplazado por dos veces los nombramientos de ocho jueces y varios de ellos del Tribunal Supremo, procedería el próximo jueves a acordar los nombramientos. Antes de que PSOE y Podemos aprueben en el Congreso la reforma de la Ley del Poder Judicial, con la que esperan impedir que el CGPJ en funciones no renovado pueda hacer nombramientos.

Una reforma de la Ley del Poder Judicial que, por otra parte, podría ser vetada por la Unión Europea con lo que el Gobierno de Sánchez vería amenazada la entrega de los fondos de la UE para la recuperación económica de España.

Lo que nos lleva a la conclusión de que existen una serie de condiciones ahora en cadena que tienen su primer punto de desencuentro en la formación en Cataluña del nuevo gobierno autonómico y en la necesidad de que Podemos y ERC digan si aceptan o no la presidencia de Illa y del PSC, los que fueron el 14-F ganadores de las recientes elecciones catalanas.

Al fondo de todo ello aparece también la disputa entre Junqueras y Puigdemont sobre el futuro gobierno catalán que el preso Junqueras considera sin recorrido y sumido en un callejón sin salida si ERC pacta con JxC y con una CUP que está más radicalizada y apoyando la violencia callejera de los últimos días en Cataluña.

Estamos pues en un laberinto del que el presidente Sánchez puede salir por: la puerta del pacto judicial con el PP; o por la puerta de su doble dependencia, en Cataluña y la política nacional, de Podemos y ERC.

A sabiendas Sánchez que está segunda puerta puede dañar sus relaciones con la UE y poder en peligro la llegada a España de los fondos UE. Porque, entre otras cosas, Iglesias se opondrá a las reformas estructurales y sociales que le exige a España la UE para la entrega de esos fondos. De igual manera que la UE exige a España plena garantía de independencia de la Justicia y estabilidad institucional, empezando por el respeto a La Corona.

Todo eso a lo que se opone Iglesias y que tiene en vilo y al borde de la ruptura el Gobierno de coalición del PSOE y UP donde los desencuentros están a la orden del día y que en cualquier momento podría estallar. Sobre todo si Podemos insiste en marginar al PSC y a Salvador Illa de la presidencia de la Generalitat.

RELACIONADO